Thom Yorke detalla su “distópico” nuevo álbum de estudio en solitario

“Por alguna razón, pensé que una forma realmente buena de expresar la ansiedad de manera creativa era un ambiente distópico”



Thom Yorke lleva tiempo hablando de su nuevo proyecto en solitario, el cual tendrá una gran carga política detrás. Aunque, a decir verdad, eso no es algo que nos sorprenda demasiado tras mostrarse muy crítico con el Brexit y con las políticas de Theresa May. Pese a todo, el líder de Radiohead ha concedido una nueva entrevista especial a Crack Magazine, abordando diferentes y variados temas.

Un ambiente distópico para expresar la ansiedad de manera creativa

Entre ellos, evidentemente, su nuevo álbum de estudio. Yorke confiesa que el disco está influenciado por sus continuas ansiedades y temores sobre diversos acontecimientos mundiales. Del mismo modo, explica cómo los directos semi-improvisados de Flying Lotus le han servido como referencia para configurar un disco que, según el periodista Thomas Frost, se siente como “una progresión natural de su exploración electrónica en los últimos veinte años”:

De repente, nos dimos cuenta de que eso era una nueva forma de componer. Yo podía enviar [al productor Nigel Godrich] canciones incompletas e inacabadas y él se podría centrar en los fragmentos y piezas que creyese que podrían funcionar. Después lo convertiría en samples y loops, luego me lo enviaría de vuelta y ahí podría empezar a escribir voces.

Más adelante, Thomas Frost le pregunta por el fondo distópico que parece tener el elepé. Yorke se muestra de acuerdo y confiesa inspirarse en ciertas experiencias al viajar a Tokio. Ese jet lag es, según él, “la definición de crisis existencial”. Más detenidamente, explica:

El fondo distópico es una parte, sí, pero, para mí, una de las grandes cosas que prevalecía siempre era una sensación de ansiedad. Si sufres de ansiedad, se manifiesta de manera impredecible, y algunas personas tienen reacciones sobre-emocionales. […] Por alguna razón, pensé que una forma realmente buena de expresar la ansiedad de manera creativa era un ambiente distópico.

Una nueva publicación especial

En otro punto de la conversación, Yorke y hablan acerca de las malas críticas que recibió Kid A (2000) por parte de algunos medios. También confiesa que ha revisitado algún material de esa etapa y ha hecho algún que otro descubrimiento la mar de interesante:

Recientemente, he estado revisando el material de Kid A y Amnesiac con los demás. Estábamos todos un poco locos al final de ese periodo. Pasamos por todo aquel desequilibrado periodo de OK Computer y me volví catatónico al final. Luego trabajamos muy duro durante un año y medio sin realmente muchos descansos y fue realmente intenso. ¡No teníamos ni jodida idea de qué estábamos haciendo, y encima me negaba a ensayar nada! Imagina, si te apetece, el caos que supuso.

Hace poco he encontrado una caja con todos los faxes que crucé entonces con Stanley [Donwood, artista visual] debido al artwork del disco, y son muy graciosos. Tengo páginas y páginas y fotocopias, que acabo de dejar esparcidas por los estudios. Nigel lo recogió todo y pensó: “Será mejor que guardemos esto”. Estaba centrado, pero a la vez me sentía cabreado, confundido y paranoico. Ahora miro a toda la gente involucrada en aquella etapa y pienso: “¿Quién coño eran?”. Así que haremos algo realmente genial con todo este material.

Y… ¿el futuro de Radiohead? El británico dice que ahora la mayoría de ellos rozan los cincuenta años, así que todo tiene que “sentirse natural, tiene que sentirse bien”. Asegura que, por el momento, no hay nada programado. Y que tampoco echa mucho de menos girar.

error: ¡Contenido protegido!