Noel Gallagher’s High Flying Birds

Noel Gallagher –
This Is the Place EP

This Is the Place, el segundo de los tres epés anunciados por Noel Gallagher para este año, viene a reproducir el concepto del anterior. Una pieza experimental de corte bailable que no termina de convencer, una composición notable por la que merece la pena acercarse al registro, más otra de relleno que resulta completamente irrelevante. Amén de sus sendos remixes. Un trabajo olvidable del que una vez más podemos rescatar alguna buena canción.

Un single cada tres meses sería suficiente para saciar el apetito de los fans de Noel Gallagher y, de paso, detener la caída libre en la que anda sumido el que otrora fuera el capitán de un buque insignia llamado Oasis. Hablamos de canciones como “Sail On” y “A Dream Is All I Need to Get By”, pero parece que un mero single no basta para alguien que a mediados de los noventa tocó el cielo con las manos y cuyo hermano pequeño, el pendenciero, el camorrista, uno de los marineros de aquel barco, va encontrando su propio hueco en las listas de popularidad. Por ello, descartada la idea del larga duración, mejor, pensará, optar por el formato medio, el EP. Y ahí es donde Noel dispone y cae en su propia trampa.

Huida desesperada del single, su mejor opción

Inmerso en esa exploración musical con la que pretende renovar su sonido, This Is The Place supone un registro marcado por una retrospectiva al movimiento Madchester.

Tras el mediocre Black Star Dancing, es el momento de hablar sobre el segundo de los tres epés anunciados por el músico para este 2019 que ya encara su recta final. Inmerso en esa exploración musical con la que pretende renovar su sonido, This Is The Place supone un registro marcado por una retrospectiva al movimiento Madchester. Si los Gallagher siempre se han declarado fanáticos de los Stone Roses, quienes han sido una influencia manifiesta en el sonido Oasis, en esta ocasión Noel Gallagher amplía su espectro referencial inspirándose en otro de los grupos más relevantes de la escena: los Happy Mondays. Fueron ellos quienes consiguieron dar con la fórmula que mejor ejemplifica lo que fue el Madchester, con su marcado carácter dance y psicodélico; y a ellos acude para dar unidad a un EP de fuerte sentimiento local.

Fotografía: Sharon Latham

Otra vez lo mismo

Tres canciones y dos remixes con los que vendernos un tema experimental de cariz bailable con el que demostrar cómo expande su universo compositivo, a pesar de que sendas muestras terminan siendo bastante similares.

This Is The Place es el tema principal que da título al epé. Bailable, de base electrónica y con algunos elementos exóticos en lo instrumental, vuelve a caer una vez más en la monotonía a la que nos tiene acostumbrados. Una voz femenina, recurrente en los últimos lanzamientos, reproduce el mismo papel que ya tuvo en “Fort Knox”, que abría el LP Who Built the Moon?, trayendo así reminiscencias tribales que están en consonancia con algunos elementos que constituyen la portada de la grabación, pero que no transmite la sensación tener un propósito definido. Al final, todo parece reducirse a un mero pastiche. 

La canción toma su nombre del poema que Tony Walsh compuso en 2012 en el que ensalza las virtudes de Manchester, y que fue leído tras el atentado del Manchester Arena en mayo de 2017. Una performance para insuflar ánimos a los mancunianos que posteriormente fue musicada y editada como single solidario bajo el nombre “Together (This Is the Place). En comparación, la nueva oda a la ciudad que nos ocupa no parece sino una alternativa comercial a aquella, con la que comparte hasta el interés estético por la cultura musical de club.

La experimentación más irrelevante como forma de vida

No hay buenas melodías, ni estribillos memorables, ni ganchos de ningún tipo. Tan sólo un bucle casi inalterable como base a una voz y un sentido lírico que ha vivido tiempos mejores.

De hechuras más clásicas pero alejadas de los parámetros que caracterizan las canciones de Oasis, nos sorprende la sosegada A Dream Is All I Need to Get By”. Una notable composición que se alza como la pieza más destacable del escueto conjunto, que, como el anterior, se sustenta por tres piezas originales y dos remixes. Con “Evil Flower” volvemos al Madchester, aunque ahora con más presencia de una guitarra distorsionada que apenas tenía aparecía en la primera canción. Como aquella, resulta repetitiva y plana, insistiendo en su mayor parte en el título del tema a modo de mantra.

Y pasamos de la irrelevancia al más absoluto de los despropósitos en “This Is The Place – Dense & Pika Remix”. Una pieza electrónica basada en aquella que abría el álbum, pero de la que parece que no tiene nada que ver y que lleva hasta los más de seis minutos de duración. Mientras que “Evil Flower – The Reflex Revision”, por su parte, es la versión extendida de la desarrollada previamente.

En This Is the Place, el compositor reproduce el concepto del EP anterior. Se trata de tres canciones y dos remixes con los que vendernos un tema experimental de cariz bailable con el que demostrar cómo expande su universo compositivo, a pesar de que sendas muestras terminan siendo bastante similares, por lo que los nuevos esquemas acaban reduciéndose a uno con leves variables. Exactamente lo que ha hecho siempre, podemos pensar, pero con la particularidad de que ahora se muestra desprovisto de todo aquello que lo hizo grande. No hay buenas melodías, ni estribillos memorables, ni ganchos de ningún tipo. Tan sólo un bucle casi inalterable como base a una voz y un sentido lírico que ha vivido tiempos mejores. Igualmente, tenemos el tema de relleno y uno salvable que, sin aferrarse a lo obvio, demuestra que Noel aún tiene algunos ases en la manga. Esperemos que se aferre a ellos.

error: ¡Contenido protegido!