Pet Shimmers

Pet Shimmers –
Face Down in Meta

Los debutantes Pet Shimmers aspiran a ser la banda indie revelación del año con Face Down in Meta, un disco lleno de hiperactivas melodías psicodélicas que hará las delicias de los fans del indie más noventero.

Llegados directamente desde Bristol, Pet Shimmers nos han ido adelantando su debut single a single durante el pasado 2019 en su Bandcamp, donde ellos mismos se definen como “una familia nuclear para fans de Sparklehorse y Neutral Milk Hotel con perspectivas de género”. Una descripción muy acertada para una banda que suena tan moderna como revivalista de grupos tan míticos como los mencionados o incluso Grandaddy o MGMT. Influencias aparte, Pet Shimmers consiguen con su debut, Face Down in Meta, sonar a ellos mismos sin importar las etiquetas e incorporándose a esta nueva ola de psicodelia de artistas como Car Seat Headrest o (Sandy) Alex G, con quienes precisamente hicieron tour siendo sus teloneros en ambos conciertos de Madrid y Barcelona este pasado febrero.

Morriña pop bañada en ácido

Ellos mismos se definen como “una banda formada por una familia nuclear para fans de Sparklehorse y Neutral Milk Hotel con perspectivas de género”. Una descripción muy acertada para una banda que suena tan moderna como revivalista de grupos tan míticos como los mencionados o incluso Grandaddy o MGMT.

Digámoslo claro: Pet Shimmers son unos freaks de los sintetizadores y del 8-bit, con los cuales juegan con total libertad (y eso nos encanta). Ya desde la introducción de “Thawed out Plainclothes Demon” nos trasladan a su propia dimensión, donde las guitarras tintineantes de “Super Natural Teeth” aparecen meciéndonos en un mundo paralelo. Face Down in Meta no es una mera pose, sino una declaración total de intenciones: las baterías secuenciadas resuenan mecánicamente mientras los sintetizadores se despliegan libres de toda imposición; una delicia que además viene acompañada de unas letras que hablan, entre otras cosas, de la separación que sentimos en esta era de la “(des)conexión digital”:

“Crowds of admirers never friends
Makes it so easy to pretend
They take and try and never stare
Play pass around the crowns they share
We’re so connected, so alone
Come full bodied in glamour pose
I’ll sleep it off, those power cuts
Your eyes give me the failure rush”

Un non-stop de emociones

Las baterías secuenciadas resuenan mecánicamente mientras los sintetizadores se despliegan libres de toda imposición; una delicia que además viene acompañada de unas letras que hablan, entre otras cosas, de la separación que sentimos en esta era de la “(des)conexión digital”.

Mortal Sport Argonaut” es, quizás, el single más representativo del disco, donde las guitarras acústicas me recuerdan a unos Fishmans desatados y con una nostalgia permanente. Porque uno de los puntos fuertes de Pet Shimmers son sus vocales, duales y llenas de riqueza emocional en cada verso. Complejos puentes abren puertas y más puertas hacia este dream-pop que muchos grupos con más recorrido ya quisieran conseguir.

En “Feels Hz” continúan con esa fusión de sintetizadores que me recuerdan al mítico disco de Grandaddy The Sophtware Slump (2000), con cascadas de notas en las que Oliver Wilde (el frontman y principal compositor) despliega su creatividad junto a Goat Girl como colaboración especial:

“Borrowed all your super powers
Saved the world had them build you a tower
Travelled infinity like a spaceship
Only to find no one else exists”

Sueños de los que nunca despertar

Uno de los puntos fuertes de Pet Shimmers son sus vocales, duales y llenas de riqueza emocional en cada verso. Complejos puentes abren puertas y más puertas hacia este dream-pop que muchos grupos con más recorrido ya quisieran conseguir.

En su recta final, Pet Shimmers se vuelven más suyos todavía si cabe y nos brindan canciones cada vez más personales, desde el amor profundo de “Coeval Ari”con sus guitarras shoegazers, la sensibilidad introspectiva de “Nobody: Me:” (que incluso se permite unos arreglos de guitarra angulosos a lo math-rock) hasta un himno sobre la aceptación de nuestra sexualidad titulado “Post-Dick Circle Fuck” que recupera un noise-pop lánguido que no por ello menos palpitante: “I’m not sorry about my body / I’m not sorry about my pussy / I only wish it wasn’t mine / So many thanks my friend / You know I never cared”. Y, como conclusión, un fabuloso tema de diez minutos de duración, “Crash Tense Dummy”, que culmina acumulando progresivamente todas sus influencias, desde una melodía acústica sobre la que se van añadiendo capas y capas de armonías psicodélicas a lo Mercury Rev en un intenso viaje de ensoñación que deseamos que no acabe nunca.

Porque Pet Shimmers no son una banda indie cualquiera; han venido para darlo todo con su debut y demostrar desde su honestidad que pueden estar al nivel de cualquier grupo más reconocido. Una familia que esperamos sea cada vez más grande y atraiga a más amantes de la música indie verdadera, esa que desde los noventa, con una producción modesta y casera, nos hizo soñar a todos con un mundo perfecto en su imperfección.

error: ¡Contenido protegido!