Los Punsetes

Los Punsetes –
Aniquilación

Los más irreverentes de la escena española nos traen un nuevo álbum cargado de declaraciones afiladas y guitarras imparables. Sacrificando originalidad por consistencia, el quinteto madrileño tiene su propia fórmula infalible que puede acabar cansando, pero, si algo nos queda claro, es que Los Punsetes (por ahora) no sacan disco malo.

Los Punsetes regresan con su sexto álbum de estudio, sucesor del celebrado ¡Viva! (2017). Si pensábamos que al conjunto madrileño se le acababan los temas sobre los que escribir, este disco tiene incluso una canción dedicada a Miguel de Molinos, teólogo español del siglo XVII. No cuentan para este disco con la ayuda de El Guincho, ya que por primera vez el álbum es autoproducido.

De vuelta de todo

Hay una especie de disonancia cognitiva entre lo que cantan Los Punsetes y quiénes son. Sorprende escuchar a un grupo entrado ya (casi por completo) en los cuarenta años cantando sobre decepciones amorosas y piques con ex-colegas con el frescor y la crudeza de la adolescencia.

Pocos grupos han conseguido un sonido tan instantáneamente reconocible como Los Punsetes. Con el tono monótono de Ariadna y las guitarras ruidosas pero de trasfondo pop, sus canciones son identificables en cosa de unos quince o veinte segundos. Pudiendo ser esto fácilmente un rasgo negativo, el grupo madrileño se las ha arreglado para mantenerse relevantes en lugar de cansinos.

Con un sonido tan peculiar y quince años de carrera musical a sus espaldas, los madrileños se han convertido en influencers indiscutibles dentro del panorama nacional. Te reto a encontrar un grupo indie español de los últimos diez años que no les cite como inspiración. Aun así, nadie se parece realmente a Los Punsetes. Siendo tan particulares, arriesgarse al plagio sería demasiado descarado.

Shoegazers en actitud (es impactante ver a Ariadna impasible durante la totalidad de sus conciertos, sin dirigirse al público ni una sola vez), Los Punsetes son en realidad de corazón pop. Sus letras, aún más ácidas y autocríticas que de costumbre, te tienen constantemente al borde de carcajada. Pero ojo, porque también te ponen un espejo delante en el que te ves la cara de payaso al ser retratado a la perfección en cortes como “Idiota”.

Fotografía: Promo

Música de otro planeta

Sus letras, aún más ácidas y autocríticas que de costumbre, te tienen constantemente al borde de carcajada. Pero ojo, porque también te ponen un espejo delante en el que te ves la cara de payaso al ser retratado a la perfección en cortes como “Idiota”.

Hay una especie de disonancia cognitiva entre lo que cantan Los Punsetes y quiénes son. Sorprende escuchar a un grupo entrado ya (casi por completo) en los cuarenta años cantando sobre decepciones amorosas y piques con ex-colegas con el frescor y la crudeza de la adolescencia. La manera de narrar las cosas tan particular que tienen se hace a veces un poco extraterrestre, como si fuese la perspectiva de alguien que viese por primera vez la Tierra y observase a los humanos desde lejos. 

A consolidar esta sensación ayuda el tema de apertura: “Seres Humanos”. El disco empieza con un ominoso sintetizador y la voz de Ariadna sonando más marciana que nunca. Cuando parece que se va a quedar en un mero calentamiento, al pasar el ecuador arranca la caña. 

El segundo corte, “Vas Hablando Mal de Mí”, es uno de los tres adelantos promocionales del disco. Sin embargo, esta no era la primera vez que se podía escuchar la canción, habiendo sido lanzada previamente en 2018 como single físico súper exclusivo del que sólo se sortearon ciento cincuenta copias. Afortunadamente para todos, decidieron incluirla en este nuevo disco, porque se trata de otro de los momentos destacados de Aniquilación. Una serie de dardos lanzados de forma certera y sin complejos, con los que a todo el mundo se le viene una persona a la cabeza. Sí, esa persona a la que no aguantas y bajo ningún concepto quieres cruzarte cuando sales por ahí porque sabes que te va a tocar las narices esa noche.

Idiota” es el segundo de los singles que ya conocíamos, y todo un alarde de humildad. En uno de los momentos sobresalientes del disco, Ariadna canta, muy acertada, que con la de gente idiota que hay por ahí, pues lo más probable es que uno también lo sea, ¿no?

Las mismas preocupaciones

Las críticas sociales de Los Punsetes vuelven a caminar al filo de lo ridículo. Porque, aunque te dé la risa escuchando la letra, el hilo conductor es mordaz y acertado.

Dinero 2”, por su parte, es una secuela de “Dinero” (incluida el lejano LP2). Si en 2010 Los Punsetes pedían dinero para vivir sin trabajar, ahora parecen haber conseguido dichos ingresos. No obstante, eso no les ha traído la paz que querían. Y aquí tenemos otra marca de la casa: las críticas sociales que caminan al filo de lo ridículo. Porque, aunque te dé la risa escuchando la letra, el hilo conductor es mordaz y acertado. 

Nos encontramos por fin con el último de los temas que ya conocíamos: “Una Persona Sospechosa” se erige, sin ningún tipo de duda, como otra de las canciones que pasarán a la historia del grupo junto con otras de anteriores discos como “Tu Puto Grupo” u “Opinión de Mierda”. Con una estructura sin estribillo al uso, Ariadna entona aquello de “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Porque, ¿quién no ha visto alguna vez una peli porno? (Otra de los temas recurrentes en su discografía, todo sea dicho).

Ya en la recta final viene el título menos informativo del disco. Sin saber muy bien qué esperar, “Ella Nunca Me Aceptó en Facebook” empieza disonante y distorsionada. Al adentrarnos en la canción, descubrimos que se trata de una oda irónica al baboso que te añade en Facebook (¿acaso alguien sigue usándolo?) sin tener amigos en común esperando, no sé, conocer al amor de su vida. Hablamos, por supuesto, del mismo perfil de tío que te llama guarra si no contestas a sus mensajes.

Un sonido contundente

Frescos y actuales como sólo ellos saben, el grupo con la lengua más afilada del panorama nacional nos regala otro gran trabajo.

Parece que Los Punsetes han estado practicando las artes oscuras con Ana Fernández-Villaverde de La Bien Querida, o eso diría uno escuchando “La Gran Bestia”: “Y no tengo trabajo / Pero sé hacer mis hechizos”. ¿Está surgiendo un movimiento ocultista en la escena española?

Cerrando el disco nos encontramos “Estela Plateada”, que incluye un outro de más de tres minutos. De cualquier otro, esto se haría pesado y probablemente te haría plantearte parar el disco antes de terminar, pero Los Punsetes lo convierten en un caballo desbocado que recuerda a Slowdive o al reciente disco de DIIV y que te deja con la boca abierta.

En definitiva, no se puede decir que Los Punsetes estén “muertos y apolillados”, como cantan en “Oro”. Aunque quizás pequen de ser un poco repetitivos, si eres fan acérrimo de Los Punsetes este disco no te decepcionará. Frescos y actuales como sólo ellos saben, el grupo con la lengua más afilada del panorama nacional nos regala otro gran trabajo.

error: ¡Contenido protegido!