Novedades Carminha: «Con Ultraligero queremos dar un salto a la primera línea del pop español»

A lomos de un equino ultraligero, Novedades Carminha toman la directa con su mejor trabajo hasta la fecha, una verbena global con la que quieren hacer su propia revolución bailable y asaltar la primera división del pop español. A lo mejor lo que han hecho ha sido inventarse su división particular.

Con las revoluciones desatadas, el mejor disco de su carrera bajo el brazo y ambición bien entendida, Novedades Carminha certifican en esta nueva etapa su intención de hacerse un hueco en la primera división y codearse con los grandes. Pero ni es una nueva etapa ni es una intención nueva para los autores del también excelente Campeones del Mundo (2016), que han hecho de la juerga ecléctica su sello de identidad. Rebeldes, inconformistas, prolíficos, irónicos… los gallegos van a hacer su revolución bailando mientras enfrentan el fin del mundo con sorna, con vacile y con compromiso. Y de toda la espiral ha surgido el sonoro y contundente relincho que es Ultraligero. Nos sentamos con ellos en el epicentro de Malasaña para discutir sobre su carrera, la música en general, el trap y el punk, lo urbano y lo rural, reivindicaciones varias y la necesidad de tomarnos las cosas mucho menos en serio… Y, obviamente, sobre su nuevo trabajo.

¿En qué os habéis inspirado?

Xavi Pereiro: Puff… En mazo cosas. A grandes rasgos lo que buscábamos desde el principio, desde que sacamos “Te Quiero Igual”, era coger la música de baile que nos había influido sin importar el género y llevarlo a nuestro lenguaje, a nuestro discurso, a nuestra forma de hacer las canciones e intentar dar con un disco variado que nos ayudase a reforzar nuestro directo. Es un disco que compusimos por y para el directo. Analizamos el directo que teníamos y lo que le gustaba o no a la gente, cómo veíamos que reaccionaba a diferentes palos y dijimos que lo que nos molaba era sacar un disco para la peña, para que baile y para continuar con esa propuesta que traíamos de Campeones del Mundo. Referencias son muchas, yo creo que el disco es un canteo la variedad que tiene, nunca habíamos hecho algo tan variado. Y eso, sin más, buscábamos incorporar la música que llevábamos escuchando todos estos años y darle un vuelco, no hacer sólo rock o garaje sino añadir reggae, algo más hip-hop, una cumbia, cumbia o música más disco que nos ayudase ahí al bombo a negras, para que la gente baile.

¿Ha sido una decisión premeditada Utraligero? ¿Teníais clarísimo que todo lo que estaba pasando iba a acabar en él?

Carlangas: Sí, sí, Es un disco que tenemos claro desde el minuto uno, lo que pasa es que decidimos hacerlo de otra manera. Nos ardía un poco el culo, porque somos así. ¿Por qué esperar dos años para un disco si cuando estábamos pensando las cosas era cuando queríamos sacarlas…? Queríamos conservar un poco esa frescura y para nosotros es muy interesante esta fórmula que se adapta mejor a lo que nosotros hacemos… a cómo queremos trabajar y a los tempos que nos marcamos nosotros. Cuando estamos inspirados y tenemos algo que decir, lo decimos. Otra cosa es que nosotros a la hora de empezar un trabajo marquemos unas ciertas líneas estéticas o de discurso para desarrollarlo, para que todo tenga una coherencia y trabajar en un sentido. Eso fue lo que hicimos casi al acabar Campeones del Mundo, que es un disco del que nos quedamos muy contentos y que funcionó muy bien. Decir: “vamos a dar un paso más y lo vamos a dar en este sentido”. Entonces nos pusimos a probar y decíamos hostia, pues nos acaba de salir “Te Quiero Igual”, vamos a lanzarla; nos acaba de salir “Verbena”, vamos a lanzarla, o nos acaba de salir “Hay Un Sitio Pa’ Ti”…

Xavi: También es porque hoy en día la peña pide más eso, que no dejes de mandarles movidas y que no dejes de darles material, porque esa cosa de sacar un disco de diez temas y estar tres años con ese disco y no sacar nada más es un coñazo para el público y para nosotros también. Porque en tres años de banda cambias que flipas, te haces mayor, la barba se te pone más espesa, tío, empiezas a escuchar música diferente y si eres un poco inquieto tienes ganas de incorporar esas movidas a tu grupo. Tener la posibilidad de ir a la par es guay. Además, si tú sacas una canción cada tres meses implica que tu directo va variando cada vez que vas sacando algo nuevo, genera una chispa de inestabilidad que implica que tienes que estar despierto y adaptándote todo el rato. Creativamente es súper sano.

«Ultraligero  es un disco que compusimos por y para el directo»

De hecho, parece que el disco remite a todo ese concepto de fresh en el hip-hop, de lo fresco. Habéis utilizado beefs con Jay-Z, con Los Planetas… Con C. Tangana no es un beef pero…

Anxo Rodríguez: Pero casi, sí, pero casi.

Carlangas: Bueno, no lo es en realidad. Ni con nadie, ni lo de Los Planetas es un beef tampoco. Pero bueno, puede tener sutilmente ese punto. Así que parece que el disco tiene un algo de inspiración hip-hop, ¿no?

Anxo: Sí.

Carlangas: Sí, lo tiene porque es música que escuchamos, tío. Y no sólo de ahora, hip-hop de todas las épocas. Al final si vas a la raíz de todo eso, esa peña también hacía las canciones inspiradas en otras músicas, esos eran sus beats, sus bases. Nosotros hacemos lo mismo pero en vez de pinchar discos los tocamos, ¿sabes? Un poco va por ahí.

Xavi: El hip-hop y el rock and roll vienen de la puta misma raíz, así que, ¿por qué no juntarlos?. Tampoco somos los primeros, ni de lejos. De todas formas de esos temas que mencionas, aparte de por la actitud beefy del hip-hop esa de marronearte con la peña para conseguir más visibilidad, es más por una actitud de hablar de lo que nos rodea. Y C. Tangana es actualidad y es un referente para nosotros.

Carlangas: Y para la sociedad.

Es de alguna manera un icono, vamos a decir.

Xavi: Sí, es alguien que atrae la atención de la peña, igual que pueden ser Jay-Z o Los Planetas, cada uno en su contexto. Igual que hablamos de la unidad de España o de cualquier mierda, pues hablamos de ellos.

Carlangas: Es una metáfora o una forma, más bien, de referirse a un momento.

«No tendría sentido que fuésemos un grupo de género si en nuestro local de ensayo o en nuestra furgoneta suena todo tipo de música todo el rato»

¿Cómo os habéis acercado vosotros a la escena urbana?

Carlangas: Pues de forma natural.

Jarri Díaz: De forma muy suave yo creo.

Carlangas: Es que todo fluye un poco por amistades, por gente a la que le gustas, gente que te gusta y le dices: “Me gustas tío, vamos a hacer algo”.

Xavi: ¿Por música urbana entendemos hip-hop y demás movidas en general?

Sí, sí.

Xavi: Siempre hemos escuchado ‘música urbana’. Es que me da mal rollo decirlo así. [Risas]

Sí, claro, entendiendo siempre las comillas de definición. Ahora iba precisamente a que Talking Heads podrían ser a su modo ‘música urbana’.

Todos: Claro.

Carlangas: Sí, es un poco la música urbana de los setenta.

Xavi: Y que también hay hip-hop en los pueblos y en las aldeas, o sea que es un concepto muy relativo. El caso: Siempre habíamos escuchado música urbana [Risas], pero en el disco anterior lamamos a un colega para producir, que es el Hevi, que nos ayudó mucho a cambiar este chip rockero y a incorporar a nuestro repertorio más cosas sin tener miedos, o prejuicios, o barreras que te impidan crecer como músico. Y con el tiempo, sin más, fuimos contactando con más gente, llegó la versión con Dellafuente… Fue una cosa así bastante natural, en una semana hicimos una canción y fue bastante sencillo. Nosotros empezamos a tocar beats y empezamos a proponerle cosas y al final él incorporó lo que le molaba y en cuestión de una hora incorporó un estribillazo que fue la hostia y sin más. Tenemos otra canción en el disco que es con Eric Urano, que apareció porque Carlos lo conoció…

Carlangas: Sí, por el pintor que hace las portadas de nuestros discos, que nos presentó. Todo de forma muy natural, sin forzar nada. Son gente que admiramos, o por la que hay admiración mutua, y pa’lante. Es una forma muy natural de hacer canciones y que además nos gusta muchísimo porque aprendemos mogollón. Cada uno de estos tiene una forma muy distinta a la nuestra de hacer las cosas y eso nos da claves de cara al futuro también.

Fotografía: Pablo Curto

Viendo cómo está no sólo la música urbana, sino la escena en España en general, que Cupido viene del trap y acaba en el bedroom pop, o Rosalía viene del flamenco y acaba incorporando elementos de electrónica urbana, y luego ves a Antifan, que vienen del corazón de Agorazein y acaban haciendo post-punk, el propio Dellafuente que cada vez más hace rock flamenco… Viendo todo eso, vosotros mismos, que venís de un lugar totalmente opuesto y os habéis ido combando hacia esos terrenos… ¿Qué está pasando?

Carlangas: Es el siglo XXI, tío. Es que no tendría sentido que fuésemos un grupo de género si en nuestro local de ensayo o en nuestra furgoneta suena todo tipo de música todo el rato. Entonces creo que hay hilos de discurso que son más potentes que un propio estilo de música y perdernos eso yo creo que no nos lo perdonaríamos jamás, aparte de que mantiene un poco la llama encendida todo el rato. El hecho de estar descubriendo cosas y poder desarrollarnos hacia nuevos sitios que nos sorprendan. Porque tú imagínate, después de cinco discos, seguir haciendo la misma canción, tío… pues nos pegaríamos un tiro, porque una cosa es ser artistas y otra cosa es ser funcionarios. Hay artistas que parece que están en un funcionariado, que parece que están haciendo todo el puto día la misma canción porque es lo que les funciona, pues…

Xavi: Qué coñazo.

Carlangas: Eso a nosotros no nos gusta. Precisamente nosotros no somos doctores y no estamos operando a nadie a corazón abierto. Habrá canciones que te gusten más y habrá canciones que te gusten menos, pero nuestra responsabilidad y también nuestra forma de ser va por ahí. Es muy Novedades Carminha estar todo el puto rato moviéndonos de lugar y culebreando un poco.

«Esa cosa de sacar un disco de diez temas cada tres años es un coñazo para el público, pero también para nosotros»

Viendo vuestros movimientos constantes y que muchas veces parece que hacéis incluso parodia de vosotros mismos, ¿cuál es para vosotros el poder de la ironía?

Carlangas: Sí, sí. Muchísimo. A nivel lírico… un montón.

Xavi: Es muy potente. El humor, la ironía…

Carlangas: Es importante utilizarlo en las situaciones más jodidas, si no nos arranciamos. Y precisamente vivimos un momento a nivel social en el que hay seriedad de más, falta de humor y ranciedad de más. Entonces se toma todo demasiado en serio o pesa demasiado y es como: “Mira, no tío”. Todo se puede tomar con humor, hasta nosotros mismos.

Xavi: Quizá la ironía te permite hablar de otros temas que son demasiado peliagudos y dar un enfoque sobre las movidas criticándote a ti, criticando a los demás y criticando la situación siempre desde un punto de vista de humor. Te permite hacer una canción sobre Los Planetas y generar un beefy chungo pero que en general a todo el mundo le levanta una sonrisa en la cara, y dice “podría ser yo” o “podría ser mi amigo”, y eso está guay. Porque al final anima a reírse de uno mismo. Nosotros nos reímos de nosotros mismos y buscamos que la peña que escucha las canciones se ría de sí misma escuchando cosas que al fin y al cabo hablan de su puto día a día.

Carlangas: Cuando hay un fan de Los Planetas al que le mola esa canción es cojonudo, porque al final es por lo que lo hicimos, para jugar. No es que tengamos una cruzada contra nadie. Es como… vamos a jugar, y ni siquiera con ellos, más bien con lo que representan… ese aura como intocable.

«Nosotros nos reímos de nosotros mismos y buscamos que la peña que escucha las canciones se ría de sí misma escuchando cosas que al fin y al cabo hablan de su puto día a día»

[Risas]. Sí, el mito totémico del indie…

Xavi: Nos pasa con la canción de Los Planetas y nos pasa con la de Dellafuente, que mogollón de peña nos escribía de pronto en Instagram y nos decía “es la hostia porque a mi amiga Laura le gusta muchísimo Dellafuente y a mí me gustáis muchísimo vosotros y es como si acabáramos de tener un hijo las dos con esta canción”, y eso es súper guay. Mola porque hay debate en las pandillas de peña que le gusta más la música urbana o peña que le gusta más el indie y de repente, tío, se unen más… Buah, las canciones, tío, unen más que cualquier puto himno, ¿sabes? La unidad real de las personas está ahí.

Carlangas: Sí, y en el baile. Me mola decir que hacemos música para el pueblo, tío, porque al final hacemos música súper transversal y nuestro público es súper transversal también. La peña viene a bailar, a divertirse y a compartir música, no viene a hacer otra cosa, estamos orgullosos de haber construido el grupo en esa dirección, ¿sabes?, de que todo dios se sienta acogido.

Anxo: Es que mola eso.

O sea, que el fin del mundo nos pille bailando.

Xavi: Suscribo.

Carlangas: Sí, y como dice la frase aquella mítica: “No será mi revolución si no se hace bailando”. Esto no quiere decir que no haya una carga, digamos, de crítica o de implicación a lo mejor social o política, porque siempre la hay, pero no la hacemos de forma implícita.

Xavi: No, pero la defensa de lo ligero ya tiene carga en sí que flipas.

Carlangas: Claro, claro. Y bueno, un poco eso…

Xavi: El “ya será menos” por bandera es bastante guay. Hostia, que no es tan grave discutir en los bares sobre la unidad de España o sobre si yo quiero que se independice Cataluña o no… Se puede hablar de las movidas sin que pongas tu ego en juego, que parece que hablas de España y estás hablando de ti mismo, que se rompe España y te rompes tú. Y dejas de dormir por las noches… O hacen un chiste que afecta a un colectivo al que tú perteneces… pues era un chiste, tío, ¿sabes?

Xavi: Es como el humor. Quizá de una manera más agresiva, que puede hacer más que tú te replantees quién eres tú, tus valores y cómo están las cosas y si tu enfoque merece la pena o te lo puedes tomar de otra manera. También es quitarle responsabilidad al asunto, peso, sin frivolizar. Intentar que la gente piense y que salga de sus esquemas más cerraditos de lo que está bien o de lo que está mal…

Fotografía: Promo

¿Os estáis haciendo jóvenes con la edad?

Carlangas: Puede ser, tío. Puede ser. [Risas] Pero es un proceso totalmente natural que ya ni pensamos. Por lo menos tenemos muchísimas más ganas de sentarnos a hacer una canción que en el primer disco, que entonces lo que teníamos era mucho nervio que liberar. Pero ahora es un momento muy de puta madre, primero porque hay mucha más gente que mira para nosotros cada vez que sacamos cosas… Eso mola mucho, que tu música la escuche la gente. Segundo, porque pillamos esa dinámica de eclecticismo en la que todo es susceptible de entrar dentro de Novedades Carminha. Evidentemente, todo pasado por nuestra batidora y por nuestro filtro, porque no somos puristas de nada y precisamente va en contra de nuestro discurso, pero sí, puede ser, en ese sentido sí. En otros pues no tanto. Éramos más jóvenes con 19 que con 30, al menos en lo físico [Risas]. Pero en lo intelectual, seguramente.

¿Quizá vosotros (y esta frase la voy a entrecomillar también mucho como antes) encarnáis esa frase que ronda por España desde hace tiempo de que ‘el trap es el nuevo punk’?

Carlangas: Lo comparto, ¿eh? Porque al final el punk era peña que pillaba las guitarras sin saber tocarlas y las baterías y no sé qué y hacían lo que les daba la gana y cuando les daba la gana y escupían para un micro. Y ahora la peña lo hace pero con una tarjeta de sonido y con un micrófono Behringer y una base descargada del YouTube. Me parece de puta madre como forma de expresión.

«El trap es una explosión juvenil. A lo mejor no es la música mejor hecha del mundo, no son las mejores letras del mundo, pero tiene una esencia muy guay, muy buena, y nosotros aprendemos mucho de ahí»

El do it yourself llevado al extremo, ¿no?

Carlangas: Total. Otra cosa es que a mí un punky que sigue hablando de las mismas cosas y en los mismos términos y haciendo la misma música con cuarenta años que la que hacía con veinte me dé vergüenza ajena. Lo mismo que si un trapero se apunta al trap con cuarenta palos… No tío, es una explosión juvenil, a lo mejor no es la música mejor hecha del mundo, no son las mejores letras del mundo, pero tiene una esencia muy guay, tío, muy buena, y nosotros aprendemos mucho de ahí. También te digo, nosotros eso ya lo hicimos en el primer disco. No era trap, pero era punky. De ahí puede venir esa relación que decías.

Xavi: Es un tópico, pero al final el punk es una actitud. Y además, al fin y al cabo, es música emocional. Hay muchas bandas de punk, por ejemplo, que han racionalizado mucho la movida y que tienen un sonido punk muy depurado pero su actitud punk se pierde… se racionalizan demasiado y pierden emoción, entonces quizás el trap durante una época rescataron esa emoción y esa actitud provocadora que ya no se veía en otros géneros. En realidad, la escena punk, desde hace muchos años, pegó un bajón muy importante. Ahora yo creo que está remontando otra vez, pero pegó un bajón porque se convirtió en una cosa súper cuadriculada. Tu ibas a los conciertos y era como comer lentejas todos los días, siempre igual, siempre la misma canción, la misma actitud… y no hay nada menos punk que hacer todo el rato lo mismo. Entonces sí que coincido de alguna manera con que el trap durante una época fuera el nuevo punk, y lo que espero, por ser el nuevo punk, es que mueran jóvenes, que el trap se acabe pronto, tío, y que pase otra movida.

[Todos se ríen]

¿Os consideráis ambiciosos?

Carlangas: Sí, siempre hacemos todo de forma direccionada. No somos pretenciosos, quizás, pero ambiciosos sí.

Xavi: Sí, sí, claro, claro que buscamos que nuestras movidas tengan un alcance y hacerlas guay. Creo que es una ambición bien entendida, tenemos ambición por superarnos, por hacer canciones más guays y que el próximo disco sea más guay que este… Seguramente el 15 de febrero saquemos Ultraligero [esta entrevista se realizó el 5 de febrero] y el 16 ya estemos diciendo: “Bueno, ¿cuándo hacemos nuevas canciones?”.

Carlangas: Somos ambiciosos también en el sentido de que al final es algo en lo que gastamos mucha energía…

Jarri: Y dinero.

Carlangas: Sí, claro. Entonces pues hostia, con Ultraligero queremos dar un salto a la primera línea del pop español, sí. ¿Qué vayamos a dejar todo de lado para que eso ocurra o vayamos a pagar un precio altísimo? No. Vamos a hacer lo que nos sale de los cojones cuando nos salga de los cojones y hacerlo de la mejor manera que podamos, mezclando los temas de puta madre, haciendo las mejores portadas, los mejores directos, hasta donde alcancemos. Otra cosa es que vayamos a poner el culo, y eso no.

Xavi: La ambición no nos puede matar, tenemos claro que hay un límite.

¿Cómo veis, dentro de ese límite, vuestro espacio en el pop español? Porque habéis llegado a un sitio que es como el anti Vetusta Morla. Tenéis respeto, yo creo que público bastante…

Todos: Sí.

Y sois un grupo de esos que tiene pinta de que pueden pasar como ‘de culto’ sin llegar a las masas. ¿Cómo lo veis?

Carlangas: Bueno, no sé qué decirte. Ya veremos lo que ocurre.

Xavi: Sí que es cierto que tenemos un grupo de fans que son súper fans, y en general tenemos una base de fans que son muy defensores de Novedades Carminha y eso es la hostia.

Carlangas: Por ejemplo, con Vetusta Morla, que es un grupo con el que nosotros tenemos muy buena relación, han llegado muy arriba pero han tardado mucho. Nosotros en ese sentido… tenemos ahora tres conciertos de presentación del disco y se van a agotar las entradas meses antes de los conciertos. Y en salas de gran tamaño, en La Riviera, que está a punto de agotarse, en la Sala Capitol, que queda un mes y quedan cincuenta entradas. Hostia, no llegas a las masas pero al final los adelantos del disco tienen cinco o seis millones de plays, tampoco es un rollo para decir: “Hostia, sois unos raros que estáis ahí en vuestra cueva”. Estamos como entre medias.

Xavi: Pues tío, a mí me pone muy contento que la peña me diga estas cosas porque la actitud esta que tenemos nosotros de no militar en nada al final nos ha llevado quizá a lo que dices tú, a ocupar un terreno medio, que no ocupa nadie más que nosotros, que invitamos a mazo peña a que lo ocupe con nosotros, y que… no sé, pues es muy ilusionante, tío, es muy guay.

Carlangas: Lo de ocupar un espacio propio es producto de la búsqueda en la que estamos todo el rato. Se lo estábamos diciendo antes al chico de Jenesaispop, que hay grupos que marcan un poco esta línea, desde los Beastie Boys, que empezaron haciendo hardcore y acabaron haciendo hip-hop ahí de puta madre, pasando por los Clash, Damon Albarn, que siempre hizo lo que le dio la gana… O Mano Negra, un grupo en castellano que también siempre hizo lo que le dio la gana, desde reggae hasta cumbia, pasando por punk y siempre con una coherencia brutal y con una frescura brutal. Y un poco esa es la línea a seguir. Ni de coña tenemos el talento que tiene esta gente, pero bueno, son peña que marca un poco nuestros pasos. Son bandas de guitarras y tal que te demuestran que uno puede hacer lo que le dé la gana. Ahí nosotros vimos la luz, hostia, nosotros podemos hacer lo que nos dé la gana también. ¿Grupo de culto? Ya veremos.

Xavi: Sí, joder. De puto culto. [Risas]

Carlangas: Ya veremos, ya veremos.

Xavi: Lo más guay de todo esto es que creo que es el resultado de perseguir tener una identidad propia todo el rato. ¿Tocamos cumbia? Sí, pero a nuestra manera. ¿Tocamos rock? A nuestra manera. ¿Hacemos punk? Sí, pero siempre intentando preservar nuestro discurso y nuestra forma de ser. Los lugares comunes son un coñazo, tío, y repetir esquemas que están de moda es un coñazo, además de muy peligroso. Por ejemplo, cuando el stoner se puso de moda me imagino que en todos los bares y en todos los locales de bandas de guitarras de este país se escuchaba stoner. Había muchos que se atrevieron a sacarlo a la calle y otros que no.

«Nuestra carrera o nuestro status es el resultado de perseguir tener una identidad propia todo el rato. Los lugares comunes son un coñazo»

He notado un salto a nivel de producción escuchando el disco. ¿Es así?

Carlangas: Sí. Se incorporó Anxo, que es muy bueno. No hizo Campeones del Mundo y sí este y fue muy importante a la hora de componer y darnos otra visión. Y aparte lo que hablábamos en el primer momento de tener más tiempo y poder hacerlo en el momento en que se te ocurren las ideas también te permite estar más días en el estudio, pensarte más las cosas, dedicarle más tiempo a una canción concreta para hacerle más cosas y llevarla al sitio donde tú quieres llevarla y que no sea todo en plan tienes quince días de grabación y tienes que hacerlo todo en esos quince días y lo que se quede por el camino se quedó. Es una cuestión de tiempo, sobre todo, y de incorporación de talento.

Recuerdo cuando salió “Verbena”, que a mí me sorprendió porque puede ser una canción a priori inofensiva, pero está espectacularmente producida. Me recordaba a nivel de producción a un tema como “Sign O’ the Times”, con ese funk sequísimo, muy bien hecho… ¿Novedades Carminha 2.0?

Xavi: Sí, sí. En este disco aparte de perseguir todo eso del baile y nuestro discurso personal, también buscábamos un sonido más potente, centrarnos más en secar baterías, en cómo suenan los bombos, etc. La idea era hacer un asalto a la primera división.

Sí, sí, yo he mirado más a los Talking Heads o a los Arcade Fire de Reflektor.

Xavi: Puede ser, sí.

Carlangas: Aquí había un peligro, tío, a la hora de plantearnos hacer un disco así, que era la sobreproducción, algo en lo que no queríamos caer. Tampoco para las portadas, etc. El minimalismo queríamos conservarlo. Que sea un impacto directo, crudo, salvaje, primitivo y que siga teniendo ese rollo… Movernos un poco en esa mezcla entre lo primitivo, lo minimalista y lo salvaje. También la lírica, que tiene ese punto crudo pero a la vez es muy romántica… Ahí estaban todas las claves de Ultraligero.

Fotografía: Promo

De ahí el caballo de la portada, ¿no?

Carlangas: Claro.

¿Y puede ser que en la portada haya detalles de la portada de Campeones del Mundo?

Xavi: Puede ser, porque como es el mismo artista…

Carlangas: Las hizo el mismo artista y tiene bastante sentido lo que dices.

Anxo: Sí, sí, probablemente.

Carlangas: Sí, al final es la continuación de Campeones del Mundo pero después de un giro salvaje, más pasional, más primitivo. Eso queríamos mantenerlo. Cuando te pones a producir un disco lo más fácil es que cada canción tenga cuarenta y cinco pistas y que se te vaya todo de las manos y que cada capa cubra la anterior… Acabas haciendo un rollo resultón pero que no es Novedades Carminha, que es pura víscera.

«Movernos en esa mezcla entre lo primitivo, lo minimalista y lo salvaje y una lírica con ese punto crudo pero a la vez muy romántica… Ahí estaban todas las claves de Ultraligero»

Viendo a gente como Baiuca, Esteban & Manuel, DLBlando, ¿veis una especie de reverdecimiento de esa ‘Galicia Global’?

Xavi: Siempre lo hay. Siempre lo hubo y lo volverá a ver. Llevamos diez años y siempre nos preguntan en todas las entrevistas qué pasa en Galicia que ahora es muy buen momento.

Carlangas: Desde Golpes Bajos es muy buen momento.

Yo lo veo también desde un lado más internacional.

Xavi: También es que la internacionalidad es cosa de ahora, ¿no? Pero en Galicia siempre ha habido buen fondito. No sé qué será, si es que no salimos de casa. Igual son las verbenas. [Risas]

Carlangas: Internet está claro que ayuda a ese mundo global, pero para mí Golpes Bajos era un grupo que sonaba a la altura de cualquier grupo inglés de la época y que a nivel lírico se fumaba a muchos de los tótems, de los míticos. En esa época no tenían Internet y sí cintas de casette, y ahora pues Internet nos permite que Baiuca, Esteban & Manuel, Fluzu, Malandrómeda… que todos ellos reconviertan a su manera lo tradicional y lo local y lo traigan a un lenguaje más actual y sobre todo más global, y que lo hagan tan guay. Hay un montón de bandas y ahora son más visibles, y eso está muy guay. Siempre las hubo, yo ahí soy de la opinión de Javi. En los 2000 estaban Triángulo de Amor Bizarro, que hacían y siguen haciendo discos de puta madre.

Xavi: Xoel López también lleva la hostia de tiempo también ahí arriba.

O Iván Ferreiro.

Carlangas: Claro, claro, el Iván Ferreiro haciendo temas de karaoke, que llegaron a la población global. A lo mejor es que llueve mucho y tenemos que estar todo el tiempo cubiertos, puede ser, pero bueno… Tampoco tiene mucho sentido, porque a los andaluces les da mucho el sol y también hacen cosas muy guapas.

Xavi: Granada es la hostia, tío.

Ahí tenéis el crossover ese con Dellafuente, de punta a punta de la península.

Anxo: Fue muy guapo.

Carlangas: Inesperado total. Nos conocimos prácticamente en el estudio.

¿Qué tal con Della?

Carlangas: Genial.

Xavi: Es majo, tío, es de puta madre. Es así cercano, simpático… También nosotros igual somos como muy amistosos pero un poquito invasores, y claro, iba él con su productor y nosotros cuatro haciendo el bruto… No sé, nos llevamos muy bien con él, hicimos muy buenas migas. Estuvimos apenas una semana conviviendo todo el rato y todo iba muy guay, la canción iba todo el rato hacia delante, las discusiones sobre música siempre muy sanas… Flipamos porque tienen otro planteamiento de todo. Pasa una movida, que yo estoy acostumbrado a llegar al estudio y tirarme una mañana afinando la batería para cada puta canción e invertir mazo tiempo en el puto sonido de la caja, en el sonido del bajo. Y ellos llegaban y tiquitiquití y ya está. Y es la hostia. Y consiguen mucho con su forma de hacer…

Fotografía: Promo

De eso iba un poco el último disco de Jack White, ¿no? De la confrontación entre toda una vida analógica y un futuro digital…

Xavi: Consigues cosas nuevas y es que es difícil decir que no a hacer una batería en media hora. Es la hostia, es muy divertido.

¿Cuál es el tema que más os ha costado del disco?

Carlangas: Pues no sé… ¿“Atlántico”?

Anxo: “Joven Con la Edad” también, quizá.

Carlanga: Bueno sí, porque hicimos muchos arreglos. Teníamos la letra y la melodía y la arreglamos por muchos palos.

Xavi: Hay muchas versiones de todas las canciones. De esas dos en concreto hay varias versiones hechas. Al final lo que buscábamos era no estar cómodos. Alguna versión de “Joven Con la Edad” funcionaba en clave rock & roll y era como: “No, mierda, esto es lo mismo de antes o podría estar hace dos discos”. Hasta que no encontrábamos con la fórmula para que fueran…

De ‘este’.

Xavi: Sí, eso.

Carlangas: “Atlántico” por ejemplo era un beat que nosotros teníamos y con el que no nos sentíamos demasiado cómodos porque era sólo ritmo… Y de pronto fuimos al estudio la última semana de grabación y salió un piano, un Rhodes, y se montó Erik Urano… Fue así un poco por estar encima de las cosas, por no abandonarlo y decir: “Hostia, esto mola pero no le encontramos el punto y vamos a estar hasta que se lo encontremos”.

Anxo: Ha sido cuestión de trabajo.

Carlangas: Sí, un puto dolor. [Risas]

«Ultraligero  al final es la continuación de Campeones del Mundo  pero después de un giro salvaje, más pasional, más primitivo»

¿Y la que más estáis disfrutando justo ahora, en los ensayos?

Carlangas: Pues “Disimulando”, por ejemplo.

Xavi: Sí, yo iba a decir lo mismo, “Disimulando”.

Carlangas: Es una canción que está grabada íntegramente entre casa y el local y que fue un poco un penalti de última hora. Él trajo un ritmo, yo traje una letra y unos acordes, la montamos ahí y tal, nos juntamos en casa para rehacer la idea primaria… Como nunca la habíamos tocado en directo cuando empezamos a hacer los ensayos, dijimos: “Hostia, que gustazo empastarla”.

¿Qué planes tenéis para el año? ¿Girar y…?

Carlangas: Sí, lo que vamos a hacer ahora son cuatro conciertos de presentación, en Barcelona, Bilbao, Santiago y Madrid, y luego tenemos un porrón de festivales (la mayoría no están anunciados), hasta octubre o así, y luego haremos una gira en salas. Igual hacemos algo por el décimo aniversario, que se cumplen diez años de que editáramos el primer disco y, bueno, tenemos ideas ahí. Sobre todo la idea es que la música no pare. Ahora porque estamos de promo a tope, preparando el directo a tope, pero cuando se calmen un poco las cosas nos volveremos a ver de nuevo en el local de ensayo y a ver qué coño se nos pasa por la cabeza.

¿What’s next?

Xavi: Esa es la actitud.

Con Novedades Carminha está garantizado.

 

error: ¡Contenido protegido!