The Comet Is Coming

The Comet Is Coming –
Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery

Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery es el mejor trabajo de The Comet Is Coming hasta la fecha y la más clara definición de lo que el grupo representa. Entre el nu jazz y el jazz fusion, las inquietudes de este trío se desenvuelven sin dejar clara la barrera entre lo improvisado y lo puramente estructural. Un LP que, como pocos, puede convertir un triste viaje en bus de vuelta a tu pueblo en una experiencia cósmica.


Como en los primeros segundos del Sextant de Herbie Hancock pero cuarenta y seis años después, The Comet Is Coming comienzan con Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery un tour de force a través del jazz fusion más futurístico sin dejar de lado las raíces del jazz espiritual, bebiendo directamente de los más grandes (he ahí su total acierto). Estos londinenses tienen muy claras sus referencias y dan un paso más respecto a Channel The Spirits en cuanto a producción, originalidad y composición, caracterizando su sonido por el equilibrio entre la electrónica y el jazz con vibraciones altamente espirituales y golpes jazz-rockeros. Todo en una demostración de versatilidad estilística como nunca antes definida en el género.

Con los deberes bien hechos

The Comet Is Coming ejercen una perfecta dualidad, conformando ya no un nu jazz al uso, sino un jazz que se siente moderno, orgánico, fresco y sin perder la espiritualidad de un viaje en la nocturnidad de una ciudad de este milenio.

Y es que los chicos de The Comet Is Coming vienen con los deberes bien hechos. Da gusto oír a grupos que se superan a sí mismos, que no presentan un trabajo hasta que no se cercioran de que su calidad es superior a la del anterior, y todo eso se nota en este LP. Reviven una escena nu jazz que parecía muerta desde la mitad de los años dos mil con los últimos discos de Amon Tobin, donde o te pasabas de electrónica o te pasabas de jazz y donde un sample más o menos podía convertir un tema original en un mero remix.

En este territorio tan complicado se mueven The Comet Is Coming, que ejercen una perfecta dualidad conformando ya no un nu jazz al uso, sino un jazz que se siente moderno, orgánico, fresco y sin perder la espiritualidad de un viaje en la nocturnidad de una ciudad de este milenio. Desde You’re Dead! de Flying Lotus allá por 2014 no se escuchaba un revival de nu jazz tan intenso, bien hilado y sin bajones. A resaltar la tremenda labor de Shabaka Hutchings al saxofón (del que también tendréis que escuchar Shabaka and the Ancestors, su proyecto de 2016), Danalogue a los sintetizadores y Betamax a la batería, y es que parece increíble que este trío suene como una big band en su totalidad.

Fotografía: Fabrice Bourgelle

Un ejercicio de idiosincrasia musical extrema

La dificultad de retomar las influencias de Hancock, Davis o Sun Ra cuarenta años después reside en cómo adaptarlas a una producción moderna, que aporta una amplia gama de sonidos, pero, a su vez, manteniendo la evocación de estos ecos del pasado.

Con “Because the End Is Really the Beginning, sonidos sintéticos nos introducen en una atmósfera planetaria, etérea y ritualística. Como si hubiéramos aterrizado en un planeta nuevo y desconocido, donde sus habitantes han desarrollado una fórmula musical paralela a la humana, un jazz alienígena que se mece por las oscuridades del fondo oceánico representando el imaginario del jazz fusion de vanguardia donde lo dejaron Hancock, Davis o Sun Ra. La dificultad de retomar estas influencias cuarenta años después reside en cómo adaptarlas a una producción moderna, que aporta una amplia gama de sonidos, pero, a su vez, manteniendo la evocación de estos ecos del pasado, tomando significado la fuerza de un saxofón resucitado, el cual continúa guiando la expedición por este planeta extraño.

En “Birth of Creation” introducen un ritmo post-minimalista propio de los experimentos del buen Colin Stetson. El segundo corte de este completo LP marca un punto de inflexión que ya nos adelanta que Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery no va a ser el típico álbum de jazz fusion. Frecuencias siderales propias del dubstep y del IDM son agregadas progresivamente de una forma tan soluble que, lejos de enrarecer el jazz, amplían el espectro sonoro hacia un nuevo límite; ese al que, para nuestro gozo, los propios The Comet Is Coming han querido llegar en este ejercicio de idiosincrasia musical extrema.

Un sonido íntegro, sólido y con mucha alma en su ejecución

En Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery, The Comet Is Coming llevan el nu jazz al extremo con una amalgama de influencias que definen una nueva frontera para revivir un género que parecía estancado.

Por su parte, “Summon the Fire” es el tema más directo, el single por antonomasia de este álbum que se presenta como un leitmotiv al más puro estilo post-boper de los sesenta con un trasfondo de sintetizadores new age. Es curioso que esta mezcla de elementos propios de otras eras musicales pasadas suene como lo hace en la actualidad, pero la gracia de este género es que no sabes cómo puede llegar a sonar la mezcla hasta que la creas. La incertidumbre de combinar, jugar con los sonidos y añadir toques de producción mágicos que marquen la diferencia es algo que The Comet Is Coming han conseguido dominar en este Trust in the Lifeforce of the Deep Mystery frente a experimentos anteriores, conformando un sonido íntegro, sólido y, sobre todo, con mucha alma puesta en su ejecución.

Destaco también ese toque de electrónica progresiva que ofrece el segundo tramo de “Blood of the Past”, con la aportación de Kate Tempest cual “Space is the Place” de Sun Ra, pero en una versión casi de la escuela berlinesa y con los sonidos más cósmicos evocados hasta el momento. Si estás interesado en seguir explorando este tipo de fusiones te recomiendo una formación noruega actual llamada Jaga Jazzist, que también sigue esta senda de fusión a rajatabla.

¿Quién decía que el jazz no puede tener mala leche? La sangre del pasado se impone al presente, el jazz saca coraje por encima de los sintetizadores y ponen al frente los solos de saxofón en escalas latinas sobre la fuerza que lleva la base hasta el espacio exterior; el lugar de donde viene y hacia donde se debe dirigir el futuro de un género como el jazz.

error: ¡Contenido protegido!