Waste of Space Orchestra

Waste of Space Orchestra –
Syntheosis

Los finlandeses elaboran un álbum creíble pero falto de personalidad, con notables altibajos que confirman, sin embargo, un cambio en la estructura del metal presente en años venideros. No obstante, para que la fórmula funcione, hacen falta originalidad y una evolución del sistema musical, que muchas veces decae por el exceso de repeticiones y referencias a las grandes figuras de los setenta. Por su parte, la fracción psicodélica se emplea con inteligencia y abre la puerta de muchas nuevas composiciones interesantes.


Waste of Space Orchestra nace de la colaboración entre dos bandas de metal finlandesas muy diferentes: Oranssi Pazuzu aportan el lado más psicodélico y vanguardista del metal a la producción, mientras que Dark Buddha Rising traen consigo la experiencia de contar con seis álbumes en los que frecuentan sonidos próximos al sludge, el doom o el stoner metal. El resultado es Syntheosis, un álbum que dista de ser clasificable en un único género. El origen de la banda, Finlandia, nos hace pensar que en los países nórdicos ya se han cansado de ese sonido vikingo y violento que las diferentes bandas de folk y black metal han ido aportando a lo largo de los años, y ahora quieren ser los nuevos pioneros de la faceta más oscura del metal, no a través de voces guturales, rápidos ritmos de batería y guitarras distorsionadas, sino a partir de atmósferas espaciales, lentos sonidos hechos con sintetizador y gritos próximos al hardcore punk.

Una mezcla de subgéneros de metal y rock psicodélico

Oranssi Pazuzu aportan el lado más psicodélico y vanguardista del metal a la producción, mientras que Dark Buddha Rising traen consigo la experiencia de contar con seis álbumes en los que frecuentan sonidos próximos al sludge, el doom o el stoner metal. Así nacen  Waste of Space Orchestra.

En definitiva, tenemos ante nosotros una mezcla de diferentes subgéneros de metal y rock psicodélico. Sludge, doom y stoner proporcionan un sonido metálico, mezclado con elementos de un rock espacial que podrían encajar perfectamente en un álbum de Gong o Hawkwind; todo ello estructurado y diseñado con la intención de generar una atmósfera espacial cargada de melancolía.

Como ya hicieran en su momento Negură Bunget en aquella serie de trabajos que culminaron con el lanzamiento de OM (2006), donde mezclaron black metal con elementos de diferentes géneros como el post-rock o el folk rumano, Syntheosis combina una base de sludge metal con esta serie de géneros bastante sorprendentes. Una idea con potencial a la que, sin embargo, le falta algo de coherencia y madurez, y, sobre todo, un nuevo nombre o género para este sonido, que no nos haga perder tanta saliva a la hora de explicar qué tipo de música suena por el altavoz.

Fotografía: Kalle-Erik Kosonen

Una idea con potencial

En los países nórdicos parece que se han cansado de ese sonido vikingo y violento, y ahora quieren ser los nuevos pioneros de la faceta más oscura del metal, no a través de voces guturales, rápidos ritmos y guitarras distorsionadas, sino a partir de atmósferas espaciales, lentos sonidos hechos con sintetizador y gritos próximos al hardcore punk.

Antes de adentrarnos en la nube espacial de detritos que la banda nos tiene preparada, Syntheosis nace con un tema muy atmosférico y puramente instrumental. “Void Monolith” hace su entrada con un suave sonido de guitarra y sintetizador que poco a poco va ganando rapidez y dureza. El momento justo en que la batería hace su aparición puede ser considerado como el inicio del sonido que va a ser más habitual a lo largo del álbum. Una serie de cánticos lentos y sencillos acompañan a todos los elementos generados por la percusión, el bajo y la electrónica. La melancolía toma la delantera como temática en las diferentes melodías que “Void Monolith” presenta.

Seguidamente, “The Shamanic Vision” emplea el final del tema anterior para hacer su entrada. Un cambio de ritmo en la batería encajado de forma magistral, con un sonido más rápido, más intenso, que toma tonalidades próximas al black metal en ciertos momentos. Aparece la voz: los gritos sufridos, cercanos al sludge, encajan bastante bien con el concepto que quiere desarrollar el grupo. No se olvidan de seguir con la tónica atmosférica y espacial que empezaron desarrollando al inicio del álbum. Probablemente éste sea el corte más maduro de Syntheosis

Abandonando la idea de enlazar pistas, “Seeker’s Reflection” arranca a partir de un complejo ritmo de batería con matices de un sonido progresivo. Una voz que se agarra a los extremos de lo gutural, pero con la rabia que se le presupone al punk. Un éter duro, cargado de rabia y misterio, plagado de instrumentos que siguen una estructura homogénea, pero compleja.

Carente de originalidad y orden

Sludge, doom y stoner proporcionan un sonido metálico, mezclado con elementos de un rock espacial que podrían encajar perfectamente en un álbum de Gong o Hawkwind. Todo ello estructurado y diseñado con la intención de generar una atmósfera espacial cargada de melancolía.

A un drástico cambio nos somete “Journey to the Center of Mass”. Un lento sonido de percusión, acompañado de unos efectos que pueden recordar a ciertos momentos de Eulogy de Tool. Durante los tres primeros minutos, podríamos situar el medidor de tiempo de la canción en cualquier zona, y el sonido nos resultaría bastante similar. Para tratarse de una introducción, quizá hubiera sido conveniente reducir la duración. Entre el primer tercio y el segundo se van añadiendo ciertos elementos de sonido espacial que desembocan en un sonido áspero y rudo que caracteriza lo que queda de nuestro viaje al centro de la masa, y que finaliza con unos melancólicos matices. 

La explosión del científico que mezcla dos elementos que hacen una pira del laboratorio, o que convierten a su gato en un distinguido filósofo, no son más que parte del guión en el juego de la experimentación química que en el apartado musical se traduce en organismos caóticos o carentes de sentido.

En el caso de “Wake Up the Possessor”, un sonido electrónico, más próximo al de una película de terror que al de un escenario musical, acompaña a una voz femenina algo mal ejecutada que cuando tiene que tomar matices oscuros se queda corta. El tema va derivando en un ritmo de bajo distorsionado y batería muy plano, poco cambiante pero rápido, al que se le añade algún elemento espacial y una voz gutural que aparece y desaparece, así como la entrada en escena, de nuevo, de la voz femenina, que demuestra que el fallo del comienzo no es por falta de habilidad de la vocalista, sino por un mal diseño del tema. En los apartados finales del sencillo se olvidan de lo ya diseñado y se van por las ramas, haciendo del cierre algo extraño y desorientado.

Buena iniciación para el metal extremo

Como ya hicieran en su momento Negură Bunget con aquella serie de trabajos donde mezclaron black metal con elementos de diferentes géneros como el post-rock o el folk rumano, Syntheosis combina una base de sludge metal con esta serie de géneros bastante sorprendentes.

Infinite Gate Opening” muestra la faceta más chamánica del grupo, utilizando elementos cercanos al rock espacial al más puro estilo David Allen. Salvando alguna voz gutural y una percusión que evoca a ciertos temas de la faceta industrial de Neurosis, “Infinite Gate Opening” se mantiene alejado del sonido metálico.

Vacuum Head” nos hace recuperar la esperanza en el álbum, con sonidos espaciales bastante más extremos y rápidos que los de los dos anteriores cortes. Esta vez, los elementos espaciales están algo deformados y toman relevancia. Con “The Universal Gate” volvemos a perder la dinámica metalera. Sonidos electrónicos acompañados de instrumentos modificados por ordenador componen el tema en su totalidad, algunos carentes de sentido si la intención era crear una disposición mística. Quizá el aspecto más criticable es la duración, dado que casi seis minutos de sonidos evanescentes acaban resultando tediosos.

Como acto de clausura, “Syntheosis” comienza con un lento ritmo y una referencia melódica al track anterior. Aquí se toma un matiz más pausado y oscuro, próximo al sludge, que pierde ciertos elementos espaciales aunque las melodías sigan evocando temáticas espaciales. Según avanza la pieza, vuelve a recuperar dichos elementos que ya han sido usados con anterioridad. Pierde y recupera intensidad y velocidad durante lo que resta de canción, siguiendo una estructura bastante similar al álbum en sí, que sumado a las referencias melódicas y de elementos electrónicos ya mencionados, nos hace pensar que este tema homónimo no es sino un resumen del trabajo.

error: ¡Contenido protegido!