The Microphones

The Microphones –
Microphones in 2020

Phil Elverum sabe mejor que nadie que el tiempo no se detiene y que se lo lleva todo consigo. Y, aun así, intenta darse un respiro, pararse un momento a reflexionar, dejar constancia y recuperar su antiguo nombre artístico en el momento más necesario. Aunque sepa que es inútil. Microphones in 2020 es un trabajo tan personal como universal, un bucle eterno en el que perderse y aceptar que, nos guste o no, sólo existe el ahora.

Que en 2020 puede ocurrir cualquier cosa por inverosímil que parezca es algo que nos hemos encargado de convertir en meme. Pero no por ello deja de ser cierto. 2020 está siendo un año lleno de sorpresas, para bien y para mal. Aquí nos queremos centrar en una de las buenas, porque para las no tan buenas ya existe otro tipo de prensa.

Recuerdos de una vida

Microphones in 2020 es un ejercicio totalmente honesto, sincero y ejecutado desde las entrañas del artista, haciéndolo suyo pero reconociendo y entregando cierto crédito al público seguidor de su carrera.

Si hay algo que no esperaba ver este año, además del regreso de Hum, era el de The Microphones, el proyecto original de Phil Elverum con el que logró cosecharse una buena horda de fans gracias a su álbum The Glow, Pt. 2 (2001). Como sus fans ya sabréis, Phil decidió cambiar su nombre a Mount Eerie allá por 2003, pseudónimo bajo el cuál ha estado publicando sus trabajos hasta ahora (Now Only, el último hasta la fecha, se publicó en 2018). ¿Qué motivos puede haber, entonces, para volver a sacar un disco como The Microphones justo ahora? La respuesta sólo se puede contestar escuchando el disco.

Reconozco que, a pesar de las expectativas que me crean, los regresos siempre me dan un poco de vértigo porque no suelo ser muy fan de la autocomplacencia, menos en bandas y proyectos que siempre han intentado avanzar sin estancarse. Phil Elverum pertenece a este espectro, pero no por ello una parte de mí tenía cierto miedo a ver a un Phil intentando recular y repetir lo que llamó la atención del público cuando lanzó The Glow, Pt. 2.

Pero nada más lejos de la realidad. Microphones in 2020 está compuesto por una sola canción de 44 minutos que despeja cualquier duda o miedo desde el primer momento. Se trata, una vez más, de un ejercicio totalmente honesto, sincero y ejecutado desde las entrañas del artista, haciéndolo suyo pero reconociendo y entregando cierto crédito al público seguidor de su carrera. Es un trabajo increíblemente personal, y a la vez, uno capaz de conectar con cualquiera que haya seguido su carrera, aunque sea desde lejos, con multitud de referencias, temas y versos entre los que perderse, analizar y conectar con sus álbumes anteriores.

Fotografía: Katy Hancock

Aceptar el paso del tiempo

Hay mucho de autorreferencia, de repetición de símbolos y motivos que Phil ha utilizado a lo largo de toda su carrera, pero no como recurso fácil o comodín, sino como eje que conecta el trabajo y los conflictos de toda una vida.

Hay mucho de autorreferencia, de repetición de símbolos y motivos que Phil ha utilizado a lo largo de toda su carrera, pero no como recurso fácil o comodín, sino como eje que conecta el trabajo y los conflictos de toda una vida. Él mismo lo hace explícito en un momento de la canción: “It’s not that bad, but I know I wanted to go beneath pain / beneath the human”. La carrera de Phil siempre se ha basado en buscar respuestas, en su rincón de reflexión personal, y así sigue siendo a día de hoy, porque hay preguntas para las que es muy difícil encontrar una respuesta, si es que la hay.

También se observa cierto aspecto de paradoja en este trabajo. Por un lado, Phil intenta hacer una recapitulación de su carrera como músico, eje central de la mayoría de eventos sucedidos a lo largo de su vida. Durante sus 44 minutos de duración, podemos ver a Phil hablándonos de cómo empezó a tocar instrumentos, de cómo y por qué empezó The Microphones, del éxito que consiguió cosechar, de las giras, la gente que conoció, de cómo y por qué decidió cambiar su nombre artístico a Mount Eerie, así como de uno de los sucesos más trágicos de su vida y que ha marcado sus últimos trabajos: la muerte de su mujer, Geneviève Castrée, en 2016.

No hay final

Un lamento y a la vez una aceptación. Un intento conscientemente fútil, una vez más, de intentar parar el tiempo o de separarse de este por un momento.

Por otro lado, Microphones in 2020 también es un ejercicio de reflexión sobre el paso del tiempo, de llegar a un acuerdo con esa fuerza inexorable a la que nadie puede vencer. Es un lamento y a la vez una aceptación. Un intento conscientemente fútil, una vez más, de intentar parar el tiempo o de separarse de este por un momento.

Pero el tiempo no para, y Phil lo sabe mejor que nadie. Sabe que de nada le sirvió hacer un punto y aparte en su carrera llamándose Mount Eerie. Sabe que los recuerdos del pasado ya no volverán por mucho que, una vez más, intente volver a dejarlos plasmados en una canción. Y eso es, a la vez, lo que de alguna manera le hace estar en paz. Porque el tiempo no cura todas las heridas, ni hiere todas las curas, como decía Josh Homme en “I Sat By The Ocean”. El tiempo sólo pasa. Y no hay nada que podamos hacer con ello, más que asimilarlo.

Por eso Phil concluye su canción diciendo que sólo hay dos frases, “now only”, en referencia a su álbum de 2018, y “there’s no end”, en referencia, una vez más, a The Glow, Pt.2. No hay pasado ni futuro. Lo pasado no va a volver, y muchos eventos son tan lejanos ya que se vuelven totalmente borrosos y confusos (“I remember my life as if it’s just some dreams that I don’t trust”), mientras que el futuro es incierto y, por lo tanto, sólo podemos atenernos a nuestro presente. Pero nuestro presente tampoco significa ni tiene influencia alguna más allá de nosotros mismos y, como mucho, nuestro entorno. No hay final porque aunque para nosotros como individuos sí lo haya, el mundo seguirá girando, mal que nos pese. Por eso Microphones in 2020 es un bucle con un falso final, una tensión que no se resuelve. Porque, tal y como dice Phil, sencillamente no hay final.

https://youtu.be/A7BkabF31ak

error: ¡Contenido protegido!