‘Trap’ ha sido indudablemente el sustantivo más utilizado dentro del panorama musical en lo que llevamos de década. Esta palabra hace referencia a un género nacido en los barrios más marginales del sur de los Estados Unidos, donde la violencia y las drogas son tan comunes como dormir o comer. Al tiempo de aparecer se fue extendiendo por todo su país de origen, cruzó el océano y artistas de Europa y Latinoamérica se introdujeron en el género. En España comenzaron a florecer públicamente hacia mediados de esta segunda década de siglo colectivos y personalidades que se asemejan a esos traperos estadounidenses. En un primer momento, quienes se enmarcaban dentro del género compartían con sus pioneros del otro lado del charco la procedencia humilde y obrera, como los granadinos Kefta Boyz.

Dentro de este colectivo un nombre sonaba con más fuerza que cualquier otro: Yung Beef, quien a día de hoy está considerado como uno de los máximos exponentes de las nuevas músicas urbanas en nuestro país. Tras los Kefta Boyz, Yung Beef se juntó con D. Gómez, Khaled y Steve Lean para formar PXXR GVNG (posteriormente Los Santos), colectivo que se ganó la atención del público y más tarde de la prensa hasta alcanzar una proyección internacional. En paralelo, Yung Beef se labraba un nombre como artista en solitario gracias a mixtapes como “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 2”, y tras la separación indefinida de Los Santos para dar libertad a sus integrantes a la hora de crear y trabajar con otros artistas, Yung Beef a.k.a. El Seco continuó su carrera con obras como “Kowloon Mixtape” o su última “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4”, registro que ha recibido inesperados elogios desde todas las aristas del panorama estatal. Poco después de esa mixtape, Yung Beef anunció otra publicación, “El Plugg Mixtape”, alrededor de la cual comenzó a crecer una inmensa expectación en las redes sociales. Cuando la gente ya no podía más y la bandeja de mensajes del granadino echaba fuego para que lanzase la mixtape, decidió publicarla el viernes 3 de agosto.

Yung Beef regresa a la calle en chándal de Gucci

De “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4” nos sorprendió la experimentación dentro del trap crudo y visceral que ha caracterizado al granadino desde sus inicios, dejando un poco de lado la suciedad callejera para abrazar un nuevo e inesperado sonido mucho más cuidado y rico en matices, desnudándose en un sentido artístico. Sin embargo, parece que Yung Beef necesitaba salir de la habitación oscura en la que se encontraba. Se ha vestido con su chándal más extravagante y se ha puesto aquellos collares de oro que había guardado en el primer cajón de la mesilla de noche.

En una primera escucha es inevitable la comparación de “El Plugg” con su anterior “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4”, probablemente su mejor esfuerzo hasta la fecha. De aquel nos sorprendió la experimentación dentro del trap crudo y visceral que ha caracterizado al granadino desde sus inicios, dejando un poco de lado la suciedad callejera para abrazar un nuevo e inesperado sonido mucho más cuidado y rico en matices, desnudándose en un sentido artístico y llegando a temas más profundos en unas letras que hasta entonces sólo eran el contexto de sus canciones. Sin embargo, parece que Yung Beef necesitaba salir de la habitación oscura en la que se encontraba. Se ha vestido con su chándal más extravagante y se ha puesto aquellos collares de oro que había guardado en el primer cajón de la mesilla de noche.

Podríamos pensar, entonces, que parece existir una pequeña ruptura con el sonido de su anterior mixtape. Y es que, a la hora de componer, el contexto del creador es un grandísimo condicionante. ¿Cuál es el contexto del que hablamos en este caso? Enfrentamientos con instituciones, titulares despectivos de la prensa con tirada nacional, una agotadora y agresiva gira, la pequeña guerrilla con su compañero de profesión C. Tangana… En general, Yung Beef ha vivido probablemente uno de los años más violentos para su esfera pública y este contexto tenía todos los ingredientes perfectos para que “El Plugg Mixtape” sea lo que es.

Fotografía: Promo

“El Plugg Mixtape”: un circuito eléctrico a medias

Enfrentamientos con instituciones, titulares despectivos de la prensa, una agotadora gira, la pequeña guerrilla con C. Tangana… En general, Yung Beef ha vivido probablemente uno de los años más violentos para su esfera pública y este contexto tenía todos los ingredientes para que “El Plugg Mixtape” sea lo que es.

Lo que nos encontramos en “El Plugg” es una vuelta a las raíces de Yung Beef. Reflejo de esto son canciones como “El Plugg (Intro)” o “High Street”, en la que repite una y otra vez “‘Puta yo soy de Calle Elvira, ke lo ke / Yo soy de Calle Elvira, ke lo what’” en referencia a uno de los lugares típicos de la noche granadina (de la cual esta mixtape podría ser una perfecta banda sonora). Y si bien estas piezas u otras como “Cardi B” o “Bebo Champagne y Lo Tiro” son correctas y funcionan dentro de su estilo, parece que sólo suman un número más a las tantas y tantas que ya tiene Yung Beef, sin darnos mucha más información aparte de la que ya tenemos. Cercana a estas y sin embargo no tan prescindible tenemos “Driftin’”, producida por el joven talento Enry-K, la cual hace que el punto intermedio de la mixtape sea para nosotros un viaje psicodélico por una recta e interminable autopista.

En el lado opuesto tenemos “Un Corazón y Una Flecha” o “Guns N Roses”, dos composiciones que pertenecen a esa faceta más sentimental de Yung Beef, quien a veces es capaz de ofrecernos auténticas joyas del género. En “Guns N Roses” cabe mencionar que la participación de El Seco acaba casi eclipsada desde un primer momento por Goa, nuevo fichaje de La Vendicion Records (la discográfica de Yung Beef). Aquí, sobre una base construida por un riff de guitarra y la percusión digital típica del trap, ambos hablan desde su perspectiva sobre un amor millennial en el que no faltan los mensajes a través del móvil, la depresión y el dinero. Cabe destacar, por último, la colaboración estelar de 6ix9ine en la agresiva “No Fuks (Remix)” que ya pudimos escuchar a través de una versión ligeramente diferente en “Kowloon Mixtape”.

Una lograda homogeneidad sin llegarnos tan profundamente como “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4”

A pesar de que tantos productores diferentes podrían dar lugar a una variedad de beats que harían de la continuidad sonora del trabajo un caos, la realidad es que no. En “El Plugg” se consigue bastante homogeneidad musical para que Yung Beef nos transporta a lugares que ya conocemos, pero reimaginados para la ocasión. Desgraciadamente, esta mixtape no es capaz de llegarnos tan profundamente como la anterior, aunque sí nos mantiene atentos respecto a lo que está sonando y no provoca el hastío y la desgana de tantos otros tantos trabajos del género.

La producción de la mixtape es bastante variada en cuanto a nombres. Algunos de ellos ya están asociados indiscutiblemente al catálogo de Yung Beef, tales como LOWLIGHT, Steve Lean o los reconocidos 808 Mafia. A pesar de que tantos productores diferentes podrían dar lugar a una variedad de beats que harían de la continuidad sonora del trabajo un caos, la realidad es que no. Durante los treinta y seis minutos que dura “El Plugg” se consigue bastante homogeneidad musical, en general cargada de sonidos psicodélicos (unas veces más tranquilos y en otras ocasiones más violentos).

En definitiva, Yung Beef ha logrado confeccionar un nuevo trabajo más que correcto en el que nos transporta a lugares que ya conocemos, pero reimaginados para la ocasión. La primera toma de contacto con “El Plugg Mixtape” nos hace pensar en las diferencias con “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4”, pero a partir de las sucesivas escuchas somos capaces de encontrar cierta continuidad. Desgraciadamente, esta mixtape no es capaz de llegarnos tan profundamente como la anterior, aunque sí nos mantiene atentos respecto a lo que está sonando y no provoca el hastío y la desgana de tantos otros tantos trabajos del género.

Yung Beef – El Plugg Mixtape

6.8

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Yung Beef nos entrega su segunda mixtape del año, “El Plugg”, un trabajo poco arriesgado respecto a su sonido pero con la misma garra a la que nos tiene acostumbrados el granadino. No es un lugar donde buscar nuevas formas o nuevos discursos, lo cual no impide que nos encontremos ante una obra correcta que, como mínimo, nos va a entretener.

Up

  • “Guns N Roses” y “Un Corazón y Una Flecha” sobresalen.
  • La personalidad de Yung Beef hace que, por lo menos, nos interese lo que dice desde el principio hasta el final.
  • Puro trap.

Down

  • No es capaz de superar a la anterior “A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4” en ningún aspecto.
  • Yung Beef creó unas expectativas alrededor de “El Plugg Mixtape” que no han sido cumplidas.
  • A veces los estribillos se queman muy rápidamente.
  • La falta de nuevas ideas que nos mantengan pendientes del futuro del artista.