6 / 10

En el primer adelanto de su nuevo álbum, titulado “Sonora”, Arizona Baby nos dan una de cal y otra de arena. Una composición funcional donde encontramos recursos interesantes que delinean nuevas sendas que transitar y que nos muestran que la exploración musical sigue siendo una máxima fundamental en la carrera del conjunto vallisoletano, por lo que cabe esperar un álbum interesante y variado.

Han pasado cuatro años desde que Arizona Baby pusieran en el mercado la que es, hasta el momento, su última referencia. Partiendo de una base musical sólida y reconocible anclada en el country y el folk estadounidense, “Secret Fires” venía aderezado con teclados y guitarras electrificadas, abrazando la psicodelia y el rock en algunos cortes y trabajando buenos coros. Nuevos sonidos que daban lugar a un trabajo variado que propició una buena acogida. En todo este tiempo, sus miembros no han estado de brazos cruzados. El siempre incansable Javier Vielba y Rubén Marrón lanzaron, como parte de Corizonas, “Nueva Dimensión Vital” en 2016; mientras el primero publicaba hace pocos meses el EP “Fantasmagoría” para dar continuidad a ese proyecto en solitario que iniciaba en 2014 bajo el seudónimo de El Meister.

Su próximo álbum se llamará “Sonora”, y por el momento ya podemos escuchar un primer adelanto titulado “UpDownAroundGo”. De carácter optimista y vital, este single sorprende por varias razones. La primera y más llamativa, por el punteo de guitarra que escuchamos al inicio de la composición. Una melodía de color arabesco que integran en sus formas americanizadas para hacer, más suyo si cabe, el estilo por el que han decido apostar. Dándole a la vez una naturaleza nacional muy característica. La primera vez que la escuché pensé rápidamente en que podía tratarse perfectamente de un arreglo de la “Danza del ritual del fuego” de “El amor brujo”. El ballet que compuso Manuel de Falla.

Otra practica llamativa viene dada por la voz del propio Vielba, bien controlada e impulsándola hacia un registro más agudo. El final, a capela acompañado por palmas, no me llega a convencer. Suena a recurso fácil y prescindible para llamar al público a la acción, haciéndolo partícipe de ese acompañamiento. La melodía es pegadiza, y ese procedimiento puede dar mucho juego en directo. No obstante, la acción que podemos imaginar resulta demasiado manida y predecible. La letra, por su parte, es el elemento que me dejó más descolocado. Demasiado simplona para lo que nos tiene acostumbrados Vielba. Up, down and around / up, down and around and go” canta en el estribillo, dando la sensación de que se trata de una pieza concebida con el único propósito de abrir los conciertos de la banda.

Con esta composición funcional, Arizona Baby nos dan una de cal y otra de arena. Hay recursos interesantes que delinean nuevas sendas que transitar y que nos muestran que la exploración musical sigue siendo una máxima fundamental en la carrera del conjunto vallisoletano, por lo que cabe esperar un álbum interesante y variado. A la vez, también deseo que este corte haya sido elegido como single por su carácter diferencial y no como pilar sobre el que se sustente el álbum. Tendremos que esperar hasta el próximo 26 de octubre para obtener la respuesta.