Blood Orange

Blood Orange –
Angel’s Pulse

Blood Orange sorprende con la publicación de Angel’s Pulse, una nueva mixtape de temas más bien breves y diversas colaboraciones ante la que uno no puede evitar preguntarse: ¿Es esto un batiburrillo de ideas inacabadas o tiene identidad propia a pesar de su brevedad? Nosotros apostamos por lo segundo.


Cuando algo con potencial nos acaba decepcionando, tendemos a pensar en lo que podría haber sido y no fue. Es algo comprensible, ya que siempre deseas que cualquier obra esté lo más exprimida y perfeccionada posible. Pero, a veces, nos obcecamos tanto con esto que somos incapaces de ver más allá y darnos cuenta de que, realmente, una obra puede tener muchas cosas buenas a pesar de no ser perfecta. Más aún cuando ni siquiera ha sido la intención del autor que lo sea, como es el caso de Blood Orange con su nueva mixtape Angel’s Pulse.

Un buen apéndice de Negro Swan

Hay muchas canciones de este disco en las que uno desearía perderse durante, al menos, un buen rato, y seguramente su marcado carácter de mixtape lo alejarán de ser recordado como uno de los mejores trabajos de Blood Orange, pero, incluso así, Angel’s Pulse es una obra muy disfrutable.

Veníamos de dos discos muy densos y serios por parte del londinense. Primero llegó aquel Freetown Sound (2016) tan excesivo y ambicioso, que continuaba explorando ese R&B muy influenciado por el synth y el ambient, y, en segundo lugar, un Negro Swan (2018) en el que Blood Orange terminó de perfilar y refinar una fórmula que funciona realmente bien y donde por fin logró distanciarse un poco más de Frank Ocean.

Llegamos a 2019 y, tan sólo un año después de Negro Swan, Devonté Hynes publica casi por sorpresa una nueva mixtape titulada Angel’s Pulse, de apenas media hora de duración y compuesta en su mayoría por temas muy breves y un buen puñado de colaboraciones. Aunque la respuesta en general a esta mixtape ha sido positiva, mucha gente la ha definido como un conglomerado de ideas a medio cocer de las que podría haber salido un gran disco pero que, en cambio, se han quedado simplemente como una mixtape poco más que anecdótica.

Fotografía: Nick Harwood

Un puñado de grandes colaboraciones

Angel’s Pulse se siente como un conjunto de canciones menores que lo que sería un LP, con una mayor utilización del sampleo y de alma más lo-fi, a pesar de que la producción sigue siendo muy destacable.

Y no, no voy a ser yo quien niegue que desearía que el minuto raspado de “I Wanna C U” durase para siempre, pero tampoco seré yo quien diga que esto es un trabajo inacabado, porque, a pesar de su brevedad, el disco fluye y, sobre todo, funciona. El primer motivo es que las canciones son una delicia (especialmente las colaboraciones), como esa “Dark & Handsome” con Toro y Moi en la que Devonté habla del dolor y la muerte (él mismo ha declarado que tiene una de sus letras favoritas), “Good For You” con Justine Skye, “Gold Teeth” con Tinashee, Gangsta Boo y un verso de Project Pat que en principio se iba a quedar en un sample, o una estupenda “Take It Back” junto a la ya mencionada Justine Skye y nada menos que Arca y JOBA (de BROCKHAMPTON), destacando la mano de Arca sobre el tema.

Otra de las virtudes de esta mixtape es, precisamente, esa: su alma de mixtape. Hablando de un término que, con el tiempo, se ha acabado volviendo bastante indefinido, Angel’s Pulse se siente como un conjunto de canciones menores que lo que sería un LP, con una mayor utilización del sampleo y de alma más lo-fi, a pesar de que la producción sigue siendo muy destacable y hay temas perfectos para un single, como “Benzo”. Además, tanto el hecho de hacer mayor hincapié en el sampleo como las influencias de hip-hop consiguen darnos un respiro después de sus últimos discos y, asimismo, aportar frescura a un sonido que parecía ya muy definido.

Canciones para noches largas

Aunque es un rasgo bastante común en la propuesta de Blood Orange, las canciones de Angel’s Pulse sacan todavía más a relucir ese carácter de música hecha y diseñada para escucharse a altas horas de la noche, cuando una velada se alarga más de lo previsto.

Y aunque esto es un rasgo bastante común en la propuesta de Blood Orange, las canciones de Angel’s Pulse sacan todavía más a relucir ese carácter de música hecha y diseñada para escucharse a altas horas de la noche, cuando una velada se alarga más de lo previsto (ya sea dentro o fuera de casa), algo que destaca especialmente en temas como “Happiness”, “Baby Florence (Figure)”, con ese toque disco, o “Tuesday Feeling (Choose to Stay)”, mucho más pegada al R&B melódico marca de la casa.

Como decía, hay muchas canciones de este disco en las que uno desearía perderse durante, al menos, un buen rato, y seguramente su marcado carácter de mixtape lo alejarán de ser recordado como uno de los mejores trabajos de Blood Orange, pero con sorpresas como “Benzo” o “Take It Back” no seré yo el que se queje.

error: ¡Contenido protegido!