El pop millennial de la cotidianidad y el absurdo triunfa en el sexto aniversario de Zaragozafelizfeliz

La Estrella de David, CARIÑO, PUTOCHINOMARICÓN y Los Ganglios pusieron patas arriba un Aquelarre Pop cada vez más exitoso



Había muchas ganas de que llegara el 13 de abril. Los de Zaragozafelizfeliz llevaban meses revelando poco a poco un cartel que cada vez tenía mejor pinta y con el que consiguieron hacer sold-out una semana antes de la celebración de su Aquelarre Pop. Y no es para menos, ya que las confirmaciones de este año tenían todo lo necesario para atraer a jóvenes y adultos a una jornada que cada edición crece un poquito más y que cuenta con un espacio fantástico como el de Las Armas, amplio y con un sonido que siempre está a la altura.

Canciones de andar por casa

Sobre la mitad de la tarde empezaron los primeros conciertos gratuitos en la cafetería del recinto, primero con un Marcelo Criminal que consiguió crear un ambiente íntimo y acogedor con mucha facilidad, llevándonos a través de esas canciones twee-pop de su EP “(Acepta Su Cruz)” (2017), así como las de “Afectuoso Saludo” (2019) pero sin olvidarnos de “Perdona (Ahora Sí Que Sí)” ni de “Operación Triunfo”. Ver a Marcelo sobre el escenario (con nervios palpables en cada uno de sus gestos y en un sitio tan recogido) transmitía mucha ternura y calor, algo que no duró demasiado porque Confeti de Odio puso la cosa patas arriba, sin parar de moverse sobre un escenario que se le quedó pequeño ante tal derroche de energía y temazos de puro pop como “Tu Puta Barba”, “Hoy Será un Día Horrible”, la bailable “Hasta Romper el Móvil” o esa balada satírica titulada “Pocos Likes” que encandiló a todos los allí presentes.

Tras una hora de descanso perfecta para cenar, entrar al escenario principal y ultimar todos los preparativos, David Rodríguez, más conocido como La Estrella de David, salió al escenario portando el mismo costumbrismo que el de la carátula de su más reciente “Consagración” (2018). Su concierto fue una sucesión de canciones sin descanso, y es que David parece un hombre de pocas palabras sobre el escenario; o más bien parece reservárselas casi todas para esas piezas llenas de historias de amor, nostalgia, ironía y pasajes cotidianos cercanos a cualquiera de nosotros. Así, fueron sonando “La Primera Piedra”, un corte más cercano a la canción de autor, la ácida “La Canción Protesta”, ese dueto con La Bien Querida de “Me Ha Parecido Que Estuvo en mi Cabeza”, la potente “Noches de Blanco Satán” o el pildorazo pop de “Cariño”, tema perfecto para cerrar no sin antes mostrar su agradecimiento al público, ya que quienes vinieron justo después de él fueron, precisamente, CARIÑO.

Fotografía: Zaragozafelizfeliz

Fenómenos del pop LGTBI

El trío madrileño compuesto por Alicia, Paola y María fue recibido con una gran ovación por parte del público, haciendo visible y dejando constancia de que las tres chicas que empezaron a hacer canciones después de conocerse en Tinder se han convertido en todo un fenómeno de la escena independiente. Y no es para menos, porque CARIÑO tienen todo lo necesario para comerse el escenario: energía, carisma y unas canciones increíblemente pegadizas. Desde el arranque con “Mierda Seca” hasta el cierre con “Todos los Días”, pasando por esa maravillosa versión de “Llorando en La Limo” de C. Tangana o la adolescente “Canción de Pop de Amor”, el público no dejó de cantar en ningún momento, vitoreando todas y cada una de las piezas de su EP “Movidas” (2018). Pero, sin lugar a dudas, el momento álgido del concierto llegó con “Bisexual”, un auténtico himno LGBTI del pop de nuestra generación con el que la gente enloqueció e, incluso, se subió al escenario a bailar con el grupo.

Y si CARIÑO se encargaron de avivar el ambiente fiestero, Chenta Tsai no iba a ser quien lo apagase. Todo lo contrario: PUTOCHINOMARICÓN salió a darlo todo desde el minuto uno con “Tu Puta Vida Nos Da Un Poco Igual” y una “Gente de Mierda” que el artista ha convertido en todo un himno reivindicativo sobre las tablas, sin miedo a cargar contra el racismo, la homofobia o contra figuras públicas como Santiago Abascal. Piezas tan divertidas e irónicas como “Tú No Eres Activista” o “El Test de la Bravo y la Superpop” sonaron aún más potentes gracias al carisma de Chenta. También hubo espacio para las canciones más cotidianas como “No Quiero Salir” o “No Tengo Wifi” y para estrenar otras nuevas como “Deporte Nacional”, “Doble Tic Azul”, “Aliexpress” o una balada a piano titulada “Se Me Da Mal Ser Mayor” muy diferente al resto de temas y que mostró a un artista que, además de tener mucho desparpajo e ingenio, también esconde una gran sensibilidad y una voz muy portentosa. “Esta no está terminada, pero bueno, os la enseño” nos decía antes de introducir algunas de las canciones que formarán parte de su próximo trabajo, mostrándose muy humilde y cercano en todo momento, bromeando, abrazando y agradeciendo al público su asistencia al final del concierto.

Fotografía: Zaragozafelizfeliz

La ruta del bakalao meets punk

Pero todavía quedaba la guinda del pastel. La verdad es que no sabía muy bien qué esperar de Los Ganglios, un grupo tan inclasificable y especial, pero lo que hicieron esa noche fue un auténtico espectáculo. Ya no por las canciones en sí, que también, sino por esas transiciones de bakalao, la escenografía o la manera de presentar los temas que tenían Xoxé Tétano y Rafael Filete, quienes, además de invitar a cantar y a bailar al público en todo momento, no dejaron de sorprender con momentos tan absurdos como divertidos. Así, el ahora trío de Badajoz dio un repaso a los mayores éxitos de su discografía, tales como “El Subiduki”, “Hay” o “Color de Rosa” de “La Guapa y Los Ninjas” (2012), “Lol”, “Al Final”, “Babieca Hiede”, “Vhs” o “Calvario” de “Lubricante” (2014), “Vivencias Propias”, “S.A.N.Z.”, “Galletas y Cereales” o “Los Arquitectos” de “Segunda Escucha” (2016) o “Vota No” y “Sailor Moon” de su más reciente “Leyenda Negra” (2019). Momentazo aparte con esa “Misógino Ultracatólico” con el Papa en Eurovisión votando a San Marino. Pasada la hora y cuarto de concierto, el grupo se despedía, como no podía ser de otra manera, con otro tema de bakalao, antes de dar paso a Mujeres Bellas y Fuertes, Zaragoza Feliz Feliz y Astredu DJs, quienes continuaron la fiesta hasta bien entrada la madrugada.

Se puede decir sin miedo que el sexto Aquelarre Pop fue un auténtico éxito y que el pop cotidiano y millennial no ha hecho más que empezar su andadura. Es una suerte poder contar con un evento así cada año en una ciudad como Zaragoza, así como con el resto de conciertos que Zaragozafelizfeliz organizan habitualmente. Esperamos que este encuentro con el pop nacional siga creciendo como hasta ahora, que los viejos conocidos vuelvan y que quienes aún están por descubrirse se pasen a dejar su huella en un festival muy a tener en cuenta dentro la oferta cultural de la ciudad.

Fotografía: Zaragozafelizfeliz

error: ¡Contenido protegido!