Face To Face (V): Amaia – Un Nuevo Lugar

En época de Ilíadas constantes contra la Troya de la industria musical por parte del mundo de lo urbano, sigue aún así siendo bien raro encontrar Ulises que vengan de mundos más normativizados y no tan combativos como la calle. Y lo último que cualquiera podría haber esperado es que esa Juana de Arco que iluminara en cierta manera la cruzada contra el sistema desde dentro por parte de lo alternativo (de lo ‘indie’) resultara siendo una concursante del reboot de Operación Triunfo.

Algo más de un año después, Amaia ya puede decir que se proclamó ganadora del talent, que fue a Eurovisión y después al Primavera Sound, que es prácticamente el único tema de conciliación en esta España dividida hasta por Rosalía y que la adora todo el mundo, dentro y fuera del mainstream, dentro y fuera del alternativo. Ha protagonizado varias colaboraciones sonadas y ha dejado otra actuación impecable más en OT, esta vez invitada en la final de la fracasada segunda edición, y su figura es tan atractiva (para bien o para mal) que ya ha sido carnaza de revistas del corazón y hasta El Español se ha hecho eco de su supuesta relación turbulenta con Universal, presuntamente por el celo excesivo de su hermano y mánager.

Ahora, por fin, Amaia ya ha publicado la que es la primera canción enteramente suya, “Un Nuevo Lugar», y dos de nuestros redactores discuten sobre si cumple o no las expectativas.

A favor: Mané López

Amaia. La ungida, la elegida por todos para que desde que dentro de un reality show interpretara y reivindicara a Florence and the Machine, Zahara o David Bowie con una serie de versiones que la valieron para granjearse la curiosidad de un sector alejado del brillo y oropel del programa.

No os voy a engañar: tanto encumbrar a una chica por versionar a Neutral Milk Hotel en esa academia me hizo arquear una ceja y mirar para otro lado. ¿Y qué? ¿Habría que admirar a cualquier persona que se tocara algo de los de Jeff Mangum en YouTube y tuviera unas mínimas nociones musicales más allá de lo comercial? Vamos, por favor.

Partía con ciertos prejuicios debido al aludido contexto que rodeó el nacimiento de Amaia como artista y también por la expectación de tantas personas: todo este hype no parecía adelantar nada bueno. El tiempo que ha pasado desde que salió del programa hasta la publicación del primer single, la colaboración con Carolina Durante, haberse ido a Nueva York con Raül Refree para grabar su primer disco… ¿Merecería la pena o nos estarían pintando muy bonito un producto que no se sostendría por sí mismo? Al fin y tras escuchar “Un Nuevo Lugar”, tuve que admitir mi equivocación. Amaia se ha salido por la tangente entregándonos un anti-single alejado del producto habitual televisivo gracias al que hace una especie de statement sobre el estado actual de su carrera: ésta es Amaia, prepárense que vienen curvas.

“Un Nuevo Lugar” tal vez haya decepcionado a todas las personas que esperaban un contundente golpe sobre la mesa ratificando todas las influencias más ‘indies’ de la artista, pero el movimiento no podía ser más acertado. Ya sabíamos las inquietudes musicales de la vocalista, así que ahora tocaba ver si se podían materializar en algo 100% propio, algo que se demuestra gracias a ese juego melódico minimalista y delicado à la Sufjan Stevens meets Björk de “Utopia”, alejado de las melodías bombásticas y la sobreproducción de sus compañeros de OT. Minimalismo versus grandilocuencia. Autenticidad en contraposición a un producto prefabricado. Amaia y el resto.

El tiempo transcurrido hasta el estreno del single y la labor de Raül Refree, quien entra en perfecta comunión con la pamplonica situándose en un exquisito punto intermedio entre la melancolía minimalista de Rosalía en “Los Ángeles” y lo marciano de Niño de Elche en “Antología del Cante Flamenco Heterodoxo”, consiguen sacar lo mejor de Amaia gracias a un arreglo delicado de guitarra, coros angelicales e instrumentaciones oníricas que potencian su apartado vocal. ¿Cuántas artistas procedentes del mass media pueden decir que han facturado un producto así?

“Un Nuevo Lugar” funciona en todo momento y a todos los niveles: como single aislado contenta a los fans ansiosos por escuchar material propio de la artista y también a los críticos curiosos por el devenir de una artista tan singular como la pamplonica. Por otro lado y como canción que aparecerá dentro de su álbum debut, es un delicioso aperitivo con el cual se anticipa un posible elegante ambigú. Así que ya es cuestión de esperar que nuestras creencias sobre el producto resulten ciertas. Oremos.

En contra: Diego Rubio

Vaya por delante que estoy de acuerdo en prácticamente todos los detalles a los que apunta mi compañero Mané, que por otro lado y como cualquiera que esté medio familiarizado con nuestras opiniones ya sabrá es uno de los redactores de esta web con los que más coincido en casi todo siempre.

Estoy de acuerdo en que Amaia hace bien en distanciarse del producto OT respondiendo a la enorme expectación generada por la cantante (la que más ha tardado de su promoción, a la que sirve además como bandera, en sacar algo propio) con un falso single, estoy de acuerdo en que colabore tanto con Rozalén mirando de cerca la radiofórmula como con Carolina Durante por Marcelo Criminal, disparando la visibilidad de ambos y dejando bien fuerte un pie pisando la escena alternativa. Estoy de acuerdo en que se mantenga cerca del Primavera Sound y en que permita que en “Un Nuevo Lugar” se dejen intuir los rifirrafes con Universal, a quienes parece decir ‘adiós’ junto a su pasado en la academia, en apenas dos minutos de canción que traen los ecos arpegísticos de Sufjan Stevens y coros celestiales. Estoy de acuerdo en que se haga el harakiri radiofónico o que le plante a las radios el desafío de romper sus principios y pinchar un tema sin estribillo.

Pero al final no es más que marketing y una prueba más de que el sistema por lo general ha aprendido a aceptar la disidencia y ofrecérnosla para tener controlados también a los ‘rebeldes’. No, no abundan las Rosalías o las Bad Gyals. Que ojalá, ¿eh? Pero no. Es Universal quien le está dando las herramientas para grabar su disco en Nueva York de la mano de Refree y con la ayuda de Lee Ranaldo, y es Universal quien plantea una campaña de promoción que pasa por colaborar con una banda de su entorno como es Carolina Durante (Sonido Muchacho ha licenciado su debut a la major) y por lanzar este “Un Nuevo Lugar” que va de romperreglas, así que tiene poco sentido que sea Amaia la que empiece a dar sensación de víctima vampirizada de la industria, más cuando ha salido (no lo olvidemos) de un talent y encima ha participado en Eurovisión.

Por otro lado, el revuelo distrae, y tengo claro que si esta canción la hubiera sacado Zahara, Intana, PAVVLA, Alondra Bentley o cualquiera de nuestras cantautoras alternativas no hubiera llamado ni la mitad de atención. Porque Amaia es quien es y nos tiene distraídos con su sencillez, con su magnetismo, con su voz todoterreno, emotiva y llena de matices, o con su naturalidad (casi inocencia) para saltar a la ligera del mainstream al alternativo, pero musicalmente no es esto lo que se espera de ella. A lo mejor es que nos pasamos con las expectativas, pero la realidad es la que es. Y este no es precisamente el “nuevo lugar” en el que yo quiero ver a Amaia. En cualquier caso, toca esperar.

error: ¡Contenido protegido!