Deerhunter
Why Hasn’t Everything Already Disappeared?

40

Más de tres años después desde que lanzaran su notable Fading Frontier, Deerhunter están de vuelta con Why Hasn’t Everything Already Disappeared?, un disco que retrata una sociedad al borde del colapso. El pesimismo existencial, la violencia y la desesperanza son los temas que articulan este nuevo esfuerzo. Los de Atlanta siguen trabajando en el pop que abrazaron en su registro anterior, pero en esta ocasión deciden llevarlo a un terreno más experimental dado el interés que ha suscitado la música académica contemporánea en Bradford Cox.

La guitarra pierde hegemonía en pos de indagar en las posibilidades creativas de otros instrumentos como el saxofón, el piano, el clave, la marimba, el xilófono o la mandolina, dando lugar a una propuesta sofisticada con la que seguir explorando diferentes posibilidades sonoras y artísticas. Quizá en esta ocasión echamos en falta canciones más redondas, sobre todo en la segunda mitad del álbum, pero el esfuerzo sigue siendo loable.


BROCKHAMPTON
Ginger

39

La mejor boy band desde One Direction y la primera creada en Internet ha entendido que ser una boy band no consiste en hacer música juntos, que hay algo más importante todavía: el compañerismo. GINGER abandona la idea de contentar al público sediento de otro disco de canciones divertidas como las de la trilogía SATURATION (2017) y se rinde a la sinceridad, a la necesidad y al bien común de una banda que ha tenido que afrontar y asimilar mucho en poco tiempo.

Canciones como “Dearly Departed” o “No Halo” son más una cura que un intento de molar, y es por eso precisamente por lo que brillan tanto: por esa sinceridad tan arrebatadora y ese atrevimiento a mostrarse vulnerables. Las canciones de GINGER transmiten y están hechas para un estado de ánimo muy concreto y muy bien reflejado en su portada: el de aquel que no tiene miedo en pedir apoyo y el de quien no tiene miedo en darlo.


Jamila Woods
LEGACY! LEGACY!

38

Uno de los grandes discos sobre sororidad y empoderamiento femenino y racial del año, LEGACY! LEGACY!, es además un compendio introspectivo de gran parte de la historia afroamericana contemporánea. Pero, a la vez, también es un canal para que Woods bucee por sus propios problemas y reflexione sobre la toxicidad y las aspiraciones en las relaciones personales y sentimentales, sobre las propias capacidades, sobre la transmisión de la cultura, sobre la pertenencia o no, sobre el apropiacionismo y sobre la segregación y el ejercicio de una violencia silenciosa. Todo ello bien abrigado con melodías efectivísimas y el respaldo instrumental que da esa mezcla finísima entre el hip-hop, el R&B y sonidos electrónicos que tanto ha caracterizado el sonido Chicago en los últimos cinco años.


Whitney
Forever Turned Around

37

Teníamos tantas ganas de escuchar la continuación de aquel maravilloso Light Upon The Lake (2016) que, cuando llegó Forever Turned Around, nos costó ver la belleza de un disco mucho más calmado e íntimo si cabe que el primero. La vida en carretera es complicada y la distancia afecta inevitablemente a las relaciones personales, de igual modo que fortalece aquellas con las que se comparten los viajes. Max y Julien han plasmado esos cambios y esas dificultades en un trabajo que, si bien pierde un poco la inocencia y la ligereza del debut, ofrece piezas más maduras que acaban dejando poso casi sin que te des ni cuenta.


Waste of Space Orchestra
Syntheosis

36

Los finlandeses elaboran un álbum creíble pero algo falto de personalidad, con notables altibajos que confirman, sin embargo, un cambio en la estructura del metal presente en años venideros. En definitiva, tenemos ante nosotros una mezcla de diferentes subgéneros de metal y rock psicodélico. Sludge, doom y stoner proporcionan un sonido metálico, mezclado con elementos de un rock espacial que podrían encajar perfectamente en un álbum de Gong o Hawkwind; todo ello estructurado y diseñado con la intención de generar una atmósfera espacial cargada de melancolía.


Cult of Luna
A Dawn to Fear

35

Cuando hablamos de Cult of Luna lo hacemos de un grupo sueco de post-metal, pioneros en su estilo y con siete álbumes en su haber durante nada más y nada menos de veinte años en activo. Y, cuando parecían haber recorrido todas las aristas posibles, nos vuelven a sorprender con A Dawn to Fear.

Su octavo álbum de estudio está a la altura de su título y también de toda la carrera de una banda experimentada, un broche perfecto para una década que ha sido muy productiva para los suecos, coronándose como referencia para las próximas bandas. Cult of Luna se ven a sí mismos en un impresionante disco que refuerza todas las afirmaciones sobre lo más extremo que podrían ofrecer. Una banda a reivindicar dentro de una escena que prácticamente crearon ellos mismos y cuyos tentáculos ya cubren otros géneros derivados de ella, definiéndose como la culminación del término post-metal. ¿Habrá algo más allá del amanecer?


Orville Peck
Pony

34

Quién nos iba a decir que, en pleno 2019, el country volvería a ser guay. Orville Peck y Lil Nas X se han encargado de demostrarnos que, como mínimo, tiene el potencial de serlo. Para su disco debut, Orville Peck ha metido en una batidora sus amplios conocimientos sobre la historia del género, sus influencias más pop (hablamos de Whitney Houston o Dolly Parton) y su pasado como músico punk y ha producido doce temas que, en conjunto, dan lugar a un álbum original y sorprendentemente entretenido para todos los públicos (a no ser que le tengas mucha manía al country).

Desmontando los clichés de la heteronormatividad en un género en el que estaban muy presentes, Orville Peck trae unas letras sensibles, que hablan de desamor y de sentirse alienado, con las cualquiera se puede sentir un poco identificado. Quizá todos llevábamos un vaquero dentro de nosotros y simplemente hacía falta alguien tan atrevido como Orville Peck y un álbum como Pony para que lo sacásemos.


Solange
When I Get Home

33

Tras redescubrirse como artista y orientar su carrera hacia un ejercicio holístico y total de multidiciplinaridad en su arte que, entre otras cosas, ha dado alas a la reinvención completa de su hermana Beyoncé, Solange dirige la mirada hacia su infancia en Houston para crear un complejo y difícilmente accesible universo de reflexión en el que el oyente es inducido a plantear sus propias preguntas y ofrecer sus propias respuestas a través de un trance psicodélico de jazz espacial y afrofuturismo, soul de bajas revoluciones inspirado en el chopped & screwed de los primeros noventa y minimalismo electrónico que la vuelve a situar en la vanguardia de la producción global. Para levantarlo, además, se propone ir más profundo y ennegrecerse más, y así lo demuestra el all-black que se impone en sus presentaciones, el tono más oscuro de su piel en esta nueva etapa y algunas subversiones como la del cowboy.


JPEGMAFIA
All My Heroes Are Cornballs

32

El orgullo es una herramienta peligrosa y traicionera, pero Devaughn Hendricks hace de ella un uso increíblemente inteligente que, combinado con su ambición y su talento, dan lugar a una de las propuestas más interesantes del hip-hop actual, mezclando cualquier estilo que se le pasa por la cabeza y lanzando puyas a todo aquello que considera dañino o hipócrita. All My Heroes Are Cornballs es un viaje a 180 kilómetros por hora que apenas da un momento de respiro, con unas bases muy trabajadas que recogen sonidos que van desde el vaporwave hasta el punk, confluyendo experimentación y mensaje en un puñado de canciones que, a pesar de dejarte mentalmente exhausto, te crearán la necesidad de volver a ellas una y otra vez.


Peter Doherty & The Puta Madres
Peter Doherty & The Puta Madres

31

Es impresionante la capacidad infinita de este muchacho para producir obras de arte sin despeinarse. Da igual de quién se rodee o las circunstancias en las que se vea envuelto, si le da por ponerse manos a la obra la fiesta está servida. A las órdenes esta vez de los Puta Madres (premio extraordinario por esta genialidad), su nuevo LP en solitario no adolece frescor ni se resiente por el paso del tiempo, ya que Peter Doherty es un género en sí mismo, y lo es de manera atemporal.

Esa manera genuina de hacer rock, con una clase congénita y un fraseo corporativo irresistible, se han valido del violín de Miki Beavis para aportar un plus de belleza al asunto (no dejéis de darle cera a “Travelling Tinker”), y algún que otro recurso bestial, como el hammond que sacude el single “Who’s Been Having You Over”. Sigue traspasando barreras y dejando perplejo al personal a base de sensibilidad y aura de artista al que, pese a las papeletas, nunca podemos pasar a denominar maldito. Y menos mal.

error: ¡Contenido protegido!