Nick Cave explica por qué no escribe canciones políticas

“Tienen poca paciencia para los matices, la neutralidad o la imparcialidad”, confiesa el australiano

A medida que las protestas en contra del racismo y la brutalidad policial continúan en Estados Unidos y en gran parte del planeta, algunos artistas han decidido alzar su propia voz y estrenar canciones que afrontan dichas temáticas (por ejemplo, entre otros, Anderson .Paak y Beyoncé).

Una preocupación por el sufrimiento común

Nick Cave, por su parte, también ha abordado el asunto (a su manera) en el fan site Red Right Hand Files, donde un fan le ha preguntado por qué a lo largo de toda su carrera no ha escrito canciones explícitamente políticas a pesar de la incuestionable calidad lírica de sus composiciones. En palabras del autor de Ghosteen (uno de nuestros mejores registros internacionales de 2019):

Quizás, lo que disfrutas de mis canciones es que están en conflicto y, a menudo, muestran incertidumbres y ambigüedades. Mis mejores canciones parecen estar involucradas en una lucha interior entre puntos de vista o estados de ánimo opuestos. Raramente se conforman con algo. Mis canciones se sientan en ese espacio liminal entre puntos de vista decididos.

Las canciones con agenda política habitan en un espacio diferente. Tienen poca paciencia para los matices, la neutralidad o la imparcialidad. Su objetivo es transmitir el mensaje de la manera más clara y persuasiva posible. Puede haber un gran valor en este tipo de canciones, pero generalmente nacen de una combinación particular de rigidez y celo que, personalmente, no tengo. Mis canciones parecen resistirse a puntos de vista recios e inflexibles. Tienen, como dices, una preocupación por el sufrimiento común, no jerárquico. No tratan de salvar el mundo; más bien intentan salvar el alma del mundo.

Algunas veces mis canciones hablan de la situación actual y otras veces no. Estoy muy contento con eso. Estoy feliz de que la gente pueda escuchar mis canciones y, aunque sean desafiantes o confrontadoras, no predican ni dividen, y se ofrecen a todas las personas sin excepción.

Tengo muy poco control sobre las canciones que escribo. Se construyen de forma progresiva y el significado mayor se revela después. A menudo son cosas resbaladizas y amorfas, con trayectorias poco claras, intentos libres para comprender los misterios del corazón. Creo que podría escribir una canción de protesta, pero también creo que, al final, me sentiría comprometido al hacerlo, no porque no haya cosas a las que me oponga fundamentalmente, que las hay, sino porque estaría usando mis talentos particulares para tratar con algo que considero moralmente obvio. Personalmente, tengo poca inclinación a hacer eso. Simplemente no es lo mío.

error: ¡Contenido protegido!