6 / 10

“Hoy la Bestia Cena en Casa” cumple su función de contentar a todos los fans e incluso sorprender gracias a su letra, pero tras la impresión inicial queda un bouquet amargo: el de las posibilidades sin explorar. Si bien en el apartado lírico acierta de lleno con su ácida crítica política, musicalmente nos encontramos a una Zahara titubeante que intenta abarcar diferentes vertientes al mismo tiempo sin terminar de controlar ninguna.

Es innegable que Zahara se ha acabado constituyendo como el buque insignia de esa generación de cantautoras que aparecieron en nuestro país hace poco más de una década. Ya sabéis, esa hornada formada por la propia Zahara, Anni B Sweet y Russian Red, entre otras, quienes han experimentado una evolución musical parecida al partir de composiciones íntimas de guitarra acústica para abrazar con los años sonoridades más sintéticas y de fondo pop. Sin embargo, Ana se ha mantenido en un plano no tan llamativo y Lourdes lo dejó todo para instalarse definitivamente en Estados Unidos, por lo que Zahara ha tenido en cierto modo vía libre para reclamar el trono que ocupa actualmente gracias a su música y figura pública.

Y ahora toca desarrollar esto último. Mientras Ana López y Lourdes Hernández marcan cierta distancia con Anni B Sweet y Russian Red, Zahara siempre es Zahara; no existen diferencias entre persona y personaje, algo que ha jugado mucho a su favor para ganarse el afecto del público. Cuando hemos leído algún mensaje de la artista de Úbeda criticando al gobierno, era ella misma. Cabe resaltar esta visión crítica de Zahara ya que es el eje vertebrador de “Hoy la Bestia Cena en Casa”, single que anticipa su próximo y esperado álbum de estudio. Han pasado tres años desde “Santa”, anterior larga duración con el cual Zahara dio un puñetazo sobre la mesa al crear su propio sello para la publicación del mismo y también al apostar por la grandilocuencia, elementos más sintéticos y las guitarras agresivas dentro de un trabajo romántico con momentos algo naïve como “Caída Libre”. Las expectativas de cara al siguiente paso de Zahara eran elevadas y es necesario mencionar que “Hoy la Bestia Cena en Casa” cumple su función de contentar a todos los fans e incluso sorprender gracias a su letra, pero tras la impresión inicial queda un bouquet amargo: el de las posibilidades sin explorar.

A lo largo de los años que han transcurrido entre el lanzamiento de “Santa” y “Hoy la Bestia Cena en Casa”, Zahara ha madurado como persona (ha tenido un hijo, se ha casado) y ha ganado mucha popularidad gracias a un sonido más pop que le ha llevado a multitud de festivales e incluso a ser reivindicada en la pasada edición de Operación Triunfo. Aprovechando esta notoriedad, en “Hoy la Bestia Cena en Casa” Zahara ha decidido abandonar cualquier rastro de temática romántica y banal en sus letras para elaborar una crítica a la clase política (“Hablas contento, ¿cómo lo haces desde el estrado?) y a la gestación subrogada (“Préstame tu viente, véndeme los hijos que tengan tus hermanas”), lanzando por el camino algún dardo que podría hacernos pensar inmediatamente en cierta figura anaranjada del Congreso. Con este movimiento Zahara deja claro –si es que había alguna duda– que es una persona hija de su tiempo preocupada por el clima político actual.

Si bien en el apartado lírico acierta de lleno, musicalmente nos encontramos a una Zahara titubeante que intenta abarcar diferentes vertientes al mismo tiempo sin terminar de controlar ninguna. “Hoy la Bestia Cena en Casa” apuesta por ese contraste típico de, por ejemplo, los Smiths o La Casa Azul en materia nacional (letras trabajadas y críticas moviéndose sobre una melodía animada y bailable) con una estructura muy parecida a “Green Light” de Lorde (apertura con un piano denso, crescendo continuo y estribillo explosivo con ese punto sintético y bailable). Sin embargo, se queda en un punto gris intermedio. Conceptualmente es interesante y un paso adelante en la carrera de la de Úbeda, pero falta cierta transgresión y mayor cohesión entre los elementos que componen esta pieza, sobre todo en lo que respecta a la voz. Se entiende el juego y el contraste entre la melodía animada y la parte vocal más tensa, pero falta una explosión final donde se libere toda la tensión y Zahara encuentre cierta redención tal y como hacía Lorde en el final del estribillo de “Green Light”. “Hoy la Bestia Cena en Casa” tiene todos los ingredientes para haber sido un auténtico temazo, pero bordea lo prescindible al acabar sonando ligeramente forzada y tampoco tiene la pegada de “Crash” o “El Deshielo”. Por suerte, conocemos el potencial de la artista, así que aún no hemos de perder la esperanza en su nueva referencia discográfica.