Resurrection Fest 2019: Separando el grano de la paja

Nuestra apuesta particular en la letra pequeña de cara a la decimocuarta edición del festival gallego



Seamos sinceros: paja no hay mucha en la edición de este año del Resurrection Fest. De hecho, el cartel probablemente haya provocado más de una y más de dos, especialmente entre gente con tendencia a disfrazarse con pinchos y nostálgicos del satanismo thrash. Para todos ellos y muchos otros hemos decidido confeccionar una humilde lista de bandas especialmente raras de ver, únicas o simple y llanamente cojonudas que ver en el Resu. Siempre tras ponerle un par de velas al demonio de los solapes, evidentemente.

Altarage

Si los horarios les respetan, tenemos pleno convencimiento de que el de Altarage será uno de los conciertos más descarnados y brutales de este Resurrection Fest 2019. Típico caso de banda con más atención mediática fuera que dentro de nuestras fronteras (en serio: les adoran), su death/doom más negro que el sobaco de un grillo es el equivalente metalero a un smoothie de esos con cinco frutas tropicales. Servir bien mezclado y fresco.

Power Trip

Un grupo de thrash metal que en nuestros días salga del metal y llegue a medios mainstream ya merece como mínimo nuestra atención. Si además son tan buenos como Power Trip, lo que merecen es una ovación cerrada y que nadie se les pierda en las faldas de Viveiro. Los de Dallas tendrán que medirse con un público exigente en su segunda vez en España, tras telonear a Trivium, con quienes comparten cartel y a quien, en la opinión de quien escribe, ya hace tiempo que adelantaron por la derecha.

Santo Rostro

Una fracción muy alta del cartel formada por bandas nacionales ha sido la excusa de algunos para disparar contra el Resu de este año. Si la gente se fijase más en el contenido que en la procedencia de muchas de estas formaciones se daría cuenta que lo mismo da venir de California que de Jaén si tu música suena tan absolutamente increíble como el doom progresivo de Santo Rostro.

The Ocean

Protagonistas de nuestra lista de los mejores discos de metal del pasado año, los alemanes son una rareza, uno de esos cromos difíciles de ver en directo para los metaleros más melómanos. The Ocean (o The Ocean Collective, según el día) explotan el lado más sabroso del post-metal, a la manera de Neurosis o ISIS pero con unas estructuras melódicas más limpias. Por ello, por su coro de voces infernales y por su sonido épico, los berlineses son, sin duda alguna, una de nuestras apuestas más claras a concierto del festival.

Alien Weaponry

Siempre hay una cuota mínima de bandas raras o directamente frikis en un cartel como el del Resu. Pero eso no quita para que en esta categoría se puedan encontrar algunas joyas como el thrash metal en maorí de Alien Weaponry. Los neozelandeses apenas han terminado el instituto y ya andan riffeando con un groove y una base rítmica que ya quisieran bandas que podrían ser sus padres. Que espabilen Testament, con quienes comparten escenario principal y jornada, que la juventud llega pegando fuerte.

Kvelertak

La gran atracción de la warm-up party son los paladines actuales del black ‘n’ roll, últimamente algo más rockero que black-metalero, en parte por su cambio de frontman y cantante. Kvelertak son los reyes en lo suyo y si algo se puede asegurar de un directo suyo (como pudimos comprobar recientemente en su gira con Mastodon) es que son diversión pura y dura. Id refrescando vuestro B2 en noruego.

Brant Bjork

Poner a Brant Bjork como pequeña joya a no perderse probablemente implique algún improperio hacia mi santa madre por parte de algún lector. Pero a falta de haberle visto en directo en solitario por España, al menos desde hace tiempo, el que miembro fundador tanto de Kyuss como de Fu Manchu, ni más ni menos, es una parada obligatoria en esta edición. Como si monta un jacoozzi (nombre de su último y funky disco) en mitad del escenario y le contemplamos fumarse un canuto. Todo lo que haga el señor Bjork merecerá nuestro aplauso.

Atavismo

Otra de las bandas nacionales, también andaluza, con mayor interés y que tocará en el escenario Desert son las gentes de Atavismo. Psicodelia pesada y espacial combinada con poso de rock andaluz que hunde sus raíces en Triana y compañía, y que deviene en un placer para los sentidos y un reposo mental muy agradecido de tanta tralla violenta que hay en el Resu.

The Adicts

Personalmente, me reconfortan los grupos cuya tipografía ya te sirve para hacerte una idea somera de a lo que suenan. Si te parece que las letras afiladas y puntiagudas de The Adicts parecen llevar sobrescrito la palabra punk, no podrías tener más razón. Cuarenta años de disfraces de La Naranja Mecánica y de jokers lo alaban. Unas venerables leyendas del punk británico dispuestas a no dejar apagarse la llama del ‘77 a base de guitarrazos y experiencia.

Radio Moscow

En la línea de otra banda que se queda fuera de esta lista por los pelos, como son los portugueses The Black Wizards, pero con mayor bagaje (han sido producidos por Dan Auerbach de The Black Keys) y proyección internacional vienen Radio Moscow. Una incorporación de altura para el escenario de stoner y derivados, que nos harán flotar con su blues-rock ácido, colorido y vintage. Es cierto que su sonido está muy de moda y un poco visto, pero, en general, ni de lejos tan bien como lo hacen ellos.

error: ¡Contenido protegido!