Tal y como ha venido detallando en los últimos días Lana Del Rey a través de sus redes sociales, ya tenemos disponible un tercer adelanto de su próximo álbum de estudio “Norman Fucking Rockwell”. Por el momento no tenemos fecha exacta para la publicación del sucesor del olvidable “Lust For Life” (2017), pero ciertos medios anglosajones apuntan –más o menos– a finales de marzo. El caso es que “Mariners Apartment Complex” y “Venice Bitch” –primer y segundo adelanto respectivamente– han funcionado a la perfección y nos han hecho recobrar la ilusión por encontrar a una Elizabeth Woolridge Grant más honesta, sincera, que recupere el brío sin perder por ello ni la elegancia característica de su propuesta ni su personalidad. No obstante, es hoy cuando Lana y Jack Antonoff llevan todo a su máxima expresión.

Una Sylvia Plath 24/7

Porque, sin duda, el productor de laureados discos como “Melodrama” (2017) de Lorde o “MASSEDUCTION” (2017) de St. Vincent ha sabido dar a Lana Del Rey lo que necesitaba, y en “hope is a dangerous thing for a woman like me to have – but i have it” nos ofrecen una austera y minimalista balada guiada únicamente por un tímido piano que sirve de sustento para que la neoyorquina exponga una de sus letras más confesionales y sinceras. Lana parece verse reflejada en la atormentada escritora y poetisa Sylvia Plath, quien decidió acabar con su vida al poco de haber cumplido los treinta años de edad tras numerosas depresiones e intentos de suicidio. Su obra, tristemente, no ha sido reconocida con la importancia que merece hasta después de su fallecimiento.

Don’t ask if I’m happy, you know that I’m not
But at best I can say I’m not sad”