El paso del piano de cola al piano digital

En el mundo de la música, pocos instrumentos son más representativos que el piano. Es muy común ver en diferentes producciones, a los más encumbrados compositores clásicos, sentados al piano creando sus inmortales sinfonías.

Aunque, con el paso del tiempo, la evolución propia por el peso, lo voluminoso de los pianos tradicionales y la tecnología, hicieron que el piano eléctrico primero, y el digital después, les disputaran al piano tradicional de cola la supremacía en la preferencia de los músicos actuales.

El primer piano sin cuerdas fue el piano eléctrico

Los pianos digitales son la evolución natural de los pianos tradicionales, aunque muchos todavía prefieren estos pianos acústicos para componer o tocar en conciertos. El principio del cambio al piano eléctrico, que permitió la eliminación de las cuerdas, se produjo a finales de los años veinte en el siglo pasado, con un piano de cola eléctrico Neo-Bechstein. 

Aunque el primer piano eléctrico absolutamente sin cuerdas fue el Vivi-Tone Clavier de Lloyd Allaire Loar, un ingeniero y luthier que trabajó para Gibson desarrollando mandolinas y guitarras entre otros instrumentos. 

El verdadero auge del piano eléctrico tuvo su camino triunfal a finales de la década de los años cincuenta y su triunfo definitivo fue en la década de los sesenta, cuando popularizaron su uso conjuntos musicales como los Beatles, The Doors, Pink Floyd o solistas como Elton John, Stevie Wonder o Billy Joel, entre muchos otros. 

El piano eléctrico fue el antecesor del piano digital

El piano eléctrico, con su base electromecánica, permitió que la tecnología se abriera paso con la creación del piano digital. Es un instrumento que a través de circuitos analógicos es capaz de reproducir los mismos sonidos de un piano acústico o uno eléctrico. 

Muchas personas pueden llegar a confundir a los teclados domésticos con este tipo de pianos. La diferencia es sustancial, dado que los teclados domésticos se utilizan para la diversión o para crear música mediante los muchos sonidos que tiene incorporados. Pero la diferencia mayor está en las octavas, es decir, la cantidad de teclas que tienen estos teclados.

Un piano digital tiene un poco más de siete octavas, pues consta de 88 teclas, la misma cantidad que tiene un piano tradicional acústico. También se diferencian en la calidad, ya que los teclados son para simple entretenimiento y el piano digital es profesional

Además, ofrece ventajas por encima de los pianos tradicionales, como el uso de cascos para tocar o practicar sin molestar en el descanso de los demás habitantes de la casa. La mayoría de las marcas incluyen la característica de poder grabar lo que se ejecuta en este tipo de pianos, lo que permite conocer dónde puede estar el punto para mejorar, o para hacer cambios en una ejecución.  

Características a tener en cuenta en el momento de comprar un piano digital

Para quienes se deciden por comprar un piano digital, hay algunos factores que pueden ser determinantes a la hora de elegir, y las teclas precisamente, son uno de ellos. Quienes desarrollan y fabrican este tipo de pianos tratan siempre de que el tacto al pulsar las teclas sea el mismo que al tocar un piano acústico, donde se debe hacer una buena presión para que el martillo golpee la cuerda. Esta misma sensación se busca en la pulsación de las teclas digitales. 

Otro de los factores es el sonido, fundamental en un instrumento musical tan preciso como el piano. El tono y el sonido deben ser de la mejor calidad, aunque se debe tener en cuenta que pueda ajustarse al presupuesto disponible. 

Generalmente, si el piano digital es para un estudiante que recién comienza sus primeros pasos con el instrumento, el sonido mejorará con el conocimiento y la limpieza que brinda la experiencia. 

El nivel de estudio y experiencia que se tiene al tocar el piano es otro factor a considerar. Para quienes recién comienzan a tocar o para los que se compran un piano por hobby, lo más adecuado es un piano digital económico que posea teclas con una buena pulsación.

error: ¡Contenido protegido!