Rufus T. Firefly
Loto

10

Con «Magnolia” (2017), Rufus T. Firefly sentaron las bases de una nueva etapa en el sonido de la banda, ahondando mucho más en la psicodelia sesentera de los primeros discos de Tame Impala o los Beatles más ácidos. Con «Loto”, la continuación natural de ese trabajo, los de Aranjuez se erigen como los adalides de esos sonidos más cósmicos reinventádolos en castellano para crear un ambiente tan onírico como acogedor y, además, con una buena dosis de cultura friki en sus letras (referencias a series como Cosmos, Stranger Things o Black Mirror y a un clásico de los videojuegos como Final Fantasy), pensadas para expandir conciencias. Un disco que se hace corto (sólo ocho canciones), pero que nos permite viajar sin movernos del sitio.


Mourn
Sorpresa Familia

9

Tras una disputa legal con Sones, el sello español que no sólo impidió la edición de su registro anterior en nuestro país, sino que además evitó que el grupo hiciera su correspondiente gira de presentación por el resto del mundo, Mourn vuelven a la carga con un disco que nace del coraje y la frustración que les provocaron tales acontecimientos. En “Sorpresa Familia” continúan con la exploración creativa que comenzaron en “Ha, Ha, He” (2016), pero aquí la experimentación ha sido visiblemente más considerada y las ideas se muestran más concretas y definidas. Fieles a su esencia, a sus letras directas, a su oscuridad y al juego de voces de Jazz y Carla que hace tan personal este proyecto, ahora suenan más furiosos que nunca. Paradójicamente, a nivel musical, este álbum tiene más canciones de aura luminosa que los dos anteriores. En él subyace un espíritu renovado y de libertad, optimista en cierta manera, que se percibe desde su misma portada, esta vez en color. Resulta encomiable la capacidad del grupo para afrontar la adversidad y sacar provecho de ella. Hay mucha verdad en este disco, y una sensación real de que lo mejor está por venir.


Kokoshca
El Mal

8

Algunos están denominando «El Mal” como el disco de confirmación de Kokoshca. Algo que para esta casa no es otra cosa que una auténtica estupidez, ya que los pamplonicas llevan siendo una realidad consolidada incluso antes de que El Quinto Beatle echara a rodar. Después de un notabilísimo «Algo Real” (2016), el grupo liderado por Iñaki y Amaia ha vuelto a colarse en nuestra lista de mejores discos nacionales del año con el que seguramente sea su disco menos sencillo. «El Mal” tiene una dosis menor de estribillos acaramelados y efervescencia pop, aunque tampoco es que Kokoshca hayan sido nunca un grupo de dártela cortita y al pie… Ese mayor empaque y riqueza musical viene acompañado de la crítica, el humor y la personalidad desbordante que  siempre han brillado en sus letras. En resumen, hay pocas excusas para empezar a ponerte al día en 2019 sin haber cerrado antes un deber tan importante como el de escuchar el último disco de Kokoshca.


Yung Beef
A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4

7

Gracias a la influencia del trap, concepto aún cajón de sastre, el mundo del hip-hop y las músicas urbanas se han revitalizado en los últimos años. En España, de entre los que abanderan estos nuevos sonidos seguramente Yung Beef sea quien más ha querido desmarcarse de una industria que poco a poco ha ido fagocitando a sus compañeros. Así las cosas, durante este último año el granadino ha publicado tres mixtapes de manera independiente. De entre ellas, «A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4” ha sido sin duda la que le ha consagrado como una de las más grandes figuras que ha portado la nueva escena urbana a nuestro país, años después de empezar su carrera con PXXR GVNG (posteriormente Los Santos). Si echamos la vista atrás, gracias a «A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4” podemos observar la madurez que ha adquirido el granadino en todos los aspectos artísticos, consiguiendo que Yung Beef refleje esa parte enormemente oscura de la generación millennial: drogas, sexo por puro placer, luchas de ego, pérdidas de identidad… Esta mixtape es el hito que necesitaba la escena urbana nacional para ser considerada con el valor que merece.


La Plata
Desorden

6

La Plata lanzaron el pasado mes de marzo su primer y esperado LP y consiguieron cumplir, e incluso superar, las expectativas que habían levantado con su espectacular 7”. «Desorden” es un disco de pop acelerado, sintetizadores ochenteros y letras que arden como lo hacen los sueños de juventud. Y es que la música de La Plata acomoda elementos del punk, del post-punk y de la new wave mientras los teclados crean atmósferas tristes que les sientan de maravilla a sus canciones. Por ahí andan Joy Division y Eskorbuto, dándose un fraternal abrazo. Sin duda, estamos ante uno de los mejores trabajos nacionales de este 2018

Es esa rabia, esa actitud, la que hace que La Plata sea un grupo tan creíble y con el que se puede uno identificar hasta los cimientos. Sólo el tiempo dirá si se queman rápido y mueren dejando un precioso cadáver o si saben evolucionar para convertirse en un nuevo grupo de referencia para esa segunda ola del post-pop-punk que estamos viviendo.