Analog Love celebra su quinto aniversario por todo lo alto

Lux Naturans, Grupo de Inventores y Opatov fueron los invitados y encargados de poner música a la celebración que Analog Love organizó por sus cinco años dando guerra en la escena psicodélica estatal



El 22 de diciembre fue un día especial para Analog Love, el sello zaragozano que nació allá por 2013 junto con My Expansive Awareness. Este año se cumplía ya un lustro desde su creación, por lo que no quisieron desaprovechar la ocasión y montaron una de esas muchas veladas que nos han ofrecido a lo largo de estos años en El Zorro, un pub del centro de Zaragoza con un gran recorrido detrás.

Unificando la psicodelia

A lo largo de estos cinco años, Analog Love se ha establecido como uno de los sellos underground más queridos de su tierra, así como todo un estandarte de la escena psicodélica a nivel nacional, acogiendo nuevos grupos bajo su manto y acercando a muchas bandas internacionales a nuestro país. Lo que comenzó con My Expansive Awareness pronto añadiría a sus filas a otras agrupaciones zaragozanas como One Dimensional Band, Exnovios, Los Ojos o Velcoro, así como de otras ciudades españolas como Celica XX o Neu Matter, sin olvidar proyectos personales como el de Kim Fasticks o Modern City Limits.

En el entorno festivalero y de conciertos, ya cuentan con seis ediciones del Zaragoza Psych Fest, un encuentro anual en el que bandas de dentro y de fuera nos ofrecen un fin de semana cargado de psicodelia, habiendo pasado por aquí gente como Melange, Alien Tango, Quentin Gas & Los Zíngaros, Black Market Karma, Desert Mountain Tribe o Holy Wave, además de haber organizado multitud de bolos y guateques en los que varias bandas ofrecen noches para el recuerdo.

Una noche cósmica

Algo así fue lo que aconteció la noche del 22, en la que el sello trajo a varios amigos para celebrar el evento. A eso de las 23:00 daba comienzo el concierto de Lux Naturans, grupo también zaragozano que a lo largo de este año ha publicado un par de EPs y está a punto de completar una trilogía con un último lanzamiento que saldrá en breve. La banda, que ha sido comparada en más de una ocasión con grupos como Beach House o Daughter, transportó al directo ese dream-pop de guitarras cristalinas y melodías sutiles con gran acierto, ganando más peso los beats electrónicos encargados de la rítmica y con un toque bailable cercano a grupos como Portishead. Entre sus canciones, algunas en inglés y otras en francés, presentaron varios temas de ese tercer EP que está por salir y sonaron algunas de sus composiciones más recientes como «Still Inside”, de su EP «A Monster Sleeping”, así como temas más antiguos como «Leave Me Alone” pieza con la que se dieron a conocer, sin olvidar la fantástica «Hold On” de su primer EP, «We All Have”.

Tras un concierto que nos hizo entrar en calor y dejó buen sabor de boca, arrancaron Grupo de Inventores, del sello Zaragozafelizfeliz y que venía a sustituir a Los Ojos, quienes se vieron obligados a cancelar su concierto por problemas de salud. La oportunidad le vino que ni pintada al grupo para presentar «Abgrund”, su primer EP, el cual ya ha sido lanzado digitalmente y verá la luz en formato físico próximamente. «Esta es la música que escucharía Goya si estuviese vivo” decía G. Inventor para presentar a la banda, un frontman nervioso y muy hablador, que entre presentaciones y divagaciones filosóficas ofrecía trallazos de pop cósmico, como a ellos les gusta llamarlo, con un sonido muy sólido y canciones divertidas y guitarreras de esas que se te pegan sin que te des cuenta, como esa «Zona Cero” que en directo ganaba músculo o la psicodélica «La Edad de Oro”.

Opatov fueron los encargados de cerrar la sesión antes de pasar a los DJs. Con dos discos ya publicados bajo el brazo, el grupo catalán dio un show de psicodelia pura, de esos que te transportan a lugares lejanos y tú te dejas llevar desde la primera nota. A esas guitarras de aires space rock se sumaron voces con mucho reverb que a veces se acercaban al shoegaze y a grupos como Hookworms, añadiendo además toques de krautrock y acid gracias a sus cambios de ritmo, sus extensas jams y la inclusión de un saxofón, instrumento que nunca sobra y que engrandeció un sonido ya de por sí grandilocuente. Con Opatov llegó un punto en el que ya no sabíamos exactamente qué estaban tocando o cuándo acababa una canción y empezaba otra, porque poco importaba, los temas de su segundo disco se acoplaban perfectamente a los del primero, de manera que todo pareció a una gran jam psicotrópica en la que todos quedamos atrapados hasta finalizar.

Y que cumplas muchos más

Las felicitaciones y agradecimientos a Analog Love se repitieron a lo largo de una noche que esperamos se repita durante muchos años, con distintas bandas y de distintos lugares, pero siempre manteniendo viva la llama de una escena psicodélica que sigue extendiéndose y manteniendo una base muy sólida tanto dentro como fuera de nuestro país. Sin más, nosotros también felicitamos a Analog desde aquí por esos cinco años, esperando que cumplan muchos más.

error: ¡Contenido protegido!