La congresista Alexandria Ocasio-Cortez viraliza “Lisztomania” de Phoenix

Durante la última semana, ha recibido un incremento de streams (vídeo y audio) del 192%

Está bastante claro que “Lisztomania” es la canción más popular de los franceses Phoenix a día de hoy. En YouTube, su videoclip oficial y el audio que subió un usuario hace casi una década acumulan cada uno más de quince millones de visualizaciones. Mientras, en Spotify, por ejemplo, supera los ciento veinticinco millones de reproducciones (“1901” está por encima en la popular plataforma de streaming). No obstante, durante la última semana “Lisztomania” ha recibido un incremento de streams (vídeo y audio combinado) del 192%, según un informe de Nielsen Music. Por si fuera poco, ha crecido un 320% en lo que a descargas legales se refiere y su videoclip ha entrado en el chart de Estados Unidos de YouTube por primera vez en su historia.

“It’s not hard to let it go”

Curiosamente, esta repentina revitalización de la canción se debe a un antiguo vídeo de la joven congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez bailando “Lisztomania” en la azotea de algún edificio de la Universidad de Boston donde estudiaba. El origen de dicho clip se debe a que, por entonces, un usuario publicó en YouTube un vídeo con escenas del largometraje The Breakfast Club (conocido en España como El Club de los Cinco) con los protagonistas bailando, en este caso el aludido hit perteneciente al genial “Wolfgang Amadeus Phoenix” (2009).

Parker Higgins, el director de proyectos especiales de la Fundación por la Libertad de Prensa americana y experto en la web abierta y propiedad intelectual en la era digital, quiso contextualizar el vídeo a través de las redes sociales:

El maravilloso vídeo de Ocasio-Cortez que se está distribuyendo en este momento (aparentemente por idiotas incapaces de disfrutar de la alegría) es en realidad parte de un fenómeno cada vez más olvidado denominado cultura de la remezcla.

“From a mess to the masses”

Así y todo, una cuenta anónima de extrema derecha (ya borrada) compartió el vídeo en Twitter con el fin de difamar y ridiculizar a la mujer más joven de la historia en ser elegida para el Congreso. Tal y como podemos imaginar, el efecto ha sido totalmente contrario. Ella, como vemos a continuación, lo tiene claro:

Si los republicanos piensan que las mujeres bailando en la universidad es un escándalo, ¡esperad a que descubran que las mujeres bailamos también en el Congreso!

error: ¡Contenido protegido!