Matty Healy de The 1975 matiza sus comentarios acerca de la misoginia en el hip-hop

Además, la banda ha conseguido su tercer número uno con "A Brief Inquiry Into Online Relationships"



Matty Healy ha concedido durante el último mes diversas entrevistas a medios de Inglaterra y de Estados Unidos para promocionar “A Brief Inquiry Into Online Relationships”, el más reciente álbum de The 1975. Se trata –indudablemente– de un salto cualitativo para la formación de Mánchester, y sus letras ahora resultan mucho más sinceras y cargadas de potentes imágenes. De toda la colección tal vez debamos destacar (lírica y musicalmente) “Love It If We Made It”, con líneas como «Selling melanin and then suffocate the black men / Start with misdemeanours and we’ll make a business out of them” o «Rest in peace Lil Peep / The poetry is in the streets / Jesus save us / Modernity has failed us”. Sobre ello (en concreto acerca del consumo de drogas por parte de las figuras de la industria musical actual) le preguntó el periodista Larry Fitzmaurice durante su conversación para The FADER. Healy explicó que:

Uno de los problemas es la juventud del hip-hop. En este momento, con el rap de SoundCloud, todo se ha convertido en una especie de competición por ver quién toma más drogas, y eso ya sucedió en el rock and roll. Ese tipo de cosas desaparecen según pasa el tiempo. La razón por la que la misoginia ya no existe en el rock and roll es porque es un vocabulario que existió durante tanto tiempo que se eliminó por sí mismo. Todavía existe en el hip-hop porque [el género] es muy joven, pero parará. Por eso tienes en este momento jóvenes negros, también hombres de la edad de Kanye, hablando de su relación con ellos mismos, lo cual es un gran paso adelante para el hip-hop. Drake, por ejemplo. Pero luego dirán: «But I still got bitches”. La relación de la escena con las mujeres no ha alcanzado su relación consigo misma, pero es algo que sucederá.

No sé qué es la ‘industria’, pero parece estar muy guiada por el hip-hop en este momento. […] Una de las razones por las que estaba tan aterrorizado de exponer que era adicto a la heroína es el cliché que crearía. Ya me conoces lo suficiente como para entender que la idea de que yo haga algo que sea un cliché del rock and roll es algo que me gustaría evitar. Todavía no tenemos los clichés de Xanax. Da miedo. La razón por la que Lil Peep resonó tanto conmigo es porque murió mientras estaba en rehabilitación. Es diez años más joven que yo.

¿Misoginia en el rock and roll a día de hoy? Sí, pero mucho menos aceptada y permitida que en el hip-hop

Dichas declaraciones daban a entender que el rock and roll ya ha abandonado 100% esa misoginia y cierto vocabulario por la propia edad del género, mientras que en el hip-hop se sigue permitiendo e incluso se ensalza, al igual que el uso, abuso y adicciones a las drogas. Las críticas en la red llevaron a Healy a publicar una serie de tuits donde aclaraba el malentendido:

Lo que dije no es correcto. Pero no todo es una cita errónea. Sólo por aclararlo: dije que la misoginia no está PERMITIDA en el rock and roll a día de hoy como sí lo está en el hip-hop; no quiero decir que no exista, eso es quizás una cita errónea, ya que soy consciente de la misoginia en el rock. Nunca negaría la EXAGERADA misoginia que existe en el rock and roll. Está en todas partes y ha sido algo extrañamente aceptado desde sus inicios.

The 1975 Breaks Down “Love It If We Made It” On Genius’ Series ‘Verified’

“We have to just really love each other and if you don't, just try, on a mechanistic level” —The 1975 on “Love It If We Made It” ?http://so.genius.com/MTvl7Xc

Geplaatst door Genius op Donderdag 1 november 2018

Una problemática compleja difícil de simplificar

El líder de The 1975 siguió escribiendo para aclarar que en parte sus palabras expuestas en la entrevista reducían excesivamente la profundidad del asunto, y que incluso podrían haber insinuado que el problema de la misoginia es exclusivo del hip-hop cuando en realidad no lo es. También confiesa que siente no estar lo suficientemente educado para, como figura pública, hablar abiertamente sobre ciertos temas espinosos, profundos y con numerosas aristas como el que nos atañe o el feminismo:

Sólo por aclararlo: no me estoy disculpando por decir que «la música rock carece de misoginia. Yo no dije eso. Cualquiera que diga que el problema no es tan profundo como todos pensamos muy probablemente no tenga ojos en la cara. Es la cosa más estúpida que he escuchado jamás. Me estoy disculpando por el hecho de que mis palabras pueden INSINUAR que la misoginia en la cultura y en la música es un tema exclusivamente del hip-hop (y la gente negra). No creo eso. Lo que creo es que no estoy lo suficientemente educado para hablar sobre ESO correctamente y una gran parte es debido a la polla blanca que tengo.

Cabe destacar que, como puede verse en la imagen de más arriba, The 1975 han conquistado su tercer número uno en el Reino Unido con “A Brief Inquiry Into Online Relationships”.

View this post on Instagram

“I don’t listen to rock bands,” said Matty Healy, 29, who sings, produces and plays guitar in @the1975, his more-famous-than-you-think British group that is, in a way, a rock band. Together for more than 15 years, but commercially successful only since 2012, #the1975 has developed over the course of 4 EPs and 2 albums into an intentional anomaly: a quote-unquote band that takes the playlist age’s lack of boundaries around genres as a given and aims, as its mantra goes, to create as it consumes. The band’s third LP, “A Brief Inquiry Into Online Relationships,” out November 30, crams together Auto-Tuned vocals, catchy guitar licks, flashes of R&B and neo-soul, acoustic tear-jerkers into a cogent, 58-minute musing on addiction, fame and technology. The album was written and produced entirely by Matty, and his partner and drummer George Daniel. And the band isn’t done yet. “When it comes to the 1975, just trust me,” Healy said. “We’ve done it right so far.” Matty is photographed here by @magdawosinskastudio on #nytassignment. Visit the link in our profile to read more.

A post shared by The New York Times (@nytimes) on

error: ¡Contenido protegido!