Lo mejor del WARM UP Estrella de Levante 2019

El festival se consolida en Murcia con 80.000 asistentes a lo largo de dos jornadas con música para todos los gustos

Es complicado encontrarle alguna pega a un festival como el WARM UP Estrella de Levante, que año tras año mejora su organización y apuesta por bandas internacionales de mayor nivel. Quizá, la magia de este evento sea que han sabido asentarse justo en un punto intermedio. No se ha convertido (todavía) en un festival sobremasificado (véanse Mad Cool Festival, Bilbao BBK Live o FIB), pero aun así tiene el número de asistentes suficiente como para presentar una oferta de grupos de alto nivel (y caché) como Vetusta Morla, The Jesus and Mary Chain o Noel Gallagher, sin dejar de apostar por el talento emergente (CARIÑO, Delaporte, Crudo Pimiento, Carolina Durante…).

Otra de las cosas que sorprende, cuando se puede viajar toda la semana a Murcia, es la programación que, durante todos los días, no sólo viernes y sábado, viste la ciudad de amor por la música. Las plazas se llenan de curiosos y fans, y los escenarios conquistan los lugares bajo grandes monumentos y emplazamientos emblemáticos. Es ahí donde la música resulta más necesaria; en las calles, de manera gratuita y donde todo el mundo al que le interese pueda acercarse a un grupo para conocerlo o apoyarlo comprando un disco. Dicho esto, repasamos los momentos más interesantes del WARM UP Estrella de Levante 2019.

La organización y propuestas ‘externas’

Si el año pasado la organización programó a Rufus T. Firefly en la mítica sala REM la noche antes de que empezara el festival, esta vez los elegidos fueron Perro. Para el ojo (u oído) poco experimentado podría parecer que era una oportunidad perdida de tocar en un escenario grande, pero es de agradecer esta programación gratuita en lo que es, en definitiva, un auténtico brindis por la buena música, sin esperar nada o casi nada a cambio (la entrada era gratuita).

Por si fuera poco, Estrella Levante organizó un ‘ciclo’ de conciertos secretos en los que pudimos disfrutar de artistas como Ángel Stanich, MUCHO, La Habitación Roja, Neuman y Depedro. Había que acudir con invitación, pero lo más normal fue ver a un montón de gente haciendo cola para entrar si quedaba sitio y siempre acabaron llenando todos los escenarios. Además, tanto el sábado como el domingo, el festival programó grandes conciertos mañaneros con Carolina Durante, Cupido, ANTIFAN, Apartamentos Acapulco y La Plata, sustituyendo a La Estrella de David, que no pudo acudir.

View this post on Instagram

Demasiado bien ?

A post shared by CUPIDO (@cupidoamorciego) on

Amaia se pasa el festival

Si pensabais que esta chica parece estar en todos lados, deberíais haberla visto en el WARM UP Estrella de Levante, donde solo le faltó pasarse por el concierto de Marcelo Criminal. Mención especial para el músico murciano, cuya canción “Perdona (Ahora Sí Que Sí)” sonó tres veces durante el festival: en su concierto, en el de Carolina Durante y en el de la propia Amaia, que realizó una emotiva versión a piano y voz. Probablemente, una de las pocas veces que haya ocurrido algo así en un festival español.

Eso sí, nunca entenderé por qué se le cedió el escenario principal y a Zahara el secundario después de llenar dos veces La Riviera este año. Aun así, es cierto que hubo una gran legión de fans gritando con cada movimiento de la pamplonica, incluso coreando el “Ale, Osasuna, ale” (afinadísimo que se atrevió a cantar).

Por ponerle una pega, quizá su concierto se excedió de momentos íntimos y lentos que daban un poco de bajona. Pero ya estaba ella para levantar al público con su nuevo single “El Relámpago” y con versiones tan dispares como “Medio Drogados” de Fresones Rebeldes o “Ahora te puedes marchar” de Luis Miguel. Después de su concierto, como decía, se dejó caer por el escenario de los Carolina Durante y repetiría con una última actuación junto a Axolotes Mexicanos a las cuatro de la mañana. Un concierto en el que ella ya avisaba: “Voy un poco pedo” (como todos a esa hora), pero donde cantó y bailó dos canciones con el grupo, al que luego se le añadirían CARIÑO. En definitiva, parece que la triunfita está muy integrada en la escena emergente, lo cual es bueno para todos.

Fotografía: Javier Rosa

Baile con Two Door Cinema Club y decepción de Roosvelt

Por supuesto, no podía faltar la ración de ‘indie’ guitarrero para darlo todo. Two Door Cinema Club tenían claro que venían como uno de los grandes nombres del festival y empezaron fuerte con “Talk”, “Undercover Martyn” y “I Can Talk”. El concierto fue una de las mejores sorpresas del festival gracias a que abusaron de los temas de su magnífico primer disco, Tourist History, para conquistar al respetable y ponerlos a bailar, sobre todo con el inicio y con la traca final, donde encadenaron “Come Back Home”, “Eat That Up, It’s Good for You”, “Someday” y “Something Good Can Work” antes de cerrar con “Sun”.

Todo lo contrario pasó con Roosevelt, en quien teníamos muchas esperanzas puestas. El artista alemán empezó tibio con algunas piezas más o menos electrónicas, pero no acabó de conectar con el público. Eso sí, el concierto fue de menos a más y al final pudimos disfrutar con algunos de los grandes temas de su primer trabajo, tales como “Night Moves” o “Colours”.

Carolina Durante y la escena emergente

Si sobreviví al pogo que Carolina Durante montaron, creo que ya puedo sobrevivir a cualquier cosa. La gente se descontroló cantando y empujando como locos en un concierto épico, donde por momentos La Fica parecía Glastonbury, con una fina lluvia que caía del cielo para refrescar los ánimos y que acabó calando a todos. Los madrileños dieron toda una lección de cómo triunfar en un festival: reducir la carga de temas lentos a “300 Golpes” y “El Perro De Tu Señorío”, saltar como el público y arengar en las rápidas (“Cementerio”, “Necromántico”), invitar a una artista célebre a cantar un tema (“Perdona (Ahora Sí Que Sí)”) y terminar citando al “silencio” de Rivera en el final con, por supuesto, “Cayetano”.

Pero, como ya dijimos al hablar de su primer y excelente trabajo, puede que esta banda haya abierto un camino para otras bandas emergentes como Axolotes Mexicanos, que cuajaron un concierto muy divertido gracias al desparpajo de Olaya Pedrayes. O para CARIÑO, quienes también conquistaron a los asistentes que pasaron de Noel Gallagher para verlas en acción y disfrutar de su muy coreado “Bisexual”.

Los ‘fucking’ Jesus y el dinosaurio de Noel Gallagher

Y hablando del hermano bueno de los Gallagher, hay que decir que no estuvo nada mal, aunque al principio los asistentes estuvieran un poco fríos, con tímidos aplausos en los primeros temas. Porque el británico tardó en darle al público lo que quería: canciones de su máximo esplendor como parte de Oasis. Así, “Talk Tonight” y “Little by Little” llegaron hacia la mitad de un show muy corto (tan sólo catorce temas). Aunque, claro, sólo por verle cerrar con “All You Need Is Love” de The Beatles y escuchar “Don’t Look Back in Anger” mereció la pena. Eso sí, se le ‘olvidó’ cantar “Wonderwall” (para enfado de todos).

Con The Jesus and Mary Chain me pasó algo curioso. Me sonaban todas las canciones y no porque las hubiera oído, sino porque reconozco en ellos a otros grupos que me gustan como Los Planetas (la puesta en escena es casi idéntica, con mucho humo y sin que se vea casi a los miembros de la banda), Triángulo de Amor Bizarro, Disco Las Palmeras! y tantos otros como Smashing Pumpkins, Oasis o Nirvana. El sonido es excelente y el ruido y la distorsión son ensordecedores a pesar de estar a una buena distancia del escenario. Dos amplificadores Orange de gran potencia conectados en serie me dan la razón y hacen de este concierto uno de los que más volumen tuvieron de todo el festival. Pero así debía ser para disfrutar de temas como “Head On”o “Far Gone and Out”. Un concierto extenso, en el que repasaron también sus mejores discos, como “Between Planets” del Automatics, y los grandes éxitos de Psychocandy (“Just Like Honey”, “Taste of Cindy”), para cerrar con su imperecedero himno “I Hate Rock ‘n’ Roll”.

El vivo al baile

Novedades Carminha hicieron lo mismo que Carolina Durante en la segunda jornada del WARM UP Estrella de Levante 2019: poner a la mayor parte del público a bailar y disfrutar de canciones como “Verbena” o “Antigua pero Moderna”. Podría decirse que los gallegos se crecen en este tipo de eventos, donde el público quiere marcha a ciertas horas de la noche y sus canciones lucen aún más si hay una gran cantidad de gente coreándolas y dándose amor fraternal en sus conciertos.

Más de lo mismo con La Casa Azul, cuyas composiciones de su nuevo disco ya estaban más que aprendidas por los fans. A pesar de un setlist demasiado breve, Guille Milkyway llevó su espectacular puesta en escena, con varios niveles de pantallas luminosas y sus ‘cascos’ espaciales. Además, es de agradecer que no se olvidara de grandes clásicos como “La Revolución Sexual”, “Superguay” o “Todas Tus Amigas”.

Fotografía: Javier Rosa

Las grandes sorpresas

Si veis en el cartel de un festival un nombre como Teenage Fanclub, lo primero que pensaréis es que os suena el grupo y lo segundo que seguro que son algo parecido a Two Door Cinema Club. Pero que no os pregunten el nombre de ninguna de sus canciones. Eso fue lo que me pasó a mí y, con cierta curiosidad, fui a confirmar o desmentir mis sospechas. El resultado fue un concierto de la vieja escuela, de una banda con guitarra, bajo, batería y teclado, donde todo sonaba en su sitio y cada canción descubría algo diferente. Todo un acierto.

Ir a ese concierto era fácil. Pero aguantar hasta más allá de las cuatro de la mañana para disfrutar de otros ya no tanto. Por eso hay que destacar a los ‘denostados’ que tuvieron que tocar más tarde de esa hora, compitiendo contra grandes de la electrónica como Two Many DJs. Y en estas se pudieron disfrutar grandes actuaciones, tales como la que marcaron Delaporte el viernes, el reivindicativo PUTOCHINOMARICÓN el sábado o las CARIÑO, que tocaron un poco antes.

El popurrí de Vetusta Morla

Y, para terminar, el momentazo del festival. Ocurrió durante el concierto de Vetusta Morla, de los que ya no queda nada que decir ante su puesta en escena y sus canciones. Pero los madrileños quisieron hacer un homenaje a algunas de sus bandas favoritas con un popurrí en el que sonaron algunas canciones de gente como Zahara, Novedades Carminha o Carolina Durante.

El resto de su concierto, uno de los más largos del festival, fue una concatenación de temas que ya son historia de la música en español: “Deséame Suerte” para empezar, “Copenhague” hacia la mitad y “Los Días Raros” para terminar un concierto casi perfecto.

error: ¡Contenido protegido!