Sticky M.A.

Sticky M.A. –
Konbanwa

Sticky M.A. es el mejor de la escena urbana nacional por muchas razones, pero principalmente porque del equipo titular masculino es el único que nunca la ha abandonado. Mientras sus colegas se acercan a otras narrativas y géneros musicales, en su último disco (Konbanwa, 2020) el madrileño se construye un mundo a medida desde el que poder seguir viviendo el trap como un niño perdido. Y nos vuelve a convencer para quedarnos con él.

Siempre hay un momento en el que el rap te da vergüenza”. Miguel Grimaldo (artista vallisoletano del colectivo Urano Players) hizo en el Bloque TV un comentario honesto e irónico sobre la duda que tarde o temprano se cierne sobre todo rapero, sin saber que también estaba haciendo un análisis muy lúcido sobre el estado actual de una parte de la escena urbana española.

¿Punto de inflexión?

En Konbanwa (2020), Sticky M.A. vuelve a utilizar las herramientas del trap para construirse una realidad a medida que, aunque no tiene el impacto instantáneo de sus trabajos anteriores, mantiene la clave de su estilo: energía adolescente.

Los peces gordos (masculinos) de la generación que llevó el trap a las portadas de las revistas y a los titulares de prensa rondan ya los treinta años. Tras haber agotado la mayoría de las posibilidades de la caja de ritmos 808 y los temas manidos de los clichés urbanos, C. Tangana apuntó al mainstream latino, Yung Beef llevó el perreo a los rincones más oscuros de Madrid, Dellafuente se acercó al rock andalusí y Jerva se pasó al punk con ANTIFAN

Sticky M.A., rapero madrileño miembro del colectivo AGZ, llevaba dos años seguidos publicando un disco que automáticamente se convertía en referencia para el género (Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A. en 2018 y 5ta Dimensión en 2019). Con una escena en descomposición y viendo las trayectorias de sus colegas, podía esperarse que en su nuevo trabajo llegase el punto de inflexión que señalaba Miguel Grimaldo; pero, al contrario, en Konbanwa (2020) Sticky vuelve a utilizar las herramientas del trap para construirse una realidad a medida que, aunque no tiene el impacto instantáneo de sus trabajos anteriores, mantiene la clave de su estilo: energía adolescente. 

Fotografía: Promo

Bienvenido a mi mundo

Sticky M.A. sigue transmitiendo la energía de un niño que en la música encuentra diversión y una huida hacia delante. Sus discos son como patios de recreo en los que se junta con grandes amigos para salir y jugar, e incluso cuando lo pasa mal, parece que se divierte.

Sticky M.A. suena como, y tiene la apariencia de, un niño pillo. Sus discos son como patios de recreo en los que se junta con grandes amigos para salir y jugar, e incluso cuando lo pasa mal, parece que se divierte. Desde el más puro libertinaje nos contó sus pegajosas travesuras y nos dio la bienvenida a su quinta dimensión, pero parece que no era suficiente.

En Konbanwa, Sticky directamente se construye un mundo a su medida en el que poder quedarse a vivir; un mundo de estética infantiloide que se desarrolla como un videojuego (“Extendo”, uno de los mejores temas del disco), donde desde el cariño se recuerdan relaciones con obsolescencia programada (“Mami Dónde Estás?”) y con margen para subir el ego hasta el máximo nivel (“No Vas a Joderme”).

La sala de juegos de Sticky M.A.

Konwaba es un disco colorido y fantasioso, con menos jaleo y autotune que en sus trabajos anteriores. En general, las líneas vocales caminan sobre melodías compactas y comprensibles, con referencias constantes al anime y a la cultura japonesa.

Por Konbanwa se pasan a jugar con los micros Juicy BAE (artista sevillana a la que no perderle la pista), Polimá Westcoast, Leïti Sene y C. Tangana, cuyas barras, como siempre, veni, vidi, vici. A la producción, un grupo de primer nivel: Steve Lean (su compañero de la 5ta Dimensión), cclusi (Yung Lean), Jambo (Future, Juice WRLD), IAMTOMMY (que colabora en “Bajo la Lluvia”, el himno central del álbum) y su productor fetiche, Royce Rolo, a quien todavía no se le reconoce lo suficiente la importancia que ha tenido en la configuración del sonido urbano nacional.

Meliodas y melodías

Ahora que los años pasan, pesan y parece que todo se derrumba a su alrededor, Sticky se ha construido en Konbanwa su propio Nunca Jamás: un lugar donde poder seguir siendo un joven rapero para siempre.

Konwaba es un disco colorido y fantasioso, con menos jaleo y autotune que en sus trabajos anteriores. Sigue habiendo temas en los que Sticky rapea con el desenfreno de un Peter Pan lleno de polvos de Campanilla (“Yamakasi”) pero, en general, las líneas vocales caminan sobre melodías compactas y comprensibles, con referencias constantes al anime (“Meliodas”) y a la cultura japonesa (“konbanwa” significa “buenas noches” en japonés).

Sticky M.A. sigue transmitiendo la energía de un niño que en la música encuentra diversión y una huida hacia delante. Es el mejor de la escena porque, de los grandes, es el único que no ha salido de ella y, con el frenesí de Yung Beef, la dicción de un rapero virtuoso y un gran sentido de la melodía, siempre ha publicado buenas canciones. Ahora que los años pasan, pesan y parece que todo se derrumba a su alrededor, Sticky se ha construido en Konbanwa su propio Nunca Jamás: un lugar donde poder seguir siendo un joven rapero para siempre.

error: ¡Contenido protegido!