Bombay Bicycle Club

Bombay Bicycle Club –
Everything Else Has Gone Wrong

Un disco de pop luminoso en el que Bombay Bicycle Club dan un nuevo giro a su estilo, excavando en ritmos sintetizados y juegos vocales que restan protagonismo a los sonidos orgánicos. Parece que este hiato de seis años, además de la madurez que conlleva, no ha desgastado el potencial de una banda curiosa y camaleónica capaz de facturar temas de notable calidad sin tener que subirse al tren de las tendencias actuales.

Que una banda se reúna tras un parón de seis años es ya de por sí una maniobra valiente. Pero que una banda se atreva a volver con una propuesta como la de Bombay Bicycle Club tiene aún más mérito, sobre todo teniendo en cuenta cómo se encuentra la escena musical actual. Así pues, el mismo cuarteto británico que surgió de aquella fértil hornada indie-rock de la segunda mitad de los dos mil regresa ahora con su quinto material de estudio, Everything Else Has Gone Wrong, y lo hace en buena forma.

Asumiendo el papel de disco de madurez

Everything Else Has Gone Wrong nos ofrece un sonido consistente y con personalidad que evita etiquetas y corrientes principales. Esta nueva versión de los Bombay Bicycle Club es más sofisticada y trae consigo ideas más elaboradas.

Esta última creación de los londinenses parece asumir su papel de disco de madurez, y lo hace trayendo un sonido consistente y con personalidad que evita etiquetas y corrientes principales. Poco queda de aquel post-punk guitarrero y desaliñado que desplegaban en su álbum debut, ya que, a día de hoy, su música nada tiene que ver con la de aquellos veinteañeros cargados de hormonas que trataban de abrirse paso en la industria musical a golpe de bolo en los pubs de su tierra natal.

A lo largo de su trayectoria,  Bombay Bicycle Club han ido mutando de una identidad a otra, pasando del indie-rock de aires folkies a coqueteos electrónicos y hasta su enésimo proceso de conversión en el que se han metido de lleno en el pop. 

Si bien esta nueva versión de los Bombay Bicycle Club es más sofisticada y trae consigo ideas más elaboradas, el sonido que se refleja en este Everything Else Has Gone Wrong no parece tener muchas pretensiones y permanecen los recursos de una banda de pop-rock como las melodías accesibles y las armonías vocales ligeras.

La producción de John Congleton es muy certera en tanto que capta perfectamente la identidad de una formación en plena madurez creativa y, al mismo tiempo, le aporta la frescura y vitalidad de un grupo novel.

Fotografía: Josh Shinner

Art-pop empapado de existencialismo

Everything Else Has Gone Wrong mantiene un tracklist bien cohesionado, con algunos momentos descafeinados pero que, en líneas generales, deja buen sabor de boca.

Este carácter jovial y animado se aprecia en los cortes que dan el pistoletazo de salida (“Get Up” e “Is It Real”, este último reuniendo los ingredientes para postularse como hit inapelable presente en cualquier evento musical británico que se precie), los cuales dan paso a una maravilla de tema titular (“Everythings Else Has Gone”) que con su ritmo de bajo penetrante y melodías de teclado enfrentadas denota la curiosidad de esa banda en constante cambio de forma a la que hacía referencia anteriormente. También suscitan interés las agridulces “I Can Hardly Speak” y “Good Day”, entre la alegría y la melancolía, que cierran la primera mitad del álbum. 

Una segunda mitad algo menos lúcida arranca con la excelente “Eat, Sleep, Wake (Nothing But You)”, una de las cúspides del LP y probablemente también de las mejores facturas en la trayectoria de los británicos. El gancho inicial parece perderse en este tramo del disco y remonta el vuelo con el ascendente torbellino instrumental de “Let You Go” para alcanzar la meta con la balada coral de sintetizadores “Racing Stripes”, que supone un cierre acertado en el sentido que apuntala la idiosincrasia del álbum en su conjunto. 

En conclusión: esta última referencia de los ingleses nos brinda un tracklist bien cohesionado, con algunos momentos descafeinados pero que, en líneas generales, deja buen sabor de boca. De igual modo, parece abrir un nuevo camino que augura un futuro aún incierto en cuanto al cauce que seguirá la banda, aunque con sensaciones positivas.

error: ¡Contenido protegido!