Recomendaciones imprescindibles para el Paraíso Festival 2019

El paraíso de la electrónica vuelve a recalar en Madrid con la promesa de quedarse y un cartel mejorado, que incluye a Laurent Garnier o a CHVRCHES



Recién anunciada su colaboración con el Sónar todopoderoso, Paraíso enfrenta su segunda edición con una propuesta mejorada y con la promesa de un futuro brillante, aspirando a seguir creciendo hasta consolidarse como la opción de electrónica alternativa más representativa de la capital. Este año, además, se amplía el abanico de estilos hacia bandas más enfocadas al pop electrónico como CHVRCHES, Superorganism o Rhye, y se potencia el grueso del cartel con grandes iconos de la electrónica como Laurent Garnier o Cerrone, uno de los responsables de la popularización del disco en un contexto de club, al nivel del más reconocido Giorgio Moroder.

Buceamos en el estupendo cartel de esta segunda edición, dispuesta a celebrarse los próximos 14 y 15 de junio en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid, para seleccionar diez propuestas que hacen que merezca (mucho) el abono.

IAMDDB

La británica Diana de Brito lleva varios años cimentando su posición de diva del R&B underground en su país, extendiendo sus tentáculos hasta la clase alta del neo soul norteamericano. Ferozmente urbana, en su cóctel no pueden faltar los efluvios jazz, heredados de su ascendencia angoleña, y la cadencia del hip-hop, recuerdos todos de la humareda de las calles londinenses y de su admiración por gigantes como Erykah Badu. La veremos en su primera visita a Madrid mientras aprovecha para presentar su nuevo EP, Swervvvvv.5, el último de una colección en la que ha destacado especialmente Hoodrich Vol. 3 y que supondrá la antesala de su disco debut. Estén preparados.

Nicola Cruz

Desde Ecuador, uno de los grandes representantes de la electrónica orgánica con tintes espirituales y tribales. Lo suyo es escudriñar el legado ritualístico de Sudamérica y su relación con los ritmos y músicas locales, especialmente a través de sus antecedentes milenarios andinos y africanos, y trasladarlos a un nuevo lenguaje global que también pretende encontrar los puntos de unión con las músicas más espirituales de otras culturas del mundo, siempre desde el idioma universal de la electrónica más refinada. Presentará Siku, nombrado así en honor a un instrumento de viento andino muy relacionado con el concepto de la dualidad, en oposición a la mentalidad binaria y maniqueísta occidental (más centrada en la oposición) y mejor entendida como complementariedad. El espíritu y el cuerpo en milenaria sintonía.

Maribou State

Muy anclados emocionalmente a su Hertfordshire natal, hay algo de mística rural y contemplación naturalista en la música de Chris Davids y Liam Ivory, de romanticismo agrario à la Constable y Turner. Pero el dúo del sudeste de Reino Unido propone a la vez música postimpresionista, esbozos cada vez más conceptuales de paisajes nublados y humeantes con la sencillez del trabajo a mano, del mimo del campo, del esfuerzo de lo hecho por la persistencia de una comunidad. Y por el camino se cepilla a pinceladas gruesas el bass, el UK garage, el jazz electrónico, el house-soul, el ambient… entre Sisley y Cézanne.

Solomun

¿Techno? Evidentemente el techno está en el ADN de uno de los DJs más contundentes del corazón de Europa. ¿House? Sí, profundo, reptil, sibilante. ¿Ambient? Para situar la acción, para poner foco, para contar historias, para recrearlas sobre un beat inclemente que conduce siempre a lugares extáticos. ¿Proggresive? Y progreso. Y proceso. Todos elementos fundamentales en la música clínica de Solomun, uno de los grandes renovadores modernos de la más purista tradición deejaying.

Channel Tres

Viene del bass y de juergas mucho más desenfadadas. Viene de EEUU y apuesta por un sonido sin fronteras, que remite tanto a las cunas del house de Chicago o Nueva York como a su popularización a través del electro mediante el público francés. Entre géneros y entre fronteras, Channel Tres apuesta siempre por un sonido depurado, clasicón pero a la vez moderno, limpio, recreativo… y consigue trasladarte a las grandes noches del house sin que parezca un homenaje. ¿Techo? Todavía no se lo vemos.

Peggy Gou

Mucho menos a Peggy Gou. En pocos años está consiguiendo elevar su nombre hasta las alturas de la electrónica mundial, peleando por el trono femenino de DJs Magazine e imponiéndose en cualquier fiesta que se precie. Repetidora en el Primavera Sound, por ejemplo, tras tumbar la pista en 2018, la coreana residente en Berlín destaca por su falta absoluta de complejos y por controlar el beat como una máquina de precisión relojera, aligerando y endureciendo según el momento y en apenas un palmo, medio metro. House de altos vuelos y con muchas comillas para rodearlo. O para que se agarre de repente al techno, que pase del pop al acid. Electrónica puente para todos.

Mount Kimbie

A este dúo británico no le gustan las etiquetas, y han trabajado por trascenderlas desde que empezaran a hacer música electrónica en unos cánones cercanos a lo que entonces se denominaba post-dubstep. No un género en sí mismo y más bien un momento sonoro dentro de una transición que ha pasado del 2step a los pulsos mercúricos, diluidos, potentes y engordados del UK garage, del nuevo R&B electrónica, de las actuales ramificaciones del soul. En su último disco le dan una patada a su evolución previa y ofrecen por primera vez una propuesta compactada y sólida, que bebe también del post-punk y del kraut, que sabe enlazarse con ritmos hip-hop y que tampoco le hace ascos a latiguillos de jazz o de indie-rock.

Motor City Drum Ensemble

Si hay un canal que ensambla a la perfección la esencia del techno industrial de la ciudad de Detroit, cuna del estilo y de la energía motriz que atesora, y su reinterpretación germana oscura, atroz, intensa y apresurada es el excavado bajo tierra por Danilo Plessow. Desde Stuttgart, el DJ que ha devuelto brillo soul y ha traído inspiración jazzy a su persistente maquinaria techno te hará bailar desenfrenadamente mientras maneja las recompensas al estilo de los grandes. El techno nunca ha sonado tan fresco y a la vez tan auténtico. Sin duda uno de los mejores closers del mundo. Imperdible.

Charlotte Gainsbourg

La hija de los míticos Serge Gainsbourg y Jane Birkin no debería ser presentada así ni de broma. En el cine ha dejado esfuerzos carnales, brutales y salvajes como musa de Lars Von Trier, y en la música sigue demostrando una sensibilidad especial para contar y cantar, sin las afectaciones teatrales de otros actores con vocación musical, así que no vayamos por ahí. Vayamos por su último disco, el espectacular y demoledor Rest, en el que, mientras divaga sobre las vicisitudes de la adicción al alcohol, añora a su padre y las memorias compartidas a su lado rebuscando en su propio baúl de los recuerdos, escenificando una nostálgica y concluyente vuelta a casa, a los orígenes y a lo más radical de las relaciones familiares provocada por el fatídico suicidio de su hermana.

Para conseguirlo, forzando el ánimo retrospectivo del disco, cuenta en él con la producción excelsa del productor francés SebastiAn y del inconfundible toque del americano Danger Mouse, además de con la participación de Paul McCartney, Guy Manuel de Homem-Christo (mitad de Daft Punk), Owen Pallet y Connan Mockasin. El resultado es una cápsula del tiempo que recrea con lenguaje contemporáneo el synthwave, el french touch y el disco europeo de toda una época.

Ross from Friends

Firmado por Brainfeeder, el reputado sello de Flying Lotus, Felix Clary Weatherall ha transladado los patrones más clásicos y definitorios del ambient brillante de la escuela The Orb, Boards of Canada que en manos de Four Tet ha alcanzado una nueva dimensión hacia un terreno más amable, más góspel, más soul, más house. Con mucho espíritu de directo y mucho también de organicismo, se presentará en Paraíso del mismo modo que lo hará en el Sónar, en un formato live en el que su primer disco, Family Portraits, cobra vida lanzándose con elegancia desde los balcones del techno ligero y del house templado hacia los abismos del funk, del bass, del synth, del pop, del sampleo cantable… Cuestión de estímulos.

error: ¡Contenido protegido!