Sin inicios no habría fin. Sin un final, no habría inicios. La vida de Micah P. Hinson está plagada de ellos, con sus respectivos renacimientos. Así lo reconoce él mismo en la nota de prensa de su nuevo disco, de nombre kilométrico, “When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Destroy You. Un título que bien podría ser un grito de guerra. El amor que el cantante natural de Memphis, Tennessee, profesa a nuestro país (algo que se puede comprobar con el silencio informativo de la crítica especializada musical en su país, o después de ir al apartado de ‘Información’ de su cuenta de Spotify, en el que claramente se aprecia que las ciudades donde más se le escucha son Madrid y Barcelona) se ve reflejado de nuevo en el contexto de este álbum dirigido al tuétano de la emoción. Como en el resto de sus trabajos, Hinson no se contenta con sacar un álbum sin más, sino que pretende contar una historia, en esta ocasión afincada en Galicia y con trasfondo religioso.

El Camino de Santiago y el Apocalipsis

“When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Destroy You” presume de ser un auténtico manual apocalíptico. Un torrente de furia que contrasta con sus últimas y más recientes canciones, barnizadas por la melancolía, perfectas para saborear al calor de la calefacción y en preferible hora nocturna.

En esta nueva entrega se sirve de la figura del apóstol Santiago y la ciudad coruñesa de quien recibe el nombre. El profeta Miqueas, de quien ya usó la inspiración para su anterior álbum y que a juzgar por su nombre (Micah) el autor puede sentir cierta identificación, viene citado en la nota de presentación del disco: “Según se dice, hay una catedral en la ciudad de Santiago de Compostela que es el lugar de descanso final del apóstol Santiago. Los peregrinos han estado viajando a la catedral durante años, queriendo encontrar paz, consuelo y esperanza en sus pasos a lo largo del paseo desde Francia hasta España. Dentro de las grandes puertas de esta catedral hay una estatua. Un hombre llamado Maestro Mateo se encargó de tallarla en piedra en el siglo XII. Es Santiago, rodeado de 24 músicos, con sus antiguos instrumentos en la mano: algunos afinan, otros miran, otros simplemente están sentados y esperan. Por más de 800 años, han estado aguardando a que el apóstol levante sus manos y les dirija. Son los Músicos del Apocalipsis. Traerán el infierno y el cielo a la Tierra. Traerán el Apocalipsis”.

A nuestro autor le encanta el otoño. Justo un año después del reposado, tranquilo y emocional Micah P. Hinson Presents The Holy Strangers, llega este álbum que presume, tal y como hemos visto, de ser un auténtico manual apocalíptico. Los títulos de sus canciones dan fe de ello: “Que le jodan a tu sabiduría”, “El Sueño de los Condenados”, “Mi sangre te llamará desde la Tierra”, o la última y quizás más sorprendente y experimental “Las Calaveras de Cristo”. Un torrente de furia que contrasta con sus últimas y más recientes canciones, barnizadas por la melancolía, perfectas para saborear al calor de la calefacción y en preferible hora nocturna.

Fotografía: Press

Un triunfal regreso a la electricidad

La diferencia más notable respecto a su anterior obra es su decidida apuesta por un sonido eléctrico, poderoso, estridente y rocoso del que sobresalen guitarras pesadas, ritmos de batería contundentes y sí, alguna que otra balada dylaniana con el único acompañamiento de la acústica. Sin embargo, en este nuevo trabajo sorprende que encajen muchísimo mejor estos palos más duros que los más tranquilos.

Pero “When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Destroy You” es otra cosa. Sin duda, la diferencia más notable es su decidida apuesta por un sonido eléctrico, poderoso, estridente y rocoso del que sobresalen guitarras pesadas, ritmos de batería contundentes y sí, alguna que otra balada dylaniana con el único acompañamiento de la acústica. Sin embargo, en este nuevo trabajo sorprende que encajen muchísimo mejor estos palos más duros que los más tranquilos. Canciones como “The Sleep of the Dammned” o “Small Spaces”, los dos singles escogidos de cara a la presentación, sobresalen frente a otros más lentos, como “Fuck Your Wisdom”.

El punto de partida (I Am Looking for the Truth, Not a Knife in the Back”), resulta ser un medio tiempo de una interpretación magnífica, como una continuación del “The Holy Strangers”, o un prólogo de la descarga eléctrica que se sucederá en los próximos minutos. El cantante se desenvuelve bajo un ritmo e instrumentación inspirada y apasionada. Nada más terminar arranca la ya nombrada “The Sleep of the Damned”, donde una guitarra con cierta ecualización grunge convive con un órgano hammond en sus notas más agudas. La voz, grave y distorsionada, entona una melodía similar a himnos folk de su repertorio como “Seven Horses Seen” o “Take Off That Dress For Me”. Y hasta se permite incluir un solo de guitarra en el final.

Amargo al paladar pero a la vez dulce y somnoliento

Siete canciones en las que se alternan las baladas más prototípicas de su carrera con el registro más eléctrico. Homenaje a Galicia y a su Camino de Santiago, este nuevo álbum se puede contemplar como una serie de plegarias ofrecidas al Santo Apóstol desde la más pura humildad, pero, eso sí, repletas de vehemencia.

La rebelde e iconoclasta “Fuck Your Wisdom” baja un poco el listón al resultar algo repetitiva, pero deja unos versos para inmortalizar: Que le jodan a tus coacciones / que le jodan a tu progreso / que le joda a tu sabiduría”… La narración avanza hacia la canción homónima del álbum, “When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Kill You, localizada en el epicentro. Otro tema en el que regresa al papel de crooner habitual, con su voz perezosa llena de remates graves que, ecualizados y trasvasados al estudio, aportan el aroma siempre frágil y nostálgico que caracteriza la obra de Hinson. Estos Músicos del Apocalipsis, cuya formación no aparece siquiera en los créditos –no sería de extrañar que el Flaco de Texas se hubiera ocupado de toda la producción el solo–, destilan un folk country reposado, añejo, amargo al paladar pero a la vez dulce y somnoliento.

Small Spaces” recupera el pulso y la energía con un potente estribillo y un ritmo a contratiempo. Rápidamente, emerge la segunda balada del álbum, “My Blood Will Cut Out to You From the Ground”, cuyo sugerente y poético título no deja a nadie indiferente, metiéndose quizás en la piel del apóstol Santiago. Pero, de nuevo, el resultado es un poco descafeinado si lo comparamos con el resto de baladas folk que cosecha en su haber.

Las calaveras de Cristo

Como un viaje de expiación por sus pecados, Hinson finaliza este recorrido por tierras hispánicas en un intenso pero breve retazo de un desenlace que da lugar a un Renacimiento.

Pero nada que ver con la canción (“The Skulls of Christ”) que cierra esta nueva colección. El epílogo, epígrafe o la mastodóntica nota a pie de página que cierra “When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Destroy You” es una obra conceptual de alto calibre que remite a aquel “The Returning” de su etapa más clásica, nueve minutazos que sólo un prodigio de la composición y la producción musical podría conseguir. Una serie de profecías estallan a voz en grito mientras una maraña de sonidos coronados por los punteos y rasgueos de una guitarra eléctrica planean como ángeles desbocados luchando por un nuevo alumbramiento. Desde la mitad y hasta el final, un feedback de guitarra y el silencio se intercambian las cartas mientras un cántico tenebroso y fúnebre recorre las pistas, que poco a poco va ocupando el primer plano, hasta disolverse en el aire. Micah P. Hinson nos regala una de esas canciones por las que merece la pena vivir, una vez más y tras más de diez años de carrera. El perfecto final a este cántico al apóstol Santiago.

Y sin querer somos transportados al frío y húmedo clima gallego, en el que el botafumeiro de la catedral da la bienvenida a todos los peregrinos al Fin del Camino. Como un viaje de expiación por sus pecados, Hinson finaliza este recorrido por tierras hispánicas en un intenso pero breve retazo de un desenlace que da lugar a un Renacimiento.

Micah P. Hinson – When I Shoot at You with Arrows, I Will Shoot to Destroy You

7.7

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Micah P. Hinson regresa un otoño más por todo lo alto a través de siete canciones en las que se alternan las baladas más prototípicas de su carrera con el registro más eléctrico. Homenaje a Galicia y a su Camino de Santiago, este nuevo álbum se puede contemplar como una serie de plegarias ofrecidas al Santo Apóstol desde la más pura humildad, pero, eso sí, repletas de vehemencia. En resumen, nunca defrauda y esta no iba a ser la excepción.

Up

  • “The Skulls of Christ”, un tema monumental, conceptual e increíblemente ambicioso que se erige como una de las grandes composiciones de su carrera.
  • Los mejores momentos del disco son los eléctricos, sobre todo en “The Sleep of the Damned” y en “Small Spaces”.
  • De nuevo, aunque use los mismos moldes, Hinson demuestra que no se repite en absoluto y siempre consigue sorprendernos.
  • Un disco corto, pero completo a la vez, que no abusa de minutaje ni pretende sobredimensionar su contenido.
  • Es Micah P. Hinson, y siempre es motivo de celebración recibir un nuevo trabajo con su impronta. Y más teniendo en cuenta que, a pesar de sus orígenes, es un enamorado de nuestro país que siempre se mantiene oculto y que puede aparecer por cualquier bar, micrófono abierto o esquina, con su guitarra al hombro y el espíritu de Woody Guthrie.

Down

  • Las canciones acústicas se desinflan un poco, y en comparación con trabajos anteriores pueden resultar algo repetitivas o desilusionar.