Derby Motoreta’s Burrito Kachimba: «Nuestra forma de proceder tiene mucho de King Gizzard & The Lizard Wizard y del trap»

Dar cera, pulir cera. Seis bandoleros de Sevilla curtidos en mil batallas se reúnen en torno al espíritu ignífugo de King Gizzard & The Lizard Wizard y conjuran ecos de Triana y la psicodelia flamenca mientras alaban al diablo que espoleaba a Black Sabbath y a Led Zeppelin.



Han hablado de ellos como rock andaluz. Ellos mismos se presentan como hijos de la ‘kinkidelia’. Directos desde el Polígono de San Pablo, Sevilla, y habiendo bebido de las mismas fuentes cristalinas que Triana, Storm o Smash, esta panda de bandoleros disfrazados de Led Zeppelin ha conseguido darle un navajazo a la escena musical nacional y librarse de la trena.

Y antes de las fiestas Demoscópicas de MondoSonoro, en el que es su segundo asalto a la capital después de haber debutado contra todo pronóstico con uno de los mejores conciertos del laboratorio de promesas de alto nivel que es el Primavera Club, me siento a charlar distendido, cachondo e informal con la banda que recordarás por tener el nombre más loco del año. Con King Gizzard & The Lizard Wizard como faro y guía y David Bowie en el altar, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba vienen a por todas y pasadísimos de revoluciones. A todo gas, pero del de alucinar. ¿Alucinas con nosotros?

Cuidado con las fotos… No te preocupes que yo luego te pongo un trollface en la cara y lo solucionamos.

Von Máscara (teclados): No, no, ningún problema. Yo puedo salir perfectamente, no tengo secretos.

Bacca (guitarra): ¿Tú quién eres? Si tú eres la máscara, ocultas tu cara…

Von Máscara: No… A ver. Sí la oculto, pero no la escondo, es lo que quiero decir. Es diferente. Oculto mi rostro, pero no escondo mi identidad.

Papi a.k.a. Pachuli (batería): Vamos, media Sevilla sabe quién eres…

Media Sevilla y media España.

Von Máscara: Que a mí me da igual, yo lo hago por divertirme, por el juego… Que la gente diga: “Si hay un pirado ahí encima con una máscara, cualquiera puede”.

[El cachondeo a estas alturas es real y, qué diablos, se agradece]
Bueno, hombre, luego tendrás que hacer tus cositas, tus ruiditos…

Von Máscara: Hay que ser músico, está claro. Eso, que es como una broma mía, para reírme de todo el mundo en general. Como: “Mira, aquí estoy, con una máscara. ¿Te está gustando el concierto?”.

Dandy Piranha (voz): Bueno, vamos a hacer la entrevista, ¿no?

Gringo (guitarra principal): Venga, pregunta, que me las sé todas.

A ver, la primera pregunta es obligada y supongo que es la típica de la que dentro de muy poco acabaréis totalmente hartos, si no lo estáis ya…

Gringo: La del nombre…

La del nombre. Yo imagino que algo tiene que ver la bici, que si no no le haríais ese guiño en el micro…

Gringo: El nombre se le ocurrió a Dandy Piranha en un sueño de John Lennon.

Oye, pues con todas las respuestas que deis en las entrevistas podéis hacer luego un recopilatorio… Las doscientas versiones de por qué Derby Motoreta’s Burrito Kachimba se llaman como se llaman.

Soni (bajo): Es que nuestro local de ensayo está al lado de talleres de coche. Salió lo de motor por algún lado y ya pues a partir de ahí hicimos psicodelia.

Gringo: Hubo un comentario, no sé si en Facebook o en Instagram, que me encantó. Hablando del nombre, decía: “Hijoputas los cabrones, en vez de decidirse por un nombre los han pillado todos”.

Von Máscara: Es que fue un poco así, del tirón.

Papi: En verdad fue a raíz de una ‘lucha’ que había en el local. Teníamos los nuevos temas e íbamos poniendo ahí los posibles nombres que se nos iban ocurriendo, para el grupo y para los propios temas… Entonces, un día: “Illo, ¿cómo va la lista?”. “Derby Motoreta, Burrito, Kachimba…”. “Ea, pues ese”.

Nada que ver con burritos ni con cachimbas.

Papi: No, porque además hay una tienda de burritos al lado, también… Un cúmulo de casualidades.

Gringo: Lo de Burrito Kachimba en verdad fue que yo vi una foto de un burro con una cachimba, y la foto se llamaba ‘Burrito Kachimba’. Y nosotros ya teníamos Derby Motoreta, pero en ese momento les mandé la foto por mensaje y les dije “ya tengo el nombre, ya tengo el nombre”, y ahí se empezó esa minilucha que te decía Papi antes. Los dos bandos, o Derby Motoreta o Burrito Kachimba. Y de repetirlo muchas veces, dijimos: “Ya está, joder. Derby Motoreta’s Burrito Kachimba”.

Dandy Piranha: Al carajo.

Von Máscara: Además, nos hacía especial gracia cómo iba a sonar eso en inglés… “Derby Mochorechas Burriro Kachemba”.

«Desde el principio teníamos clara una influencia: King Gizzard & The Lizard Wizard. Pero su inspiración es más bien conceptual»

¿Quién es, por cierto, el ideólogo de la intro?

Von Máscara: Sí, la voz es mía, pero lo que es la intro la grabó el propio Gringo en su estudio (Tera Bada Estudios).

¿Por qué la habéis titulado al revés?

Gringo: Pues eso es, tío, porque había que ponerle un nombre. Cogí, me puse a darle vueltas al nombre de la banda y a buscar un palíndromo o algo. Y no había nada [Risas]. No hubo manera de con las mismas letras crear un nombre nuevo y que estuviera guay, así que le di la vuelta y fuera.

Dandy Piranha: Pues a tomar por culo, un espejo.

El proyecto, ya que lleváis encima mucha experiencia en bandas de Sevilla, ¿ha sido una cosa natural que ha ido evolucionando poco a poco o ha sido algo más concreto, de juntarse un día con unas ideas claras y creyendo que podía funcionar?

Soni: Lo de creer que va a funcionar no.

Von Máscara: Al principio no teníamos claro qué tipo de música íbamos a hacer, pero sí teníamos clarísimo que íbamos a ser estos chavales de aquí. Y que íbamos a hacer algo desde cero, nuevo.

Papi: Sí, nos reunimos después de un Interestelar de Sevilla. Toni Picante fue un poco el que… Bueno, la piedra angular un poco. El que creó el grupo de WhatsApp. Dije: “¿Esto qué es?”. Yo no conocía a la mitad de la banda. No conocía a Dandy Piranha ni a Soni….

Bacca: Coincidimos todos en un sitio, con cierta calaña de hace tiempo…

Dandy Piranha: Bueno, sí había una idea previa, porque Bacca, Gringo y yo ya nos habíamos juntado años antes y habíamos incluso empezado a ensayar, pero eso no cuajó…

Gringo: Por la coyuntura.

La vida.

Dandy Piranha: La vida… Cada uno tenía sus cosas.

Papi: Pero eso fue antes de irte a Edimburgo, ¿no?

Dandy Piranha: Sí, yo me fui luego a Edimburgo, pero cuando volví, bueno, por lo menos ya estaba ahí la idea de montarlo. Nos pusimos a ello, fue cuando se lo comentamos a todo el mundo, cuando nos pusimos de acuerdo y empezamos a ensayar.

Papi: Yo le vi a él en el Interestelar recién llegado de Edimburgo, prácticamente.

Dandy Piranha: Sí, llevaría en Sevilla como unas dos semanas.

Papi: Dos semanas. Y me dice: “Quillo, qué pasa, que voy a montar un grupito y quiero montarlo con gente de aquí”… estaban Gringo y Bacca por allí también. Enseguida creo que cuajó todo. Estábamos viendo aquí, él y yo a los News, que es un grupo de colegas nuestros, y dijimos: “Pues ea, venga, ya está”. Se montó el grupo de WhatsApp y a la semana después quedamos para ensayar, nos gustó el rollo y ya fuimos pa’lante.

¿Y tenéis este rollo desde el principio?

Papi: No…

Gringo: Bueno, teníamos clara una influencia, que era la de los King Gizzard & The Lizard Wizard.

Soni: Sí, eso estaba clarísimo desde el principio.

Fotografía: Clémence Alasseur

La foto ahí presidiendo el estudio…

Dandy Piranha: Yo recuerdo también al Soni entrando en el local y diciendo: “Yo aquí vengo porque vamos a hacer macarra, si no yo me bajo”.

O sea que King Gizzard y macarreo estaban en la ecuación desde el principio.

Von Máscara: No sabíamos cómo iba a salir, pero eso estaba.

Papi: Bueno, y un tema de Dandy Piranha que es de lo primero que se mandó por el grupo de WhatsApp y que es lo que luego terminó siendo “Somnium Igni”.

Von Máscara: Sí, eso fue como el primer boceto de Miguel… Pero en ese momento, nosotros dijimos: “Ni de coña, vamos a hacer otra cosa”… Y al final ha acabado dentro del disco, es curioso.

Gringo: Lo que fue es que la canción que este trajo era demasiado Triana, y de hecho es la canción más Triana de todo el disco. En el primer ensayo yo llevé un riff que ya delimitó un poco la línea… Porque si hubiéramos montado la canción tal como estaba el primer día…

Von Máscara: Seríamos Zaguán.

Gringo: [Risas] Sí, pues una batería más prog, un Hammond, algo más clásico…

Dandy Piranha: Claro, pero con eso a lo mejor sí que teníamos un poco las cosas más claras a nivel de armonía, de por dónde tirar…

Gringo: Un poco tiramos un par de ideas al principio que iban orientando la historia y poco a poco fuimos creando la película.

Papi: La clave fueron los riffs de “La Piedra de Sharon” y “El Salto del Gitano”. Fueron decisivos para decidir el rollo por el que queríamos tirar. Por la voz de Miguel con ese rollo, las guitarras locas… Con esos dos temas yo creo que sí dijimos: “Hostia, por aquí vamos a ir del tirón”.

Soni: Lo mejor de todo, al menos como yo lo viví, fue que Miguel no empezó a cantar hasta mogollón de ensayos más tarde… Él estaba ahí, no decía ni mú…

Papi: Bueno, sí… Hacía sus quejíos…

Gringo: No, pero sí es verdad que estaba tímido.

Papi: Hombre, normal. Ponte a cantar ahí encima de un riff tus fraseos, en todas las canciones, riffs por lo general pesados…

Es cierto que es curiosa la manera que tenéis de empastar la mezcla.

Papi: Él llegaba, se lo escuchaba en su casa, se lo curraba y venía con la letra hecha y to’.

Soni: En verdad lo del rollo este que nos atribuyen de rock andaluz, para mí, yo no lo vi hasta que él no trajo una letra escrita y empezó a cantar por derecho… Ahí ya dije: “Pam, hostias, aquí ya hay algo, hay algo detrás”.

Bacca: Sí, puede ser el día que trajiste la primera letra cuando lo vimos claro por primera vez.

Von Máscara: Es que era la pieza que faltaba, porque estaba todo lo demás claro, incluso la melodía así balbuceada, pero no había letra. Y cuando llegaste fue como… “Hostia”.

Soni: Por eso. Además, porque son unas letras muy psicodélicas, cantadas ya por derecho, como te digo…

Papi: Buah, es que además recuerdo que la letra estaba y está guapísima.

¿Y de dónde viene por ejemplo esa intro loca que hacéis en “El Salto del Gitano”?

Von Máscara: Bueno, “El Salto del Gitano” te lo puede contar Miguel porque él es de Mérida…

Gringo: ¿El “Sik Naket”??

Sí.

Dandy Piranha: Bueno, eso lo trajo Gringo junto con el riff…

¿La letra?

Bacca: Es la lengua del polígono de San Pablo. [Risas]

Dandy Piranha: Si te lo dijéramos se aparecería Don Federico con una ametralladora y nos mataría a todos. [Risas]

Von Máscara: Que cada uno lo interprete como quiera.

Papi: Está guay, está guay. Porque además yo me encargué de registrar el tema en la SGAE y lo puse tal cual… Incluso le pregunté: “Illo, ¿cómo lo ponemos?”. Porque luego la SGAE es muy perra y te dice “falta letra”. De hecho, en un primer momento nos lo echó para atrás porque la primera vez no lo puse. Pero ya está registrado, hemos inventado un dialecto.

Visto todo esto… ¿sería posible Derby Motoreta’s Burrito Kachimba sin King Gizzard & The Lizard Wizard?

Gringo: ¡No!

Soni: Además, es que en los ensayos cuando teníamos algún tipo de duda o disputa con algún arreglo o lo que sea siempre decíamos: “No, tío, es que los King Gizzard harían esto, o seguro que esto lo harían así, o que esto se lo plantean de esta manera”.

Bacca: Sí, siempre salían por algún lado.

Papi: Referentes siempre.

Gringo: Sí, pero la influencia de King Gizzard es más conceptual que sonora, de actitud. En cuanto a la manera de proceder. En maneras de proceder nosotros hemos copiado un montón a los King Gizzard y a los traperos.

«Teníamos un puzzle de diferentes piezas, en diferentes estudios y con diferentes técnicos, y ha sido complicado convertirlo en un disco, hilando las canciones para que fuera un todo homogéneo»

Quieres que te pregunte, ¿verdad?

Gringo: En cuanto a King Gizzard al final es todo, la manera que ellos tienen de funcionar… cómo se junta la banda, como interactúan dentro y fuera del escenario. De los traperos era más por la espontaneidad, el romper los tiempos, etc. Salirse del marco normal de vamos a ensayar, a hacer canciones en el local, a ir terminándolas, a darles vueltas y a pensar en hacer un disco en último término, seleccionando de todo el material qué se graba y qué no, planteándoselo como algo cerrado. Nosotros teníamos apenas dos canciones, dos canciones y media, se montó un vídeo y se sacó.

¿O sea que al final el disco no es algo que hayáis meditado mucho?

Gringo: No, a ver. El disco se ha meditado un montón porque lo que teníamos era un puzzle de diferentes piezas, en diferentes estudios y con diferentes técnicos. Y eso hay que convertirlo en un álbum.

Bacca: Ha sido un concepto que es verdad que sí se ha ido desarrollando sobre la marcha.

Gringo: El planteamiento inicial de ir sacando las canciones con los vídeos era para dar un golpe en la mesa y que la gente mirara a la banda. Después llegó la gente de El Segell y fueron ellos los que plantearon el disco. Nosotros en ese momento todavía no teníamos, ni de lejos, mentalidad de disco.

¿Así que El Segell os ficha antes de tener algo ‘sólido’?

Gringo: El Segell se puso en contacto al día siguiente de publicar la primera canción con el primer vídeo.

Dandy Piranha: No, al día siguiente no. A la hora y media.

Gringo: Ya estaban avisados de que estaba pasando algo. Hhabían oído hablar de nosotros en el Monkey Week, antes de que grabáramos nada.

Soni: Directamente les escribimos un correo, pero vamos…

Gringo: Entonces es a través de El Segell cuando se plantea ya hacer un disco. Claro, ellos son un sello y lo que quieren es sacar un disco. Y ahí es cuando surge la idea de hacer, con lo que había, un buen disco. Y ya metimos la canción que estaba desde los primeros ensayos, la intro, que la metimos para los directos… Y ya fuimos hilando las canciones para que fuera un todo homogéneo. Porque por muy modernos que seamos todos somos muy clásicos con los discos, a nosotros nos flipan los discos que le das a la primera y te lo comes entero. Así que queríamos conseguir eso también, o por lo menos intentarlo.

¿Algo que ver con que os haya salido un disco tan cortito?

Gringo: Si es que hemos tenido poco tiempo y no había más material, porque ya llegaban las fechas de publicación y tal y se nos echaba el tiempo encima. Nos propusieron sacar un disco a principios de 2019 y afilamos lo que teníamos para que el resultado fuera óptimo. Había un par de canciones en barbecho, pero al final nos hemos tirado todo 2018 con la lengua fuera, y meternos a grabar otra canción más…

Bacca: Es que no llegamos.

Gringo: Y con esto dijimos: “Hay disco”.

¿Qué ha aportado cada uno de vosotros, con su experiencia previa, a DMBK, y que se ve en el grupo de cada una de esas experiencias?

Gringo: Yo hago los vídeos.

Von Máscara: Yo diría que aquí cada uno ha aportado lo mejor de cada uno, como músico y como lo que ha podido, le gusta, se le da bien y puede aportar. Gringo, que se le da bien el tema de vídeos, Dandy Piranha es un relaciones públicas genial, Alejandro es nuestro salvavidas…

Papi: Ha salido todo muy comunitario porque muchas cosas han salido de hacer jamming en el mismo local. Nos montábamos una jam de más de cuarenta minutos, la escuchábamos y le íbamos cortando partes y tal, y luego íbamos con esas ideas a grabar, a rematar las canciones… Es muy complicado (para bien) decir qué ha aportado cada uno al sonido final.

Soni: Cada uno tiene su esencia y su personalidad pero es cierto que ha sido muy colaborativo. La voz es muy personal…

Dandy Piranha: Su toque, su forma de tocar…

Papi: Los dos riffs que trajo Gringo, que sí son muy marca suya y sirvieron para construir encima.

«Ha salido todo muy comunitario. Muchas cosas han salido de hacer jamming en el local»

Si os hablo de Triana, de Storm, de Smash… ¿Qué influencia real han tenido para vosotros?

Gringo: Te lavas la boca antes de hablar de ellos, ¿eh? [Risas] Eso es más o menos lo que pienso de ellos.

Von Máscara: ¿Qué te vamos a decir? Es lo que hemos mamao desde…

Bacca: Es que son los primeros que empezaron a arriesgar en los setenta, y desde entonces casi que no hemos visto ese riesgo latente en la música que se ha hecho en Sevilla hasta ahora y no por nosotros, sino por gente como Pony Bravo, por ejemplo, o podemos también poner el ejemplo de Quentin Gas & Los Zíngaros o de Crudo Pimiento… Kiko Veneno ahora se está metiendo por algo más electrónico, más urbano… ¿Qué vemos reflejado en ellos? Pues eso, el no tener fronteras, limitarse a una cosa e intentar siempre ver más allá del espejo.

Gringo: Después, también, a la hora estrictamente musical, quieras que no Sevilla es una ciudad híper rica. Porque tienes todo el blues del Misisipi y todo el flamenco del planeta. Entonces un grupo de estos australes, como King Gizzard, su marco referencial es música anglosajona, sesenta o setenta, o más moderno, lo que tú quieras, pero no deja de estar anclado a una tradición concreta. Con las raíces de esto en nuestro mundo hacía mucho que no se jugaba, con esas armonías…

Dandy Piranha: Que, por cierto, qué ganas de un remember de esa época. Hay gente que añora esos años de Triana, de la Alameda… En fin.

Papi: También es que ha habido mucho flamenco fusión mal entendido, que se ha ido despurificando, diluyendo, comercializando. Ahora están viniendo soplos de aire fresco para las fusiones del flamenco.

«Sevilla es una ciudad híper rica: en ella tienes todo el blues del Misisipi y todo el flamenco del planeta»

¿Cómo sintetizáis vosotros en ese cóctel influencias que yo también veo en el disco y que son como mucho más clásicas, más totémicas como Led Zeppelin o Black Sabbath?

Soni: Pues es que nos sale solo.

Von Máscara: Es lo que llevamos dentro.

Gringo: Es lo que hemos escuchado siempre.

Dandy Piranha: Yo creo que es natural tanto irse para Triana o Smash como irse para Led Zeppelin porque siempre han estado ahí, presente.

Bacca: Y que no se trata de irnos a eso, es que es la referencia más clara porque Smash, Storm y Triana son bandas de Sevilla… ¿Cómo no te va a recordar? Nos han dicho hasta Medina Azahara, que lo máximo es por los pelos de este hombre.

No veo tanto yo lo de Medina Azahara… Es más… [omitimos el cachondeíto]

Dandy Piranha: Joder, por fin.

Bacca: Bueno, pero quiero decir que nos lo comentan.

Yo creo que es más por la pinta.

Bacca: Sí, por las pintas, por los pelos de él… yo te hablo de lo que nos dice la gente. Pero que luego, ¿sentirte identificado? Pues por eso, por la tierra, por haber crecido seguramente en un entorno y en unos barrios similares a esas bandas… Pero luego, todo lo que hemos escuchado… Nosotros nos hemos criado escuchando la música anglosajona a la par que la música de raíz nuestra de Andalucía, Sevilla, Cádiz, Huelva, flamenco… Al final va todo dentro de la rebujina, no es que esté todo tan planificado como para definirnos o autodefinirnos como una banda de rock andaluz.

Papi: Tampoco vamos a lo fácil, en plan una base de rock así clásico y tal. Siempre buscamos cosas tipo “cámbiale el ritmo a la batería ahí, o haz otro rollo ahí, o métele unos cortes por allí”.

Gringo: Si es que de ahí es verdaderamente de donde viene la ‘kinkidelia’, de esa locura y de esa aleatoriedad. Si somos ‘kinkidelia’ desde el principio es para evitar las etiquetas.

«Desde Smash, Storm o Triana, que empezaron a arriesgar en los setenta, no hemos visto ese riesgo latente en la música hecha en Sevilla hasta ahora, con Pony Bravo, Quentin Gas & Los Zíngaros, Crudo Pimiento…»

¿Eso es una etiqueta vuestra?

Gringo: Sí.

Soni: Era más larga, como el nombre. [Risas]

Bacca: Sí era algo así como ‘psicokinkidelia… ¿psicotrópica?’.

Gringo: Tali Carreto, el director del Monkey Week y nuestro hermano mayor, nos dijo: ‘kinkidelia’.

Dandy Piranha: Y claro, ¿cómo no le vas a hacer caso?

¿Qué es la psicodelia y qué es lo kinki?

Soni: Hombre, lo kinki es la actitud porque yo creo que esto de lo kinki salió de un descanso de un ensayo, todos calientes ahí en plan: “Tío es la hostia esto, es súper kinki, muy cafre”… Salió la palabra dos o tres veces y ya se quedó. Es que vamos, es kinki.

Von Máscara: Bueno, y es kinki también el ambiente en el que nos movemos, de los locales y tal, que es todo aquello como una cosa…

Dandy Piranha: El polígono de San Pablo.

Von Máscara: Como una cosa de Trainspotting.

Bacca: Lo más kinki de nosotros es nuestra actitud, el levantarnos y el no ir con miedo al local de ensayo… No nos vamos a limitar ni a poner límites que otros puedan ponerse. Esa actitud de “killo, vamos a echarle cojones a la vida, vamos a sacarle la navaja a la industria y sangre al público”.

Gringo: También es un coqueteo con los conceptos. Igual que nosotros somos todos músicos relativamente curtidos, queríamos llevar todo lo relacionado con este proyecto hacia otros sitios totalmente diferentes. Esta banda ha sido mucho también de crear conceptos, crear universos paralelos para que tú te metas ahí y digas: “Hostia, me voy al universo kinki de los Derby Motoreta, a kinkilandia, como dijo Kiko” [Risas]. Jugamos todo el rato con eso, sabiendo que cuando te estás subiendo a cualquier escenario ya estás dando una imagen… Si sabes que ya te van a etiquetar con algo, pues creas tú una etiqueta antes. Llevar el plano a lo que es más allá de la música, jugar en la liga de David Bowie.

Fotografía: Promo

Ojo, la liga de David Bowie…

Dandy Piranha: Es que Bowie es otro de nuestros referentes a tope, vamos.

Bowie es EL referente, no hay nadie como él. Quiero decir, hacer rock industrial con cincuenta años…

Von Máscara: Bowie es Dios, y está vivo todavía.

En nuestros corazones… No sé, yo sigo diciendo que todo el jazz por ejemplo que suena ahora mismo en Reino Unido, toda esa pátina de jazz que infecta todos los géneros… qué casualidad que Bowie se muriera haciendo un disco de jazz.

Gringo: Es que el último disco de Bowie es tan loco que tiene flamenco. En “Lazarus” [la canta] es tono/semitono, una armonía flamenca.

Es que es… Dios.

Gringo: Es Dios, es Dios… Yo me voy a tatuar aquí dos rayos.

Von Máscara: Como los traperos. Mal.

Papi: Pero mal tatuado, ahí en blanco y negro chungo.

Rollo Cecilio G.
[Dandy Piranha se retira un momento]
No te vayas que esta pregunta es para ti…

Von Máscara: Illo, “sarvi”, ven acá.

Papi: Sarvi…

A nivel lírico, ¿en qué te inspiras fundamentalmente? Porque yo veo referencias más surrealistas, esas fiebres psicoides de Triana, como “El Lago”, esas imágenes multicolor, la pasión simbólica de Lole y Manuel… ¿En qué te inspiras para escribir?

Dandy Piranha: Pues básicamente eso, imágenes psicodélicas que para mí concuerdan con la música. Y luego también hay muchos momentos llevados a paisajes de Extremadura. En el disco hay muchos dibujos de El Salto del Gitano, que es una piedra que está en Monfragüe, o el cerezo en flor, o La Puerta de La Villa, que es donde jugábamos los chavales de pequeños… Pero básicamente es como una fiebre lisérgica que pegaba con toda la amalgama musical que hay detrás.

¿Cómo relacionas la ‘kinkidelia’ con lo punk y con lo glam? Porque el glam no lo veo tanto en el disco, pero cuando os vi en directo dije: “Hostia, glam”… Y también están por aquí los Who.

Gringo: Sí, a nivel estético sí, y seguramente sea por eso que te decía antes, querer jugar con la puesta en escena.

Von Máscara: Aunque parezca que por ejemplo la ropa no está pensada, sí lo está. Puede parecer que no pero sí. Ese es el punto.

Soni: Al final eso es lo kinki, ¿no? Un poco lo thrash. El tema de la moto también…

Papi: Si es que venimos dando leña desde el principio. [Risas]

Bacca: Y si juntas toda la leña que hemos dado en todos los grupos en los que hemos tocado… Venimos del rock and roll, tío, de dar leña, pulir leña.

«Todas las canciones las hemos trabajado desde los riffs y desde lo instrumental»

¿“Grecas” tiene algo que ver con Las Grecas?

Soni: Salió porque lo sugirió Von Máscara al oír la voz del tema, que le recordó algo a Las Grecas y creo que se quedó así por eso, ¿no?

Gringo: En realidad la canción, lo que sucede con las canciones… Yo creo que les pasa a todos os grupos, lo típico, que tú estás haciendo la canción en el local y le pones un nombre. Nosotros por ejemplo “El Salto del Gitano” no la llamamos “El Salto del Gitano”. Entonces a veces a las canciones les acabas poniendo un nombre más definitivo y otras se quedan como estaban… “Grecas” por ejemplo era “Led Zeppelin Griega”.

Papi: Claro, porque una parte nos recordaba a Led Zeppelin y otra a escalas griegas.

Gringo: Y al final pues se quedó como “La Griega”, y por estilizarlo un poco terminó siendo “Grecas”. Por ejemplo, también “Aliento de Dragón” fue Toni quien se lo puso desde el principio.

Soni: Sí, pero además fue por una cosa súper tonta.

Von Máscara: Fue porque el comienzo de la canción, el riff ese [lo tararea], dijo Toni: “Dios, eso suena como aliento de dragón”, como una cosa muy grave, ¿no?

Papi: Sí, sí, como Smaug ahí en la cueva del dragón.

Bacca: “Grecas” lo que tiene es esa diferenciación entre la parte más del riff y otra parte más flamenca, de semitonos…

Papi: Sí, es que el riff es un poco “Kashmir”, pero luego es verdad que la melodía se aflamenca y se va a las Grecas.

Bacca: Al final es eso. Las llamas por algo a lo que te recuerdan para recordarlas tú y poder reconocer las canciones entre nosotros, y luego no sabes dónde va a acabar. Sobre todo cuando no hay letra, que ya te digo que todas las canciones las hemos trabajado desde los riffs y desde lo instrumental.

Gringo: Tú les pones nombre, y luego es que en este caso no encontramos un nombre mejor… Lo intentamos, pero…

Papi: Está claro, el fruto de la espontaneidad tiene muchas posibilidades de quedarse aquí en Derby Motoreta.

Von Máscara: Bueno, y también esa ambigüedad de que la canción se llame «Grecas”. la referencia sea difusa, y que la letra hable de cosas totalmente diferentes…

¿Habla de política esa canción?

Von Máscara: No, habla de Luis XIV. Claro, “la corona pide piedad”.

Dandy Piranha: Nosotros hacemos arte, no política.

Gringo: Alguna partida al Risk sí que nos hemos echado…

Las siguientes las jugarán sobre el escenario, como ellos mismos dicen con las navajas afiladas, con el cuchillo entre los dientes y acostumbrados a dar cera, pulir cera. Ten cuidado cuando recorras los eternos caminos de la España vaciada que vigila con pereza la Guardia Civil, porque se rumorea que una panda de bandoleros anda suelta atracando a los desprevenidos sin complejos musicales y con ganas de sacudir la cabeza y la cintura. Les reconocerás porque de lejos suenan a Led Zeppelin y entre la polvoreda que levantan puedes intuir las sombras de Triana. Si te los encuentras de frente, con esas escalofriantes máscaras de hechicero lagarto, no lo dudes: corre.

 

error: ¡Contenido protegido!