Joyas ocultas Primavera Sound 2019 (II)

A una semana para el evento musical del año en nuestro país, retomamos nuestra selección especial de promesas a las que atender en este Primavera Sound



¿Ya habéis preparado el chándal? ¿Y los colores neón, el brilli-brilli y las deportivas esas tan guapas? Fuera de broma, el Primavera Sound más urbano no se limita, evidentemente, a eso, y habrá espacio para todo tipo de propuestas que van del metal al rock alternativo, pasando por la electrónica en mayúsculas y que traen nombres de nivelón como Carcass, Guided by Voices, Liz Phair, Built to Spill, Richie Hawtin o Nina Kraviz.

Entre toda esa constelación de nombres de todo rango, cuesta a veces vislumbrar las enanas rojas, así que te lo ponemos un poco más fácil seleccionando veinte (y algunas más, que nos hemos puesto generosos) estrellas dispuestas a brillar por encima de todas las demás.

No vas a poder seguirlas todas, es imposible, pero al menos agradecerás tenerlas apuntadas. Para la próxima. Retomamos nuestra selección y te traemos la segunda parte, con más joyas primaverales para añadir a ese clashfinder imposible. Vamos allá…

EL PUNTO by Yung Beef

Una de las novedades más interesantes e innovadoras de esta edición es un escenario con pista de street football al lado de la playa de Sant Adrià comisionado enteramente por Yung Beef, quien por cierto lo cerrará con una sesión personal al final de la madrugada del sábado.

En él veremos, además de artistas ya largamente relacionados con el entorno del capo del urbano español como Brat Star (que le ha acompañado a los platos en la mayoría de conciertos de su última gira), La Zowi, La Goony Chonga, el DJ experimental Mark Luva (que está acompañando a La Zowi actualmente) y las DJs Rosa Pistola (preparen el perreo) y Somadamantina (pionera donde las haya), varias joyas internacionales de hip-hop urbano y perreo ignífugo: la mítica Gangsta Boo o Kodie Shane por un lado; un pionero como DJ Playero, el gran Japanese (figura del reggaetón panameño) o Uzielito Mix por el otro.

Pero, sobre todo, veremos cosas muy especiales:

Ian Isiah: Desde la Brooklyn más radicalmente clubber, donde lo sagrado y lo profano se encuentran en las divergencias del sexo, emerge la música de Ian Isiah; entre las fantasías fractales de deconstrucción electrónica futurista y el clasicismo de un R&B que se retuerce de densidad, mirando al futuro desde la subversión de los cánones clásicos. Mykki Blanco o Yves Tumor ya han colaborado con él, demostrando su alineación con esa corriente que busca disrumpir el sentido del sexo desde la perversión electrónica.

Goa: Colaborador de Fish Narc, Coldhart y otras figuras del colectivo GBC, Goa se ha convertido por pleno derecho y mediación de Yung Beef en el representante más activo y característico del emo rap en España. Guitarras eléctricas, pop-punk, intensidad y melodías pegadizas montadas sobre vapores trap y atmósferas vampiras. El futuro está aquí, y no ha hecho más que comenzar.

GBC (Gothboiclique): ¿El grupo de mayor culto del Primavera Sound 2019? Probablemente, por encima incluso de Stereolab, Liz Phair, Built to Spill o Guided by Voices. Y es que Gothboiclique lo tienen todo para protagonizar una de esas historias malditas. En primer lugar porque no son un grupo, son un colectivo cuyo número de miembros es más bien desconocido y solo estimable en torno a quince. Veremos a seis de ellos en el Primavera Sound, seguramente los que mayor relación tienen con Yung Beef, que ha colaborado con ellos y, sobre todo, les ha presentado a uno de los que puede acabar convertido en miembro espiritual desde fuera de su contexto: el arriba mencionado Goa. Segundo porque ya están tocados por la fatalidad al haber perdido a uno de sus miembros más populares y carismáticos por una sobredosis de antidepresivos, el reverenciado Lil Peep. Pero tercero y más importante de todo: por haber contribuido fundamentalmente a cimentar un sonido que, como decíamos antes, no es más que la puerta de entrada al futuro musical más cercano que se nos viene.

Hurricane G feat. Tony Touch: ¿Al habla Nathy Peluso? La nuyorriqueña Hurricane G contesta que ella fue primero, que a ella no la hacían ni puto caso. Que los puertorriqueños querían vivir en América y se dieron de bruces contra una historia de west side que fue al final la historia de una sociedad entera. Que en los noventa estaba ella para relatar la vida del barrio, de la segregación. Que fue incapaz de seguir una carrera musical estable. Que ahora le toca que la reivindiquemos y le demos el valor que tiene y tuvo. Vendrá de la mano de Tony Touch, también nuyorriqueño y uno de los pioneros en el desarrollo del concepto de mixtape, perteneciendo a ese limbo temporal entre el hip-hop y el inicio del reggaetón.

Albany: Desde Granada (o Barcelona, no queda del todo claro), la representante más clara del concepto sad en nuestra escena urbana. Depresión, ansiedad, cortarse las venas, clavarse puñales… sufrir, sufrir, sufrir, llorar. Todo contado con engole aflamencado y con una autenticidad que pone los pelos de punta. No hace falta ser G para ser calle.

Rico Nasty: 22 años, neoyorquina, precoz, combativa, malhablada… Rico Nasty lo tiene todo para comerse el mundo del trap, desde donde subvierte lo que le da la gana con feminismo, agresividad y una actitud que tiene mucho de glam metal y de punk.

Nilüfer Yanya

La joven británica (de Cornualles pero residente en Londres) ha permanecido poco tiempo como una promesa en ciernes, pues entre finales de 2017 y el momento actual ha ido ganando reconocimiento, engordando las expectativas y finalmente satisfaciéndolas con creces gracias a un debut en largo, Miss Universe, que lo tiene todo para convertirse en uno de los más destacados de 2019. En él consigue trascender la etiqueta de ‘King Krule en femenino’ que le podíamos endosar a su estilo de guitarras embaucadas por el urban, por el soul y por el jazz, y se sale a veces por la tangente del synth-pop o por momentos más electrónicos. Una delicia que en su voz engolada y robusta (con reminiscencias a Dolores O’Riordan) resulta absolutamente irresistible.

Jayda G

Si nos atrevemos a decir que Jayda G ha llegado para redefinir el groove es porque podemos apostar a que no nos estamos equivocando. La canadiense residente en Berlín, auspiciada por el sello Ninja Tune, ha aplicado a su música todo el proceso científico que ha aprendido para cerrar su tesis de toxicología medioambiental, y eso se nota en el tratamiento clínico de todos los beats, de las secciones rítmicas, de los bajos, del pulso en general, limado hasta lo obsesivo. El disco, el funk y el house, en una reinterpretación purista pero a la vez adaptada a los lenguajes actuales del underground urbano de la escuela de Chicago, poseídos por el ritmo desenfrenado y la hi-fi que permiten las técnicas contemporáneas, llevando el delirio a primer plano y por encima de todo. Tu nuevo workout plan favorito es este.

Bakar

Es imposible no mencionar a King Krule cuando hablamos de la salvación de la guitarra eléctrica en el Reino Unido, pues es bajo su brumoso manto donde se reconcilian el indie-rock de la escuela Arctic Monkeys con el jazz, con el punk, con el hip-hop, con el soul y con la bossa y otros ritmos latinos. Y obviamente a King Krule hay que remitirse cuando hablamos de Bakar, pero también hay que remitirse al camino que puede existir entre Young Fathers y los primeros Bloc Party. Que la estética urbana no te engañe, en la música de Bakar lo único que vas a ver es otra de las coordenadas que están llevando la música de las islas a un nuevo nivel, al rescate tras la debacle del indie-rock. God Save England.

Tierra Whack

Una de las mejores letristas ahí fuera. Tierra Whack representa el rap de Filadelfia tanto como lo entronca con su aprendizaje de las mecánicas mucho más opresivas de Atlanta, mientras aporta a todo ello una pátina teatral que supone su gran valor diferencial, además de su capacidad visionaria para cambiar de estilos, modos, géneros y ánimos en un palmo de tempo. Su debut, que logró colarse en muchas listas de mejores discos de 2018, consta de quince temas de un minuto cada uno que componen un estupendo collage en el que podemos, entre tópicos, experiencias y secciones más conceptuales, conocer más en profundidad a la persona detrás de Tierra Whack, y entre todos sus singles sueltos podemos hacernos una idea de lo ambicioso que puede tornarse su sonido, coqueteando con el pop, con la psicodelia, con la épica y con momentos más experimentales, mientras sigue redefiniendo los cánones del hip-hop soul junto a contemporáneos como 6LACK.

Flohio

Realmente ya estuvo en el Primavera Club, pero lamentablemente sólo estuvo en el de Barcelona y fue la gran (GRAN) pérdida del de Madrid. De allí salió por las nubes, rompiendo dicen el techo de cristal del underground del Reino Unido, y apenas un año más de carrera le ha valido para seguir dando pasos enormes hacia el estrellato en forma de singles tremebundos y colaboraciones con, entre otros, los colosos Modeselektor. Todo para preparar el terreno de cara a un debut que aspira a poner patas arriba el grime con una muestra más de esa efervescencia genérica que está conquistando los barrios bajos de las islas británicas. Flohio escupe y golpea tanto y tan bien como lo hacen Skepta o Little Simz, así que aquí hay fuego y estrella para rato.

CupcakKe

Malhablada, irreverente, defensora del colectivo LGTBI+ y del ‘feel-good-with-yourself’, CupcakKe representa muy bien la actitud inconformista y nihilista que se presupone a las juventudes de la actualidad, las más tolerantes y las menos toleradas. Y en el fondo hay que darle las gracias porque se pase tanto, porque defienda las ganas que tiene de comerse una polla o de pegarse una fiesta, porque diga las cosas como las ve y como las piensa y porque se cepille, un poco como hace en nuestro país La Zowi, los convencionalismos sexuales, los asimilados conceptos despectivos hacia las mujeres a través del sexo o las buenas costumbres. “Fuck off, suck up my balls!”.

The Comet Is Coming

Uno de los grupos del excepcional saxofonista Shabaka Hutchings, líder de Shabaka and The Ancestors, miembro de los también participantes de este Primavera Sound Sons of Kemet y cabeza visible de la revitalización del jazz en Reino Unido en general, pero especialmente en el corazón underground de la ciudad de Londres. En este proyecto, The Comet Is Coming, en el que le acompañan el teclista Danalogue y el baterista Betamax, la referencia obvia es Sun Ra y el afrofuturismo del cosmic jazz, con la interpretación del ritmo de grandes del funk de la escuela Parliament, con las visiones experimentales de Stevie Wonder y con una adaptación moderna a los lenguajes del género en clave electrónica de la mano inspiradora de Thundercat, Kamasi Washington o Flying Lotus. Psicodelia, electrónica, funk, jazz, ritmo, soul, fuego, hip-hop… The Comet Is Coming.

Caterina Barbieri

Lo de esta italiana residente en Berlín es estructurar un universo volátil de círculos concéntricos de sintetizadores modulares apoyándose unos sobre otros sbre los preceptos de una sutil electrónica siempre ascendente y psicodélica, con trazas conceptuaes de acid y momentos de disrupción sonora que la hermanan en cosas concretas (o más bien abstractas) con el otro monstruo berlinés que es Helena Hauff. Algo menos ritual y con formación en entornos ultradigitales y festivales y sellos más tralleros, Caterina Barbieri abraza el glitch, goza más del viaje en sí mismo que de su conclusión y convertirá el auditorio en una nave espacial hacia los rincones sintetizados de la propia mente.

Soccer Mommy

Abanderando a su modo una nueva generación de mujeres que están revitalizando las guitarras, Soccer Mommy propone un sonido que bebe tanto del folk en sus preceptos más clásicos como del ruidismo de las guitarras noventeras, pero que en el fondo siempre está inspirado por el pop fácil, escondido bajo capas de instrumentos robustos y a veces rústicos, defendiendo una sencillez que no se corta en introducir algunos momentos de mayor lucidez de estudio, entre lo experimental y lo evocador. No por nada Clean, su debut serio tras un par de EPs, fue uno de los discos más unánimemente aclamados por la crítica en 2018.

error: ¡Contenido protegido!