GetMAD! Festival 2019: Cuatro razones para su cuarta edición

Vuelve, con cambios, el festival definitivo para los fans del post-punk y el garage

Cuatro ediciones de un festival dan para mucho, y más si le añadimos una miríada de cambios: de ubicación, de fechas (de primavera a septiembre) e incluso de formato. En la inminente cuarta celebración del GetMAD! Festival hay, de nuevo, mucho de esto. De convertir el centro de Madrid en un reguero de conciertos diseminados por varias salas se pasará esta vez a un único epicentro (en la sala But), con el objetivo de, según los organizadores, “regresar a los orígenes (las salas de conciertos) para volver a evolucionar a partir de ese punto”. De esta manera y mirando el lado positivo, no habrá que tirarse de los pelos con los siempre molestos solapes, a los que había que sumar las distancias nada desdeñables entre algunas de las salas en pasadas ediciones. Por tanto, procedemos a daros algunas razones por las que en EQB no fallaremos a nuestra cita malasañera anual con el rock los próximos días 13 y 14 de septiembre.

Motorpsycho

Una de las contrapartidas de la disminución en escenarios es la inevitable escasez de bandas metaleras. Y es que otros años han brillado en la Changó bandas del nivel de King Dude, Kadavar, Horisont, Crippled Black Phoenix o Angelus Apatrida. Para compensar esa falta de plomo en el cartel están Motorpsycho, que si bien no se pueden considerar metaleros per se, su rock progresivo y psicodélico con infinitas influencias mezcladas a menudo se acerca a sonidos heavies. Por si fuera poco, podemos confirmar que su set durará dos horas, dándoles a los noruegos el tiempo necesario para poder desplegar todo su poderío.

El lo-fi

Si ha habido una constante a lo largo de todas las ediciones del GetMAD! (y conciertos organizados por ellos en otras fechas), es el gusto por el lo-fi punk garajero y sucio, de corte reatard. Como esta vez no podía ser menos, ahí tenemos a bandas como Jacuzzi Boys, con su corte más psych-pop, el doblete punkarra de Radioactivity y Bad Sports, los Night Beats, viejos conocidos, presentando no uno sino dos nuevos discos (un homenaje a los Sonics y Myth of a Man, producido por Dan Auerbach) y together PANGEA, a medio camino entre el punk y el indie replacementero.

Los amantes de lo oscuro

Menor en número pero mayor en tamaño de tipografía, en el cartel del GetMAD! hay dos de las figuras más importantes del post-punk que se puede uno echar a la cara en 2019. Por un lado, los mitiquérrimos Gang of Four tocando íntegramente su legendario Entertainment. Incluso si no se les tiene muy controlados, esta es una oportunidad de oro para ver una de esas bandas que fascinan a todas las bandas que te fascinan a ti. Y por otro lado, el oscuro saber hacer de The Soft Moon, proyecto prácticamente unipersonal de Luis Vasquez, con garantía de calidad Sacred Bones (en su única fecha en España este año). Pasado y futuro del género unidos por el presente.

Las rarezas

En la letra más pequeña del cartel y a falta de confirmar dos actuaciones after-party para los que más aguantan la fiesta, encontramos un buen puñado de joyas a no perderse. Entre ellas está El Grajo, ex-Clavel y penúltimo apadrinado por Sonido Muchacho, cuyo folk ácido se plasmó este mismo año en un disco que gustó en esta casa. O Danger, última revolución nacida de las alcantarillas malasañeras y que incluye entre sus filas a Ola Ersfjord, productor e ingeniero de Holy Cuervo, para dar lugar a un rock ‘n’ roll urgente, directo y sin florituras, como una ambulancia con el motor trucado. O CIVIC, primos sonoros de otros australianos borrachos e ilustres como Amyl and The Sniffers o The Chats. O Drahla, apuesta delicatessen de Captured Tracks (y por qué no, nuestra) con gusto por los sintes y sonar sexies.

error: ¡Contenido protegido!