beabadoobee

beabadoobee –
Fake It Flowers

Bea Kristi nos trae melodías noventeras, letras un poco deficientes y actitud en grandes cantidades, una combinación que no está nada mal para un álbum debut precedido por tres EPs que acapararon la atención de crítica y público y dejaron el listón alto. Con una innegable capacidad para escribir canciones pegadizas y éxitos instantáneos, tras la primera notable impresión musical las letras cojean demasiado y lastran el conjunto del trabajo.

Bea Kristi y yo probablemente no hubiésemos sido amigas en el instituto. La joven, filipina de nacimiento pero criada en Londres, cuenta en entrevistas cómo se fugaba de clase para emborracharse con sus amigos por las calles de Camden cuando solo tenía quince años. Habla también, en tono casual, de cómo se pasaba toda la noche fuera de casa y dormía en los rincones más sórdidos de Londres para la preocupación de los adultos en su vida. Acabaría siendo expulsada del colegio femenino en el que estaba matriculada y terminaría, un año después y a duras penas, la educación obligatoria. Cinco años más tarde, posters con su cara en tamaño XXL cubren paredes de todo Reino Unido anunciando su nuevo trabajo.

Éxito desde la comodidad de tu habitación

Aunque nombra como referencias a Daniel Johnston, Pavement y Elliott Smith, lo cierto es que las composiciones originales de beabadoobee recuerdan más a los inicios de Paramore o Avril Lavigne, con tanto de pop-punk como de grunge.

Al igual que innumerables músicos a lo largo de la historia, la carrera de Kristi empezó cuando su padre le regaló una guitarra poco después de este desengaño académico. La jovencísima aspirante a guitarrista subió una canción a YouTube cuyo remix se viralizó en TikTok (“Coffee”) y el resto, como se suele decir, es historia. La discográfica londinense Dirty Hit (The 1975, Wolf Alice) supo ver el potencial de esta gen-z y no desaprovechó un instante, fichándola de inmediato. Desde entonces, beabadoobee ha lanzado no uno, ni dos, sino tres EPs de éxito con el sello, haciendo que las consecuentes cotas de hype llegasen a niveles insospechados.

Aunque nombra como referencias a Daniel Johnston, Pavement (tiene una canción en su EP de 2019 llamada “I Wish I Was Stephen Malkmus”) y Elliott Smith (publicó una versión este mismo año de “Between the Bars”), lo cierto es que las composiciones originales de beabadoobee recuerdan más a los inicios de Paramore o Avril Lavigne, con tanto de pop-punk como de grunge. Recomendada por Billie Eilish y habiendo teloneado a Clairo, las de su generación la han arropado y apoyado desde antes de publicar su largo debut: Fake It Flowers.

Fotografía: Callum Harrison

Try-hard del grunge

Es una pena que las letras no estén a la altura de la parte musical del álbum, porque beabadoobee suena bien, muy bien, como alguien que llevase muchos más años haciendo música de lo que lleva la joven filipino-británica tocando.

Nada más comenzar los primeros compases del álbum, el parecido con Soccer Mommy y Snail Mail es indiscutible. Y no, no las metemos en el mismo saco por ser “chicas que tocan la guitarra”, sino porque la influencia del sonido indie noventero y del grunge es evidente, cantan melodías con gancho pop entonadas con mucho sentimiento y sus letras son introspectivas hablando en muchos casos de relaciones, aunque las de la que hoy nos ocupan son decididamente más simples y llanas que las de sus colegas americanas mencionadas. 

Care” empieza demasiado intensa, hace pensar que hemos pinchado por error en la segunda canción, demandando demasiada atención sin hacer nada por engancharnos, casi como si nos empujara al vacío en lugar de tomarnos de la mano e introducirnos en el disco. A pesar de todo, lo pegadizo de la canción nos hace perdonarlo. Nos damos cuenta rápidamente de que el aspecto que deja mucho que desear son las letras, que resultan simples y caen con facilidad en los clichés de “es una mierda estar enamorado”, “qué duro es ser una rebelde sin causa” y similares, que no desencajarían en la puerta de un baño de instituto. Parece conjurar casi a la perfección una imagen cinematográfica, ensayada y premeditada.

Que alguien le haga una película de adolescentes a esta BSO

Esperamos con ansia unas letras más maduras pero la misma energía y potencia a la guitarra en el próximo largo de Bea Kristi y, por qué no, que empiece una nueva generación de riot grrrls, que actitud le sobra.

Se suceden los temas, algunos más destacables que otros (“Dye It Red”), y el esfuerzo por encajar en la corriente grunge de finales de los 90 y principios de los 2000 se vuelve descarado. Si nos damos un paseo por el Instagram de Bea veremos su habitación, recién salida del set de una película adolescente, un montón de pantalones de tiro bajo y multitud de prendas de tartán y rejilla. Su música y su imagen en las redes hacen que parezca un personaje salido de una comedia ligera y/o romántica de los 2000, una suerte de Mary-Kate Olsen haciendo de hermana rebelde en Muévete, esto es Nueva York. Hace pensar cuánto de todo esto es personaje y cuánto realidad.

Si pones el disco sin hacerle mucho caso, es un ejercicio estético francamente loable, y en ocasiones parece que ella misma lo reconoce, como llamando a uno de los cortes “Emo Song”, insinuando un nivel de auto consciencia y auto parodia. “Charlie Brown” y “Yoshimi, Forest, Magdalene” son los momentos más punk del álbum y, personalmente, los que encuentro más disfrutables. Recuerdan (en especial la última) a sus compañeros de sello Wolf Alice, ausentes casi por completo del panorama musical británico desde 2017.

En definitiva, es una pena que las letras no estén a la altura de la parte musical del álbum, porque beabadoobee suena bien, muy bien, como alguien que llevase muchos más años haciendo música de lo que lleva la joven filipino-británica tocando (y más teniendo en cuenta que aprendió a tocar la guitarra con video tutoriales de YouTube). Esperamos con ansia unas letras más maduras pero la misma energía y potencia a la guitarra en el próximo largo de Bea Kristi y por qué no, que empiece una nueva generación de riot grrrls, que actitud le sobra.

error: ¡Contenido protegido!