Oso Leone

Oso Leone –
Gallery Love

Tras un periodo de ausencia, Oso Leone no han vuelto reiterando patrones o expandiéndose sobre los mismos terrenos, sino que han renovado su repertorio en forma y contenido. En Gallery Love logran captar la pura esencia del sonido balear y lo convierten en un oasis de paz y tranquilidad que atrapa los sentidos. Pop electrónico de ensueño, gotas de sensual R&B y ambient tenue conforman un disco cargado de sonidos vidriosos y penetrantes donde el mundo terrenal se mezcla con el espiritual.

El respiro de seis años que se han dado los mallorquines Oso Leone desde su segundo trabajo Mokragora (2013), tiene todo el sentido del mundo si miramos el viraje tomado en este tercer y más reciente álbum de estudio. Emergidos del folk-rock estereotipado, se pasaron al pop electrónico en su segundo trabajo y en esta última referencia lo han teñido todo con un R&B clásico de atmósferas líquidas. Una evolución que confirma la necesidad de reinvención continuada de la banda para presentarnos una propuesta sonora propia y distanciada de fórmulas ajadas.

El estilo acuoso que desplegaron en Mokragora mantiene sus propiedades esenciales en Gallery Love, aunque en este caso su sonido discurre por caminos más sinuosos y se articula en piezas de carácter minimalista. La explicación de esta conversión estilística la encontramos en su asociación con el reconocido sello británico de música ambient, Apollo Records, responsable de la edición del material.

La madurez les ha llegado a su debido tiempo y lo demuestran con un disco más hondo y reflexivo, repleto de texturas ligeras y rico en un pop electrónico aterciopelado bien filtrado con R&B de la vieja escuela. Por otra parte, el susurrante ejercicio vocal del cantante Xavi Marín y el ritmo desacelerado también protagonizan un elepé que se nutre de neo soul, lounge y ambient.

Una propuesta singular alejada de modas

La madurez les ha llegado a su debido tiempo y lo demuestran con un disco más hondo y reflexivo, repleto de texturas ligeras y rico en un pop electrónico aterciopelado bien filtrado con R&B de la vieja escuela. Por otra parte, el susurrante ejercicio vocal del cantante Xavi Marín y el ritmo desacelerado también protagonizan un elepé que se nutre de neo soul, lounge y ambient.

Resulta todo un acierto que el trío mallorquín haya escapado de la pomposidad sonora tan en boga actualmente para tender puentes entre vanguardia y clasicismo. La modernidad tecnológica está muy presente en el conjunto de Gallery Love, pero se consigue compenetrar a la perfección con instrumentación tradicional para imponerse a los artificios electrónicos actuales. Nombres como James Blake o Sade vienen a la mente tras escuchar esa simbiosis de sintetizadores y harmonías vocales sedosas.

Sin embargo, la singularidad de esta propuesta discográfica les reserva un lugar exclusivo en el panorama nacional, haciendo difícil las comparaciones con otras bandas del ‘indie’ patrio.

Fotografía: Adrià Cañameras

Tiñendo todo con un R&B clásico de atmósferas líquidas

Resulta todo un acierto que el trío mallorquín haya escapado de la pomposidad sonora tan en boga actualmente para tender puentes entre vanguardia y clasicismo. La modernidad tecnológica está muy presente en el conjunto de Gallery Love, pero se consigue compenetrar a la perfección con instrumentación tradicional para imponerse a los artificios electrónicos actuales.

Gallery Love se caracteriza por sus ambientes soft-pop y su carácter introspectivo, reflejado idealmente en “Virtual U”, tema de apertura del álbum y primer single lanzado en noviembre de 2018 que marca el inicio de una plácida aventura sonora que tenemos por delante. Le sigue “Best in You”, un corte que nos retrotrae al neo-soul de los noventa con sus pianos jazzísticos y elegantes efectos de sintetizador para dar paso a la pieza titular, “Gallery Love”, que nos mece con sus ritmos downtempo.

A continuación, las breves piezas espectrales “Agro Blanc” y “River of Jasmines” quedan prácticamente difuminadas en el global del álbum y, en todo caso, funcionan como interludio entre el primer y segundo tramo de Gallery Love. En la otra cara encontramos algo más de movimiento y el tempo se ‘acelera’ ligeramente con algunas pistas que parecen insuflar vida, tales como la luminosa “Vernal Pool” (con sus finas texturas pop) o la colorida “A Pale Blue Dot” (dominada por una sutil percusión envuelta por teclados que desemboca al final en un punteo de guitarra marca de la casa). De la misma forma que ocurre con “Agro Blanc” y “River of Jasmines”, la efímera “Samuel Sings” atraviesa con sigilo el disco y se desvanece en un suspiro.

Una conexión musical entre lo universal y lo terrenal

En la lírica metafórica de Xavi Marín se transparentan muchas de las sensaciones que nos produce el álbum y que representan su hilo discursivo; esto es, vivir una experiencia extracorporal para conectarnos con un mundo espiritual y desconocido pero sin abstraernos de lo real.

En la lírica metafórica de Xavi Marín se transparentan muchas de las sensaciones que nos produce el álbum y que representan su hilo discursivo; esto es, vivir una experiencia extracorporal para conectarnos con un mundo espiritual y desconocido pero sin abstraernos de lo real.

Esta idea filosófico-musical se plasma en cierto modo en la cristalina “Cos.Imo!”, una canción en la que únicamente la voz, el sintetizador y un suave punteo de guitarra nos separan del vacío más absoluto.

En la misma línea de canciones erráticas y áridas encontramos “Blue Come In”, en la que sólo habita la voz murmurante de Marín y un hilo casi imperceptible de sintetizador. Finalmente, el disco cierra con los tintineos electrónicos de “Fountain at the Entrance”.

El pop contemporáneo y el R&B clásico se dan la mano

Los baleares demuestran sus profundas inquietudes creativas en un disco resuelto con solvencia y cuya detallista producción consigue sofisticar su sonido. Sumado a la interesante convergencia de influencias y géneros diversos presentes en Gallery Love, con cada nueva escucha te das cuenta de matices ocultos y sutiles variaciones que antes no estaban ahí.

Oso Leone han concebido este disco como un viaje musical que aúna pop contemporáneo y R&B clásico, provocando al oyente una sensación muy determinada. La apacible escucha que hallamos en cada una de las canciones que componen el LP nos hace perdernos en una experiencia sonora envolvente.

Sin embargo, este esfuerzo por mirar hacia dentro y mostrar este carácter introspectivo de la banda, aunque acertado, puede resultar en ocasiones sobrecargado y un tanto pretencioso (si hay algo que se le pueda achacar al disco).

Pese a esto, los baleares demuestran sus profundas inquietudes creativas en un disco resuelto con solvencia y cuya detallista producción consigue sofisticar su sonido. Sumado a la interesante convergencia de influencias y géneros diversos presentes en Gallery Love, con cada nueva escucha te das cuenta de matices ocultos y sutiles variaciones que antes no estaban ahí.

Con Gallery Love, los isleños construyen su hogar espiritual en el Mediterráneo y lo llenan de un silencio elegante e intensamente creativo.

error: ¡Contenido protegido!