Fotografía: Juan Pérez-Fajardo

Este año, Varry Brava han dado el salto de público definitivo con “Furor” gracias a composiciones de gran calidad con una enorme producción, centrándose en la adopción del sonido más reciente de Miss Caffeina elaborado también a partir de influencias de grupos españoles de la ola más electrónica de los años ochenta (encabezada por La Mode y Tino Casal) y de otros procedentes de la new wave británica (Tears For Fears o The Human League). No obstante, el trío ha querido recordar esta semana un momento especial en su trayectoria, cuando decidieron dar el gran paso que los ha llevado hasta donde están ahora:

Esta semana se cumplen dos años de un momento importante en nuestra carrera: veníamos de correr por la ciudad con los ojos cerrados, cruzar entre los coches sin dirección, saltar de una acera a la otra y ver amanecer por toda España. Quemamos cuerdas, nos vestimos de estrellas del pop y de ser una pandilla de amigos que tomaban cerveza nos convertimos en una banda de rock, de las que siempre quisimos ser. Entonces hubo que parar un poquito, mirar quienes éramos, cambiar de barco, despedirnos de algunos tripulantes que buscaban nuevos mares y, finalmente, llegados a nuevo puerto, sentarnos a mirar que delante de nosotros se abría un ‘Safari’ nuevo, lleno de colores nuevos, amigos nuevos, apoyos nuevos, retos nuevos, y nunca hubiéramos imaginado que el paseo fuera tan bonito. Desde el día que salió “Safari Emocional” hemos llenado salas, hemos pasado por los escenarios principales de todos los festivales y hemos causado “Furor” por donde habéis querido venir a bailar con nosotros.

“Una especie de Doctor Jekyll y Mister Hyde”

Así, justo cuando se cumplen dos años de la publicación de su anterior “Safari Emocional” (2016), Varry Brava editan el single “TCDS (Todo Cambia de Sentido)”, una de las trece canciones que el grupo grabó para su tercer álbum de estudio pero que finalmente no incluyeron. El trío explica:

Por motivos de superstición decidimos no incluirla en el álbum y editarla en un futuro. La canción va en esa línea intensa y directa, casi agresiva, que de vez en cuando nos gusta sacar. “TCDS” habla de falta de autocontrol, de miedos, de dejarse llevar por el lado oscuro, de locura, una especie de Doctor Jekyll y Mister Hyde.