Izal vuelven con “La Buena Sombra”, su primer lanzamiento en dos años

Una canción grabada por los componentes del grupo y mezclada por el productor musical Santos “íntegramente desde sus hogares”

Hoy, 17 de abril, Izal tendrían que celebrar la primera de las dos noches en el WiZink Center de Madrid como fin de gira. La situación, sin embargo, ha cambiado bastante debido a la crisis derivada del COVID-19. A pesar de todo, los madrileños han querido darle la vuelta a la situación y por eso estrenan su primer material inédito desde la publicación de Autoterapia (2018).

La distancia que nos une

El mensaje, según la nota de prensa, es claro y evidente: cualquier experiencia negativa aporta algo positivo. En defintiva, tanto la letra como la melodía de  “La Buena Sombra” son “un himno al optimismo y a ver el lado bueno de las cosas, algo tan necesario en estos momentos difíciles”. Acerca del proceso de grabación, desde Hook Management explican:

Se realizó desde los domicilios de cada componente del grupo en esta cuarentena, con los escasos medios de los que cada uno disponía en casa. Partiendo de la composición que Mikel grabó en una sencilla maqueta, los cinco Izal se pusieron manos a la obra intercambiando ideas vía teléfono y mail hasta llegar a la versión final. Después, grabaron cada instrumento y voces por separado y las enviaron a Santos, quien, junto a Fluren, fueron los productores de sus dos últimos álbumes. Así pues, Santos se encargó de hacer la mezcla de sonido desde su hogar, con unas poquitas herramientas que rescató de su estudio antes de que comenzara el confinamiento. Un trabajo titánico y maravilloso y al que Fluren aportó su granito de arena en el tema también desde el calor de su hogar. De esta forma, el equipo Izal que hizo posible los dos últimos discos de estudio se unió de nuevo, esta vez en la distancia.

La artista plástica Rebeca Khamlichi ha colaborado con la elaboración de una serie de animaciones coloristas. Después, la realizadora Ángela Notario (AfterliVe Films) se encargó de montar las imágenes de la grabación de cada instrumento y el trabajo plástico de Rebeca Khamlichi, logrando un vídeo que “transporta a quien lo ve a los hogares en los que nació la canción”.

error: ¡Contenido protegido!