Fotografía: Enrique Villaluenga

El ahora dúo The Parrots continúa mostrándonos singles de esta su nueva etapa tras la marcha de Larry Balboa, con con quien editaron hace un par de años su álbum debut “Los Niños Sin Miedo” (2016). Primero llegó una original cover garajera de “Soy Peor” (Bad Bunny) convertida en todo un éxito en las plataformas de streaming, después el sencillo “Girl” y hoy escuchamos “My Love Is Real”. Para esta canción han vuelto a contar, al igual que para la mencionada “Girl”, con la producción de Tom Furse a.k.a. Tom Cowan de The Horrors, mientras que para su mezcla han trabajado con Matt Wiggins (James Bay, LCD Soundsystem, Adele…). Álex y Diego nos cuentan qué han querido transmitirnos con “My Love Is Real”:

Queríamos hacer una balada de rock ‘n’ roll, una canción de amor que consiguiese transportar a la gente tanto a bailes de instituto como a bares oscuros con clientes tristes. Con todo esto en mente, grabamos esta canción en casa y se la enviamos a Tom Furse, que pilló el rollo rápidamente y nos ayudó a crear la atmósfera que nos imaginábamos.

Joe Meek como referencia principal para encontrar el equilibrio entre la suciedad lo-fi y los detalles más naive-pop

Tom Furse, por su parte, ha explicado cómo ha trabajado para dar forma al sonido que Álex y Diego necesitaban en “My Love Is Real”, un tema que por ahora no sabemos si formará parte de su próximo segundo larga duración o si, por el contrario, se trata de otra pieza de transición. La nota de prensa de Ground Control detalla la explicación de Furse:

Joe Meek fue mi referencia principal para “My Love Is Real”. Usé sus consejos a través de una ouija para encontrar el punto entre la suciedad lo-fi y los detalles más naive-pop de la canción. Al final acabé haciendo locuras como improvisar sin sentido en el piano en otra tonalidad y después afinarlo acelerándolo en la cinta. Mi única guía era: ¿qué haría Joe?

El joven director Héctor Herce ha ambientado su videoclip en unos noventas alternativos para continuar las aventuras del triángulo amoroso que ya vimos en “Girl”. Más metafórico que narrativo y más estético que ético, las imágenes del vídeo están plagadas de códigos y referencias a las relaciones humanas y románticas.