Fotografía: Archivo

Geoff Emerick, el ingeniero de grabación de The Beatles, murió ayer a los 72 años como consecuencia de un ataque cardíaco. Según ha declarado su mánager, William Zabaleta, a la revista Rolling Stone, Emerick padecía de problemas cardíacos desde hacía mucho tiempo: “Él tenía un marcapasos y, ya sabes, cuando llega la hora, llega la hora. Perdemos a una leyenda y a mi mejor amigo y mentor”.

Geoff Emerick nació en Londres en 1946. Su padre era aficionado a la música de big bands, pero el pequeño Emerick pronto descubrió la música clásica y el rock. Según ha comentado en alguna ocasión, no tenía dotes para la composición o la interpretación, pero quería estar relacionado de alguna manera con el proceso de creación musical. Decidió, entonces, que quería trabajar en un estudio de grabación. Sabiendo de su interés por formar parte de la industria de la música, el orientador del instituto al que asistía le consiguió una entrevista para trabajar como aprendiz en EMI, donde entró con 15 años como ingeniero auxiliar, para ascender, en el verano de 1964, a cortador de acetatos. Era la evolución natural dentro de EMI.

Posteriormente pasaría a desempeñar el puesto de masterizador y finalmente, en 1966, con “Revolver” y a petición de George Martin, llegaría a ingeniero de grabación con 19 años, cuando Norman Smith dejó vacante el puesto para pasar a ser productor, ya confiaba plenamente en las posibilidades de éxito de un nuevo grupo que acababa de descubrir: Pink Floyd.

De Emerick destacaban sus ideas novedosas, creativas y arriesgadas. Frecuentemente se saltaba las normas de EMI para llevar a cabo sus propósitos. Era inquieto, le atraían las diferentes posibilidades del sonido y no dudaba en experimentar.

De Emerick destacaban sus ideas novedosas, creativas y arriesgadas. Frecuentemente se saltaba las normas de EMI para llevar a cabo sus propósitos. Era inquieto, le atraían las diferentes posibilidades del sonido y no dudaba en experimentar. Encontró soluciones creativas a los diferentes problemas que planteaban las limitaciones técnicas de la época, lo que le valió sendos Grammys por su labor en trabajos como “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y “Abbey Road”. Puntualmente, en el verano de 1967 también formó parte del equipo que registró el aplaudido “Odessey and Oracle”, de los Zombies.

Durante las sesiones de grabación del “White Album” decidió dejar de trabajar con los Beatles debido al mal ambiente que se respiraba. Estos ya no trabajaban como un conjunto, sino como cuatro individuos independientes cuyo interés recaía en sus propias composiciones y no en las de sus compañeros. Emerick abandonaría EMI en la primavera de 1969 para trabajar, requerido por Paul, como director del estudio de Apple, la empresa que el Fab Four había fundado el año anterior. Allí estuvo durante cuatro años. Primero, encargándose del diseño y la construcción del estudio de grabación de Apple y, después, grabando, entre otras cosas, las sesiones que Paul dirigía como productor de su hermano Mike ‘McGear’ y de la cantante Mary Hopkins. Se encargaría de grabar el debut en solitario de Ringo, “Sentimental Journey” (1970), y de co-producir “No Dice”, el segundo álbum de Badfinger. Asimismo, se ocupó de las sesiones de grabación del álbum “Abbey Road” como ingeniero de grabación independiente cuando George Martin se lo propuso.

Fotografía: Archivo

View this post on Instagram

10/02/2018 RIP Sir Geoff Emerick #thebeatles

A post shared by Geoff Emerick (@geoffemerick) on

En julio de 1972 decidió aceptar la oferta de George Martin para trabajar en AIR, los estudios que este había fundado en Londres en 1969. Emerick dejaba atrás la etapa en Apple Records. Estaba cansado de aguantar los desmanes y caprichos de unos ex Beatles que se habían desentendido de un negocio que iba a la deriva. Una vez en AIR, trabajaría con otros artistas y grupos como Jeff Beck, Art Garfunkel, America, la Mahavishnu Orchestra y Cheap Trick, entre muchos otros. En 1973 recibió la llamada de Paul para trabajar juntos de nuevo. Por antojo del músico, el nuevo proyecto se empezaría a grabar en los estudios que EMI tenía en Lagos, Nigeria, y allí se fueron para registrar el celebrado “Band on the Run”, que le valdría otro Grammy como ingeniero de grabación.

Descontento con la forma de hacer las cosas, a finales de los setenta deja AIR para continuar su carrera de manera independiente, aunque seguiría llevando a cabo sus tareas en ese mismo estudio. Continuó trabajando con Paul McCartney en álbumes como “London Town” de Wings (1978), “Pipes of Peace” (1983), la BSO “Give My Regards to Broad Street” (1984) y “Flaming Pie”. Asimismo, produjo trabajos tan destacables como “Imperial Bedroom” (1982) de Elvis Costello.

En 1994, Emerick volvería a trabajar con los Beatles (desgraciadamente, ya sin Lennon) para editar “Real Love” y “Free As A Bird”, unas maquetas que John había dejado grabadas y que Yoko Ono había descubierto recientemente, enviándolas a George Harrison y Ringo Starr para terminarlas. Poco más tarde, Geoff Emerick recibía la llamada de George Martin para embarcarse en un nuevo proyecto relacionado con los de Liverpoool: rebuscar en los archivos de Abbey Road para mostrar al público las tomas falsas, rarezas, descartes, conversaciones y canciones desnudas del conjunto de Liverpool en “The Beatles Anthology”. Una tarea en la que también colaboraron Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. En 2003, la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación le otorgaba un cuarto Grammy, esta vez Técnico, al Mérito Especial por haber ensanchado los límites de la técnica de grabación en estudio hacia nuevas fronteras de creatividad e imaginación”.