Lucy Dacus: «Preferiría que la gente escuchara mi música y se olvidase de mí»

En el boom de cantautoras resguardadas bajo el paraguas del indie (a falta de uno mejor) surgido en los últimos años, hay un sitio de honor para Lucy Dacus. La de Richmond nos habla de su tercer disco, nos recomienda algo de música y lanza una hipótesis sobre qué puede depararle el destino.

Lucy Dacus abría su concierto en el Primavera Sound, bajo el sol abrasador, diciendo: “No puedo esperar más para veros a todos quemados”. A mí me hubiese gustado responderle: “Vale la pena, Lucy”. Con su voz grave y aterciopelada y una presencia escénica contenida pero potente al mismo tiempo, prácticamente la totalidad del público se encontraba al (o pasado el) borde de las lágrimas. Adelantándonos una canción de su próximo álbum, en el que ya trabaja, cerró su concierto de tan sólo cuarenta y cinco minutos de duración, que definitivamente supo a poco.

Desde su debut con No Burden en 2016, Lucy Dacus saltó al radar de muchos sellos. Finalmente, los siempre avispados Matador lograron ficharla para publicar su siguiente disco Historian (2018), que se coló muy merecidamente en nuestro top internacional del año pasado. La corta pero meritoria carrera de Lucy Dacus no va sino hacia arriba, con canciones inolvidables que van desde temazos hechos para corear a gritos (“Night Shift”) hasta canciones íntimas que te dejan temblando desamparado (“Dream State”)… Hablamos con ella:

Es tu segunda vez en Barcelona (la última vez fue en 2016). ¿Hay algo que destacarías del público español?

La última vez estuve a punto de llorar, porque era la primera vez que tocábamos como un grupo fuera de los Estados Unidos y que lo hacíamos en un país de habla no inglesa, y todo el mundo cantaba las canciones. Además, era mi primer álbum, y no pensé que a la gente le fuera a importar. Estaba completamente sobrecogida por el público. Me encanta Barcelona por esa razón.

La última vez tocaste en una sala pequeña y esta vez has tocado en un escenario de festival. ¿Tienes alguna preferencia?

Creo que, en general, prefiero dar conciertos más pequeños e íntimos, porque siento que realmente puedo conectar con el público. Pero los festivales son divertidos porque tocamos nuestras canciones más animadas y nos divertimos un montón. Casi se siente como unas vacaciones.

«El EP con boygenius es un pequeño recuerdo del momento»

He visto que ayer fuiste a varios conciertos del Primavera Sound. ¿Disfrutaste alguno de ellos en particular?

Me encanta ver a Julien [Baker], siempre. Tomberlin también estuvo muy bien, es muy dulce. Me gustó mucho ver a Soccer Mommy, hemos pasado algún rato juntas fuera del escenario pero nunca les había visto tocar en Europa,y sonaron increíblemente bien. Big Thief es mi grupo favorito, así que me encantó ver su concierto, fueron geniales. Y una sorpresa fue Christine and The Queens. El baile, la pirotecnia… Fue todo increíble. Estábamos Julien, Sara Beth [Tomberlin] y yo en el público, fue muy divertido.

Hablando de Julien Baker, tu compañera de proyecto en boygenius junto con Phoebe Bridgers, ¿cómo de diferentes son las experiencias de escribir, tocar y girar en solitario y de hacerlo con ellas dos?

Cuando toco con mi grupo somos los maestros de todo. Pasamos mucho tiempo juntos y tienes que disfrutar la compañía mutua. Me encanta, pero tienes toda la responsabilidad. Con Julien y Phoebe, por el contrario, traemos la mitad de las ideas a la mesa y podemos confiar en las otras y pedirnos consejo. Ocurrió todo muy rápida y fácilmente con ellas. Es una pena que no estemos en la misma ciudad más a menudo, ya que no nos vemos tanto como quisiéramos. Estuvimos escribiendo juntas muy poco tiempo, el proceso entero de escribir y grabar tuvo lugar durante cinco días. Si hubiésemos tenido más tiempo… ¡Quién sabe! Pero el principal problema es el tiempo.

¿Cómo te sientes con el EP que sacasteis?

Fue un regalo poder hacer algo así con ellas. Es un pequeño recuerdo del momento. Hicimos las canciones el día antes de grabarlas y después lo grabamos tan rápido que me parece un resultado muy genuino de nuestro tiempo juntas.

Fotografía: Press

Ahora mismo estás sacando una colección de singles sobre festividades concretas a lo largo del año. ¿De dónde viene la idea?

Me gusta mucho estar en el estudio, así que reservamos días sin tener realmente un plan. Suelo grabar una canción original, una versión o trabajo en algo para el disco nuevo. Y bueno, me di cuenta de que todas estas grabaciones tenían eso en común, que o tienen que ver con una festividad o una época concreta del año. Así que pensé: vamos a sacarlas todas a lo largo de un año, publicándolas alrededor de la fecha que tratan. Es muy divertido porque sé que cada dos o tres meses podré lanzar algo nuevo y me encanta compartir música a menudo. Muchas no son mi estilo, sobre todo algunas de las canciones de finales de año. La próxima canción que va a salir y la de navidad, particularmente, no suenan a mí [Risas]. Pero fueron muy divertidas de grabar y me siento mucho más libre de hacer simplemente lo que sea en lugar de algo que suene a mí.

“My Mother and I” es una pieza muy emotiva y ha tenido una muy buena recepción. ¿Se la enseñaste a tus dos madres [la adoptiva y la biológica] antes de que saliese?

Se la enseñé a mi madre, la que me crió, e inicialmente no pareció gustarle demasiado, pero con el tiempo ha acabado por encantarle. De hecho, vino a nuestro concierto en Asheville, Carolina del Norte, que dimos el Día de la Madre. Ahí es donde mi madre biológica vive, y ella también vino al concierto. Mi madre adoptiva es cantante, así que se subió al escenario e hizo los coros en la canción. Nunca podría haber imaginado un momento así. Ha sido muy importante publicar esa canción, incluso más importante que haber sacado mi otro álbum. Significa tanto para mis madres…

¿Te habrías planteado no sacarla si alguna de tus madres hubiera tenido un problema con ella y te hubiese pedido que no lo hicieses?

Si me lo hubiesen pedido explícitamente, no lo habría hecho, pero creo que el quid de la cuestión es que la canción no es específicamente sobre mí. Por supuesto que estoy hablando de mi madre, pero todas las hijas e hijos tratan con este tema. O la mayoría, al menos. Estas dinámicas complicadas y relaciones difíciles no son exclusivas para mí. Esta canción es sobre las madres en general y sería egoísta pensar que es solo sobre mí. He hablado con amigos y con gente sobre el tema y están de acuerdo con este mensaje.

En esta canción hablas de la imagen corporal, que es una preocupación importante de muchos y muchas jóvenes. ¿Cómo de importante es para ti que tus canciones tengan un mensaje?

Definitivamente, pienso acerca del mensaje cuando voy a publicar una canción, pero no al escribir. Es la decisión de compartir la canción, pensar en quién la va a escuchar, si tiene un significado, etc., sobre lo que soy muy consciente. Así que en cierto sentido sí y no.

¿Cómo aprendiste música? ¿Cómo empezaste a componer y escribir?

Mi madre es pianista, así que siempre hubo música en casa mientras crecía. Íbamos también al teatro y a la iglesia. Creo que todas estas cosas hicieron que la música tuviera una presencia constante en mi vida. Así que supongo que la verdadera respuesta es que no aprendí. Intento explicarlo como que, en mi opinión, los niños entienden la música desde una edad muy temprana y es la gente a su alrededor la que les anima a callarse o a no seguir aprendiendo sobre ello. Mis padres siempre me animaron, nunca fui a clases de música pero aprendí mucho de todo lo que ellos escuchaban.

«Una vez encuentre el equilibrio entre girar y ser sostenible como música, probablemente empezaré otros proyectos no musicales»

En muchos casos, la gente joven, y especialmente las mujeres, suelen ser tachados de inmaduros. ¿Cuál es tu experiencia al respecto? ¿Alguna vez te has sentido menospreciada por tu edad?

Sí, definitivamente. Y a veces pienso si alguna vez parará. La gente, de hecho, suele decirme que parezco mayor de lo que soy, y pienso: “¿Cuándo va a terminar esto? ¿Aparentaré algún día la edad que tengo? ¿Cuándo tenga sesenta años pensará la gente que tengo ochenta?” [Risas]. En cierto sentido, estoy acostumbrada, pero, de vez en cuando, alguien me dice: “¡No puedo creer que tú hayas escrito esto!” En esos casos me pregunto si viene desde una falta de respeto o… No lo sé, no me gusta que la gente se sorprenda. Preferiría que la gente simplemente escuchase mi música y se olvidara de mí. Yo no importo tanto realmente. Sé que ahora mismo estás hablando conmigo, pero lo único que realmente importa es la canción una vez está ahí fuera. Mi edad no debería importar en absoluto. Una cosa que creo que es muy graciosa es que eres joven o viejo. Hay muchos músicos que dicen “oh, tienes 23 ó 27 años, ¡eres muy joven!” y después cumples 30 y de repente eres viejo. No creo que haya una edad exacta de la que todo el mundo piense “sí, tienes la edad justa”.

¿Qué es lo siguiente en tus planes? ¿Estás trabajando ya en tu próximo disco?

Sí, el próximo álbum está escrito casi por completo. Probablemente lo grabaremos pronto, aunque no sé exactamente cuándo. Estoy muy emocionada por ello.

Por último, creo que es natural preguntarse habiendo empezado tan joven (para los estándares de la industria, en cualquier caso), ¿dónde te ves a ti misma en diez años? ¿Crees que seguirás haciendo música?

Sí, siempre haré música. No sé si la gente seguirá escuchando o si llegará el día en que nadie aparezca en un concierto. Pero probablemente seguiré haciendo música porque no hago música por la notoriedad, la hago porque es como hablo conmigo misma, como un proceso lo que pienso. En diez años creo que podría verme no menos involucrada en la música, pero sí más involucrada en otras cosas. Me encantan los libros, los medios impresos, las películas… Creo que, una vez encuentre el equilibrio entre girar y ser sostenible como música, probablemente quiera empezar otros proyectos no musicales.

error: ¡Contenido protegido!