Fotografía: JM Enternational/REX/Shutterstock

Wolf Alice han conquistado el prestigioso Mercury Prize 2018 gracias a su segundo y excepcional álbum de estudio “Visions Of A Life”, un registro que nosotros mismos seleccionamos como nuestro undécimo mejor disco internacional de 2017. Con la misma profundidad que en su debut “My Love Is Cool” pero con un armazón sonoro más potente y variado, los de Ellie Rowsell han sabido dar con una personalidad propia que mezcla con urgencia y muchísimo tino melódico influencias del shoegaze, dream-pop, noise y el rock alternativo de los noventa. El cuarteto londinense recoge así el testigo de Sampha, ganador en 2017 gracias a su álbum debut.

“Somos demasiado pop para el rock y demasiado rock para el pop”

Wolf Alice, quienes ya estuvieron nominados al Mercury con su mencionado disco debut, se han impuesto a Arctic Monkeys y su “Tranquility Base Hotel & Casino”, Everything Everything (“A Fever Dream”), el disco homónimo de Everything Is Recorded, Florence + The Machine (“High as Hope”), King Krule (“The OOZ”), Novelist (“Novelist Guy”)
Nadine Shah (“Holiday Destination”), Noel Gallagher’s High Flying Birds (“Who Built the Moon?”), Jorja Smith (“Lost and Found”) y Sons of Kemet (“Your Queen Is a Reptile”). El juzgado mostró el siguiente comunicado para definir el vencedor:

A partir de una lista increíblemente amplia de música notable, Wolf Alice han surgido como como los ganadores generales debido a su capacidad para ofrecer un álbum que combina lo épico y lo íntimo en igual medida. Un viaje a través de un disco, con eufóricos himnos festivaleros y momentos de sutil belleza, es un álbum articulado con confianza y aventura. ¡El mundo los espera!

Un estudio propio y… ¿nuevo álbum en 2019?

Sobre el premio, una emocionada Ellie mencionó que “significa mucho recoger esto con mis tres mejores amigos”, mientras que el guitarrista Theo Ellis recordó ‘cariñosamente’ cuando el jefe de una discográfica los rechazó:

La primera reunión con un sello que tuvimos, entramos en una habitación y el jefe dijo: “No parecéis una banda en absoluto. ¿Qué sois? ¿Qué se supone que deberíais ser? Todas vuestras canciones suenan diferentes. No os parecéis entre vosotros”. Realmente nunca supimos qué quería decir, pero aquí estamos. Así que: ¡jódete!

El grupo también ha explicado que utilizarán el dinero del premio (£25,000) para construir un estudio propio con el fin de empezar a grabar su tercer álbum de estudio el próximo año. Que siga su cruzada contra el rock casposo, que nosotros estaremos aquí expectantes.