Así será «Lo Mejor De Lo Peor», el nuevo disco de Kaydy Cain

La calle bien llevada le sienta bien, desde luego, pero más porque él mismo ha aprendido a llevarla, a torearla. A imponer su ley sin ruido y consiguiendo resonar global



No hay nada nuevo por el horizonte de Daniel Gómez a.k.a. Kaydy Cain. ¿Que saca disco este viernes? Nada nuevo. Kaydy ha demostrado ya de sobra ser uno de los artistas más prolíficos de la escena, tiene infinidad de sencillos que tocan casi todos los palos que se han tocado en los últimos diez años, ha sacado más de cuatro mixtapes en un solo curso (2017) y ha dejado su huella indeleble no sólo en solitario, con su visión particularísima de los ritmos latinos, sino en grupos tan importantes y fundacionales del nuevo modo de hacer y entender las cosas como son Takers, PXXR GVNG y La Mafia del Amor, esa máquina del neo-perreo al que no le vemos nada descabellada una segunda juventud.

Tres facetas, un Kaydy

Nada nuevo a la vista de los tres sencillos con los que presenta “Lo Mejor De Lo Peor”, el que técnica y rigurosamente es su segundo largo como tal. Tres ases para cualquier campaña de comunicación, pero más allá de eso, tres pilares para sostener una carrera en la que seguir creciendo con la solidez y la constancia de un héroe de barrio que se ha hecho a sí mismo. Lo de siempre, el perreo romántico de “Algo Como Tú”, el perreo sucio de “Mentiroso” y el perreo callejero de “Más Dinero Que Fe”, sí. Lo de siempre, pero hecho como nunca. Y por eso no hay nada nuevo en el horizonte de Daniel Gómez, pero el horizonte para Kaydy Cain nunca había parecido tan despejado.

Lo de siempre, pero hecho como nunca. Y por eso no hay nada nuevo en el horizonte de Daniel Gómez, pero el horizonte para Kaydy Cain nunca había parecido tan despejado.

En primer lugar, si algo queda claro de los tres adelantos es que las facetas se han diluido y, aunque pesen más en un tema u otro, al final se respira amor en los tres, se huele calle y se baila abajo y moviendo el culo, revelando quizá una versión mucho más personal y auténtica de la forma de entender la música de Kaydy Cain. No por nada serán primeros planos suyos las portadas de los tres, pero habrá que esperar al disco completo.

También queda claro que Gómez está a gusto en Madrid (“Sigo en la pasarela, pero en Nelson Mandela mis putas parecen salidas de telenovela, pero son de la calle, loco, son callejeras y si no tienen un cúter tienen unas tijeras” o “Tú sabes cómo es esto, ma, al final siempre te engañan y acabé en Malasaña preso en una telaraña, ¿no me crees?”), cómo no.

Y la otra evidencia está en los beats, en los ritmos… en la contundencia con la que golpean los bajos, en lo despiertos que parecen los sintes de “Algo Como Tú”, un reggaetón pegao en el que Kaydy suelta:   

Me tuve que manchar de mierda pa’ sobrevivir
Y ahora que ya no me mancho he vuelto a vestir ancho
Porque to’s visten igual y ademá’ estoy engordando”

Perreo callejero

Otros lo dicen y queda bien, la mayoría ni lo dicen… Cuando lo dice Kaydy Cain te lo crees. Fijo en los ritmos latinos, como siempre, pero quizá enfrentándolos ahora mejor que nunca gracias a la producción de Kabasaki, que interpola los vientos frenéticos del “Water No Get Enemy” del maestro Fela Kuti (casi na’), suelta el que para un servidor es probablemente el mejor tema de su discografía: la salsa dura “Mentiroso”.

Más perreo, más calle, más amor (“Dice que no digo la verdad y en verdad es verdad, porque no la quiero lastimar, eso sí es verdad”), llámalo como quieras, Kaydy Cain demuestra contar las cosas desde un prisma que nadie ofrece, aunque se acerque, como da la sensación va a hacer en su nuevo disco, a una versión más comercial de sí mismo, lista para conquistar los dos mercados, el nuestro por supuesto, pero especialmente el latino.

Comprando pan me encontré con un par de panas
Nos quedamos en la plaza fumando marihuana
Pasaron un par de tipas, las veo bacanas
Nos invitaron a tomar donde la hermana”

Contando cosas desde un prisma que nadie ofrece

De hecho, el último adelanto, “Más Dinero Que Fe”, rebaja la sexualidad de los ritmos anteriores y se acerca junto a Los del Control (colaboradores habituales de Gómez y presentes también en “Algo Como Tú”) más incluso al hip-hop en términos más tradicionales, sin renunciar a ese pulso siempre pegadito al “tum-tu-pam”, para acercarse más a la calle, el lugar al que Kaydy pertenece por derecho. La calle bien llevada le sienta bien, desde luego, pero más porque él mismo ha aprendido a llevarla, a torearla. A imponer su ley sin ruido y consiguiendo resonar global. Quién iba a decir que calle había en todos lados.

«Aprendimos a hacer 4 F 
a llevar coches sin tener carnet 
a hacer dinero antes de comer 
y por la noche ponerlo a llover”

error: ¡Contenido protegido!