Hace cosa de un año, St. Vincent lanzó al mercado “MASSEDUCTION”, su quinto álbum de estudio y uno de los más cruciales de toda su carrera. Después de un rompedor disco homónimo, cargado de pegadizo pop electrónico y barroco pero excesivamente rígido y frío, Annie Clark se atrevió a abrirse como nunca hasta entonces lo había hecho; poniendo la producción en las hábiles manos de Jack Antonoff, las canciones se privaron de artificio pero ampliaron su paleta sonora sin perder personalidad, alcanzando niveles de desnudez y pureza ausentes incluso en su álbum debut. Las letras acompañaron esta depuración y se hicieron personales y sinceras, exponiendo así los anhelos, vicios y temores de su autora, pero también aguerridas y liberadoras en un sentido social, sexual y, de nuevo, personal.

¿Qué puede aportar Annie Clark con un piano a las intenciones ya expresadas en “MASSEDUCTION”?

Si algo que alabábamos del quinto trabajo de St. Vincent era su capacidad para abandonar la artificiosidad en pos de una mayor pureza y cercanía, ¿no puede resultar un poco redundante desnudar las canciones aún más?

No obstante, y siempre ajena al significado del concepto ‘jugar a lo seguro’, St. Vincent publicó a finales de septiembre una nueva versión a piano y voz de su tema “Slow Disco”, renombrado ahora como “Slow Slow Disco” (siguiendo la broma recurrente del anterior remake de dicho tema en versión acelerada bajo el nombre “Fast Slow Disco”), lo que, por supuesto, no iba a quedarse ahí, sino que servía como adelanto de un trabajo casi nuevo: “MassEducation”, la revisión acústica de “MASSEDUCTION”, quedaba así repentinamente anunciada. Y la cuestión que se nos presenta ahora es: ¿qué puede aportar Annie Clark con un piano a las intenciones ya expresadas en el álbum que acaba de reformular?

Fotografía: Pamela Neale

“MassEducation”: desnudez de doble capa y sin trucos

Ahora que la voz es literalmente la mitad de la instrumentación, St. Vincent tiene mucho espacio para jugar con ella y destacar su habilidad, solidez y emotividad. Esta nueva forma de explorar su faceta más sincera y desnuda, de acercarse a su propia música con mayor honestidad, es sólo una de las muchas puertas que Annie Clark ha abierto a lo largo de los años, y que, como siempre, contribuye al crecimiento de su carrera.

Si algo que alabábamos del quinto trabajo de St. Vincent era su capacidad para abandonar la artificiosidad en pos de una mayor pureza y cercanía, ¿no puede resultar un poco redundante desnudar las canciones aún más? Esta es la sensación que provocan “New York” o “Happy Birthday, Johnny”, cuyos nuevos arreglos apenas difieren de las versiones originales (si bien siguen siendo excelentes y muy emotivas canciones), pero ahí terminan las semejanzas huecas: donde este disco realmente destaca es a la hora de revisar piezas completamente alejadas de este formato.

Masseduction” y “Sugarboy”, antes energéticas e incluso fiesteras, se ven obligadas a remodelar muchos de sus atributos esenciales y a relegar todo el peso melódico en el piano de Thomas Bartlett, de modo que se alejan de la línea original para adoptar enfoques novedosos. Paradigmático es el caso de una “Los Ageless” mucho más sosegada e íntima pero que no pierde la contundencia en el pulso.

En líneas generales, “MassEducation” es no sólo un sentido homenaje a un álbum que, sin lugar a dudas, ocupa un importante espacio en el corazón de su autora, sino una muestra más de que St. Vincent no se ha quedado sin ideas, aunque pueda parecer justo lo contrario. La apuesta por la depuración y la sinceridad está llevando a Annie Clark a territorios interesantes, lo que seguramente quedará plasmado en su próximo trabajo.

No obstante, el intimismo y la introspección no siempre aparecen en los temas más obvios; “Hang On Me” o “Young Lover” acompañan mejor aún sus letras personales con esta nueva atmósfera más reposada, mientras que ahora temas como “Savior” se suman a esta misma corriente por medio de lances en los que la voz de Annie Clark brilla con una intensidad sobrecogedora. Sin embargo, hay pequeños baches que no se han podido salvar y lenguajes que no se han podido traducir: “Pills” no encuentra su tono, ni en una voz que quiere sonar más dulce y menos alienada, ni en un piano sincopado y disonante que consigue salvar los muebles en la sección final.

En líneas generales, “MassEducation” es no sólo un sentido homenaje a un álbum que, sin lugar a dudas, ocupa un importante espacio en el corazón de su autora, sino una muestra más de que St. Vincent no se ha quedado sin ideas, aunque pueda parecer justo lo contrario. Esta nueva forma de explorar su faceta más sincera y desnuda, de acercarse a su propia música con mayor honestidad, es sólo una de las muchas puertas que Annie Clark ha abierto a lo largo de los años, y que, como siempre, contribuye al crecimiento y a la expansión de una carrera siempre interesante y sorprendente.

St. Vincent – MassEducation

7.0

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

“MassEducation” es un interesante complemento a uno de los discos más importantes en la trayectoria de St. Vincent. Muchas de estas reinvenciones quedarán en el recuerdo del público y de la artista. Aunque estos intentos no siempre dan con las teclas adecuadas, la apuesta por la depuración y la sinceridad está llevando a Annie Clark a territorios interesantes, lo que seguramente quedará plasmado en su próximo trabajo.

Up

  • Ahora que la voz es literalmente la mitad de la instrumentación, St. Vincent tiene mucho espacio para jugar con ella y destacar su habilidad, solidez y emotividad.
  • Bartlett es un pianista hábil que ha sabido reinterpretar la mayoría de los temas sin hacerles perder su esencia ni calidad.
  • De entre todas estas versiones, seguramente “Los Ageless” sea la que tiene mayor valor como reinvención y por sí misma.

Down

  • “New York” y “Happy Birthday, Johnny”, que ya reducían casi todo arreglo al piano y la voz en “MASSEDUCTION”, tienen poco que aportar.
  • Aunque la heterodoxa técnica de Bartlett casi siempre da en el clavo, en “Pills” no consigue encontrar la forma adecuada de trasladar su intención original pero tampoco se atreve a salirse por la tangente como con otras canciones.