Baiuca

Baiuca –
Misturas EP

Con Misturas, Baiuca trasciende el concepto de remix y consigue redimensionar las canciones de Xosé Lois Romero & Aliboria. Después de su primer disco, Solpor (Raso, 2018), Baiuca se consolida con este EP como la propuesta más interesante en la música gallega desde Carlos Núñez.


En 2014, Alejandro Guillán (Catoira, 1990) sacó un disco de pop bajo su álter ego Alex Casanova, Antagonasia. No tuvo demasiada repercusión, y Alex decidió mudarse a Madrid cargado de discos de música popular e instrumentos típicos de Galicia para intentar un proyecto mucho más ambicioso. Un disco de synth-pop y una mudanza son el origen de Baiuca, una original convergencia de música tradicional gallega y vanguardia que ha conseguido que cientos de personas en Madrid bailen la Muiñeira de Chantada.

El disco debut de Baiuca (Solpor, 2018) lo formaron canciones populares gallegas mezcladas con electrónica que provocan en el público dos sensaciones que raramente se dan a la vez: que, por un lado, parezca que nunca has escuchado algo así; y, por otro, que era un proyecto tan evidente que es como si llevaras escuchándolo toda la vida.

El origen de las Misturas

Baiuca lleva las canciones de Xosé Lois Romero y el colectivo Aliboria a su terreno para seguir la línea estética planteada en su primer disco.

A Xosé Lois Romero, multiinstrumentista y referente de la música tradicional en Galicia, le encantó el nuevo proyecto de Alex y le escribió por Instagram. Tras una serie de mensajes en los que se expresaron admiración mutua, se conocieron en persona. En ese primer encuentro, Xosé Lois le propuso entregarle todas las pistas de su disco con el colectivo Aliboria (Xosé Lois Romero & Aliboria, 2017) para que las moldeara a su gusto. De ahí nace Misturas, un EP de cinco temas en el que Baiuca lleva las canciones de Xosé Lois Romero y Aliboria a su terreno para seguir la línea estética planteada en su primer disco.

El disco de Xosé Lois Romero y Aliboria se concibió para modernizar la percusión de la música gallega y explorar su relación con la tradición oral. Lo componen nueve canciones populares grabadas únicamente con percusión y voz, sin ningún instrumento melódico. Las voces de las cantareiras llevan el peso de la armonía desde el timbre característico de la canción tradicional gallega, de tintes tribales y ligeramente gritado.

Desde el momento en que tuvo las pistas en su ordenador, Baiuca tenía claro que no quería hacer un simple remix de los temas, sino deconstruirlos y alejarse lo máximo posible del original. Por ese propósito de remezclar los temas y prácticamente hacer nuevas canciones, el EP se llama ‘misturas’ (mezclas en gallego).

Fotografía: Promo

Cinco canciones que Baiuca hace suyas

Llama la atención que a partir de un disco original en el que sólo hay percusión y voz, Baiuca se atreva incluso a cambiar el propio ritmo de las canciones. En conjunto, Misturas aporta baile y calidez a las canciones originales a costa de hacerlas menos directas y espontáneas.

Llama la atención que a partir de un disco original en el que sólo hay percusión y voz, Baiuca se atreva incluso a cambiar el propio ritmo de las canciones. Por ejemplo, en la versión original de “Olvídame”, el peso del ritmo recae en un contratempo. La remezcla de Baiuca lo transforma en un ritmo cuadrado, guiado por bajos de electrónica, que le da una dinámica más bailable.

Baiuca hizo pruebas con todas las canciones del disco original, y finalmente se quedó con cuatro. Un día, en la fase final de la producción, Xosé Lois Romero le enseñó una grabación en la que Andrea y Alejandra (las cantareiras del colectivo Aliboria) habían pasado su línea en “Olvídame” por un programa que revertía las pistas. A Baiuca le gustó tanto que decidió hacer un tema adicional y de ahí surge “Mangüeiro”, su canción favorita del EP. 

El principal recurso que Baiuca utilizó en la producción de Solpor fue el sampleado de canciones. En Misturas también se escuchan samples de otras composiciones, pero la mayoría de instrumentos añadidos los toca Alex. Por ejemplo, la línea de flauta de “Toutón”, tema en el que las melodías instrumentales tienen todavía más protagonismo que las voces.

En conjunto, Misturas aporta baile y calidez a las canciones originales a costa de hacerlas menos directas y espontáneas. Aunque se parezcan muy poco a las suyas, a Xosé Lois Romero debió gustarle el resultado de las misturas porque acompaña a Baiuca como percusionista en los directos con banda completa. El resto del grupo lo forman Andrea, Alejandra y los visuales de Adrián Canoura (que también colabora con Nistra, el proyecto de electrónica de Anxo Ferreira, guitarrista de Novedades Carminha).

Un proyecto nacional en el circuito de folktrónica actual

Lo verdaderamente valioso de su propuesta es que, sin caer en el intento pretencioso y contradictorio de renovar la tradición, nos pone a bailar con canciones que nuestras abuelas gallegas cantaban en la sobremesa.

Baiuca consigue juntar la electrónica con el folk gallego en producciones sencillas de estructura pop; y eso, sumado a que es muy difícil no bailar con sus canciones, le convierte en un artista muy accesible para todo el mundo. En Galicia ya existían proyectos que proponen canciones populares desde una narrativa electrónica, pero no han conseguido llegar al gran público. Un ejemplo es Mercedes Peón, aunque con su planteamiento más cercano al arte contemporáneo y la performance, tal vez ni siquiera lo pretenda. 

Con su propuesta, Baiuca se postula para pertenecer a una nueva generación de músicos folk conformada por artistas como Nicola Cruz, El Guincho, Nicolas Jaar o Chancha Via Circuito (de hecho, hizo un remix de uno de sus temas). Las similitudes con Nicola Cruz son más que evidentes y él mismo reconoce que es una referencia a la hora de introducir los sonidos de la cultura popular en la música electrónica.

Sus próximos pasos serán la publicación de algún remix (el último que publicó fue el de “Aire”, de Blanco Palamera, también de cantera gallega), colaboraciones internacionales y un single doble. En breve empezará a producir su próximo disco, en el que pretende abandonar el sampleo como principal recurso, trabajar más con instrumentos y construir las canciones desde cero.

Con sus dos primeros trabajos, Baiuca ha conseguido hacer con el folk gallego lo mismo que Nicola Cruz con la música andina. Sin embargo, lo verdaderamente valioso de su propuesta es que, sin caer en el intento pretencioso y contradictorio de renovar la tradición, nos pone a bailar con canciones que nuestras abuelas gallegas cantaban en la sobremesa.

error: ¡Contenido protegido!