Sen Senra

Sen Senra –
Sensaciones

Sen Senra se desdibuja en favor de sus inquietudes. Una intrépida acometida de la que ha resultado Sensaciones, un disco redondo cuya única pega es la impresión de que todavía nos queda mucho por ver de su autor. Sin duda, permanecerá en el remanente colectivo como lo mejor de 2019 en el ámbito nacional. Un genio sigiloso que, con más pasión por la música que pretensiones, no deja de ascender. Reinará, tarde o temprano.

Está quedando un 2019 la mar de precioso. Por fin tenemos entre manos la guinda que le faltaba al que ha sido uno de los años más prolíficos de la escena independiente española. Se antoja complicado la tarea de elaborar la lista anual de los mejores álbumes, donde difícilmente se podrá establecer un orden que haga justicia al regalo que la música patria nos ha hecho este año.

¿Esta percepción de calidad/bocanada de aire fresco responde a una crisis del panorama actual? No lo parece, a juzgar por las cada vez más superpobladas explanadas de los festivales a lo largo y ancho del país. Hemos llegado a un punto en el que prácticamente cada ciudad y cada pueblo tienen su festival, y lo revientan con prácticamente el mismo cartel y sonido, año tras año. No voy a negar que tiene su punto DE VEZ EN CUANDO, pero venía siendo hora de que alguien se atreviera a dar el paso, no necesariamente crear algo nuevo de la nada, pero sí dedicarse a sacar a flote aquello que solía quedarse sumergido por el peso de la inercia social (¿o comercial?).

En fin, que da gusto ver como este año el público empieza a dejarse seducir por propuestas alejadas de la norma, gracias a aquellos que han apostado por achicarles agua a gente como Novedades Carminha, Carolina Durante, Cupido, Derby Motoreta’s Burrito Cachimba, Cala Vento o MUCHO, artistas que se la juegan por desmarcarse de sonidos que hace tiempo que suenan repetitivos. Al final, estamos hablando de riqueza, de acercar un abanico mucho más amplio de géneros a la gente.

Nueva estrella; luz que no molesta

Sen Senra es un rara avis dentro de la todavía incipiente escena urbana, elegante en lo musical y que se ajusta a ese mantra acuñado por Novedades Carminha de “blandito por dentro, chulito por fuera”.

Y en este importante proceso revitalizador contamos con Sen Senra, precoz y virtuoso vigués que, con dos discos excelsos, Permanent Vacation (2015) y The Art of Self-Pressure (2017), se ha erigido estos años como una de las cabezas visibles de la increíble escena galega de Blanco Palamera, Baiuca o los omnipresentes Novedades Carminha. De hecho, ha sido el último fichaje de los carminhos, Antxo Ferreira, el encargado de la producción de Sensaciones (2019), la puesta de largo con la que pretende pegar el salto definitivo.

Posiblemente influenciado por su primo Carlangas (productor de sus trabajos anteriores, por cierto), hemos ido conociendo varias piezas del disco mediante un goteo de singles que, desde 2017, han ido dándonos pistas sobre la deriva artística de Sen. Aunque no todos han acabado formando parte del álbum, sí que han permitido dibujar unas inquietudes hacia una paleta de sonidos urbanos muy atractivos y modelados de forma muy personal: desde su amado Daniel Caesar al Frank Ocean de Blonde, pasando por las ramas afro-folk del soul o el blues… son infinitos los matices que se pueden extraer de su música, que él magistralmente ha definido como Pop&B.

Fotografía: Promo

La propuesta más refrescante de la escena galega

Desde su amado Daniel Caesar al Frank Ocean de Blonde, pasando por las ramas afro-folk del soul o el blues, son infinitos los matices que se pueden extraer de su música, que él magistralmente ha definido como Pop&B.

Tienes Reservado el Cielo” se aprovecha de la curiosidad por descubrir qué encierra el nuevo trabajo y sorprende por inesperado, pero también por lo pronto que nos retrotrae a “Lindisfarne I” de James Blake o al Bon Iver de 22, A Million (2016). Desde el principio ya marca la línea costumbrista a nivel lírico, con esa sensibilidad de clase que se estila en la escena urbana: Acaríciame la cara antes de que me vaya y tengas que echarme de menos, o empápame de gasolina y préndele fuego a este carro sin frenos.

Tras el shock inicial llega el single más bestia de todos los que han precedido a este estreno. “No Me Sueltes Más” cambia la guitarra in crescendo inicial del “Going On” de Gnarls Barkley por un órgano cuya inercia melódica es aprovechada para romper con un impresionante, simple y adictivo coro. Una canción perfecta, plástica y adaptable a cualquier tesitura, cincelada por ese fraseo canalla y tierno a la vez. 

RRIINNGG” es otro temazo donde el factor sorpresa es inexistente por su condición de single, pero que incrementa la excitación al mantener el ritmo y abrumar en la producción. El brutal bajo crea un groove perfecto, que invita de forma inevitable a bailar en esta plegaria no sufrida.

Música notable en cualquier tesitura

No hay que obviar su precocidad a la hora de abordar lo que supone este álbum. El descomunal talento, junto con una más que evidente seguridad y fe ciega en su propuesta, nos invita a pensar a lo grande. Las posibilidades son infinitas, vistos los credenciales presentados.

En lo que prácticamente es un interludio, “86.400” da para condensar un fuerte estado de melancolía donde, aunque apenas hay espacio para la debilidad, se deja entrever la cuestión: “No voy hay hacer una canción de este drama”.

Bendito oasis el que Senra nos regala con “Ya No Te Hago Falta”, una preciosa balada construida sobre una cadencia de acordes bastante explotada pero que, gracias al irresistible toque personal, se convierte en otro motivo para adorar este disco. Es carne de canción de culto, un futuro clásico de su autor.

Con “Me Pillas Mal”, el ritmo se vuelve más esquivo, donde una guitarra ejerce de guía en una pieza que pide (y encuentra) un fraseo más cerca del rap. “La Cura” se encuentra a medio camino entre la canción propiamente dicha y el nexo entre ellas, también muy rítmica y con matices procedentes del hip-hop. Tras ella, el comienzo cálido de “Como El Fuego” busca empatizar desde el principio, un tema soul mucho más lento y melancólico coronado por un enorme riff final, perfecto para sonar de forma reposada en un garito a oscuras.

Talento y elegancia natural

La obra de Sen Senra es un hedonismo delicado, no salvaje; entendido como una forma de costumbrismo basado en no dejarse llevar, reconocer que somos humanos, y disfrutar.

Nos Dará Alas” fue el primer single de todos los que se encuentran en Sensaciones. Aunque situado a esta altura se puede hacer algo larga, la canción seduce igualmente con ese estribillo cantado en falsete y garabateado al final con esa frase de guitarra. La siguiente canción tarda en llegar, pero es una de las cimas del propio disco; pedía ser el single que no fue. Tal Vez No Sea Suerte” se sostiene sola con su propio riff, que juega con un bajo resaltado gracias a la potente producción, que también hace milagros en la instrumentación explícitamente urbana de “No Quiero Más De Lo Que Merezco”, muy apropiada para un disco de trap y que encaja de forma propicia con la disertación. Son dignos de resaltar los coros subyacentes, alentando y contribuyendo a que el protagonista se crezca. 

Cómo Sacude” supone un punto interesante dentro del disco por saber combinar dos géneros tan cercanos y la vez tan lejanos. El tema nos introduce en una tesitura latina que se deja acunar en una base de sintetizador. Conforme avanza, la música va evolucionando hasta un punto de giro que transforma todo en un estribillo final que parece emerger de las profundidades del hip-hop de principios de siglo, Kid Cudi y R. Kelly al frente.

Y, tras el vaso comunicante que es “Nadie Puede Quitártelo” (imprescindible reflexión en el momento correcto), el disco aborda su conclusión final con “Un Puñao de Sensaciones”. Instrumentalizado básicamente a guitarra, más un par de deconstrucciones de la misma, condensa en forma de balada la esencia exacta de lo que representa la obra de Sen Senra: un hedonismo delicado, no salvaje; entendido como una forma de costumbrismo basado en no dejarse llevar, reconocer que somos humanos, y disfrutar.

error: ¡Contenido protegido!