2 / 10

“The Dark Side” consigue que volvamos a hacernos las mismas preguntas: ¿se ríen Muse de nosotros? ¿Lo hacen tan mal a propósito? ¿Sus teorías conspiranoicas son en realidad mensajes encriptados donde Matt Bellamy predica que quien realmente hace lo que quiere es él con su público? ¿De verdad creen que alguien tiene interés real en seguir escuchando autoplagios descafeinados en clave synth-wave con desarrollos sosos y predecibles?

Esperamos que todos paréis lo que quiera que estéis haciendo y escuchéis atentamente el siguiente acontecimiento destinado a definir la música del siglo XXI y a cambiar nuestra manera de entender y disfrutar dicho arte: Muse tienen nuevo disco bajo el brazo. ¿Que cómo se llamará? Pues tratándose de Matt Bellamy y compañía, ¿qué podríamos esperar? El título bien podría haber sido “Parallel Realities”, “Virtual Planet Dystopia” o “The Illuminati Conspiration”, pero el elegido ha sido “Simulation Theory”, muy acorde con ese futuro apocalíptico y conspiranoico que llevan augurando desde sus comienzos. El disco en cuestión verá la luz el próximo 9 de noviembre e incluirá sus singles más recientes (“Dig Down”, “Thought Contagion” y “Something Human”), además de “The Dark Side” (canción que han estrenado hoy mismo) y otras piezas como “Algorithm” o “Propaganda”.

Pero eso no es todo. La carátula del álbum ha sido ideada por Kyle Lambert, diseñador de pósters de Stranger Things y Jurassic World (¿pensabais que a Bellamy se le iba a escapar una serie de sci-fi ochentero?), y contará con tres versiones: la estándar con once canciones, la ‘Deluxe’ con dieciséis y una edición ‘Super Deluxe’ con un total de veintiuna piezas, donde se podrán encontrar versiones alternativas, acústicas y demás extras; todo un caramelo para los fans más acérrimos del grupo.

En cuanto a “The Dark Side”, su nuevo single, lo mejor que podemos decir es que escucharlo mientras observamos su flamante videoclip oficial es un espectáculo visual que todo aquel a quien no le importe quedarse sin retinas ni oídos debería contemplar. Futuros distópicos de estética cyber punk, muy al día con el resto de la cultura pop actual y Matt Bellamy conduciendo un cochazo mientras se enfrenta a criaturas robóticas y accede a su núcleo para destruirlas. Todo con ese tufillo a autoparodia que nos deja, como siempre, con la duda de si el británico es consciente de sí mismo o no.

Lo mismo ocurre con la canción en cuestión. Hay quien se lo lleva imaginando y preguntando desde “The Resistance”, y quien no desistió con “The 2nd Law” lo hizo con ese “Drones” en el que se atrevieron hasta con cantos gregorianos. “The Dark Side” consigue que vuelvas a hacerte esas mismas preguntas: ¿se ríen Muse de nosotros? ¿Lo hacen tan mal a propósito? ¿Sus teorías conspiranoicas son en realidad mensajes encriptados donde Matt Bellamy predica que quien realmente hace lo que quiere es él con su público? ¿De verdad creen que alguien tiene interés real en seguir escuchando autoplagios descafeinados en clave synth-wave con desarrollos sosos y predecibles? Fue triste que Muse se dejaran devorar por la megalomanía de sus integrantes hasta convertir su identidad propia en una autoparodia exagerada, pero es aún más triste que canciones como esta (que supuestamente deberían recordarnos tiempos mejores) nos resulten aún más insulsas que aquellas en las que se dedican a emular a otros grupos como han hecho con Queen en “Dig Down” o The Police en “Something Human”. Ni siquiera el solo de guitarra o el estribillo consiguen llevarla más allá de lo anodino y lo inofensivo. Pero no tenemos ninguna duda de que el disco, presumiblemente conceptual (como siempre), será una bomba.

9 Comentarios

  1. He leído las últimas dos críticas de los últimos dos single de Muse, esta y “Something Human”. Y ambos artículos dejan muchísimo que desear ¿Cuál es la tésis de estos “análisis”? ¿Decir que Muse es formulaíco desde hace mucho tiempo?

    Parece que la única forma de criticismo que tiene el autor es otorgar adjetivos genéricos y comparar el sonido de Muse con otras bandas que lo han hecho mejor (un mal mucho más palpable en la “crítica” a “Something Human”).

    Una persona cualquiera podría entrar y leer esto y no se llevaría absolutamente nada nuevo, ningún comentario interesante acerca de COMO suena la música, la progresión de acordes, la lírica y qué aporta (o deja de aportar) a la canción, nada.

    A lo mejor podrían hacer como Muse y empezar a hacer copy/paste, porque lo que escriben también es bastante clónico y con profundidad nula.

    Venga, un saludo.

    • Hola Algomo. Lo primero, gracias por comentar. Lo segundo, como autor del “análisis” de “Something Human” que tan poco te ha gustado, y a la vista de que echas en falta el tratamiento de ciertos aspectos con los que hacer una buena crítica para que el lector se lleve algo, decirte que el cómo suena la música está. Mediante adjetivos y comparaciones, claro, ¿cómo vamos a escribir una crítica si no? Desde la crítica cinematográfica hasta la gastronómica, pasando por cualquier tipo de crítica u observación, sea una cata de aceite, café o vino, se trata mediante estos procedimientos. Los adjetivos y las comparaciones son las que hacen que redactor y lector se entiendan bien a partir del uso de códigos compartidos. En música hay que explicar con palabras algo tan abstracto como a qué suena un conjunto de sonidos. No me negarás que esa es la forma más efectiva. Incluso tú criticas los análisis con adjetivos como “bastante clónico” y “profundidad nula”.

      Por otro lado no ves un comentario al aspecto lírico, cuando claramente se habla de “un concepto enraizado nuevamente en un mundo distópico”. No es un comentario demasiado profundo. Cierto. Pero creo que tampoco es necesario porque es la enésima vez que Bellamy recurre a esta temática y con esa pequeña referencia todos sabemos de qué estamos hablando. Meterse más a fondo es explicar lo evidente con el único fin de retener por más tiempo al lector. Respecto a comentar la progresión de acordes me parece algo completamente absurdo. No hablamos de “El clave bien temperado de Bach” ni de la “Heroica” de Beethoven. Salvo honrosas excepciones, la música popular se construye a partir de tres acordes. Si has estudiado teoría musical sabrás que estos son: el primer grado de la escala (Tónica), el cuarto (Subdominante) y el quinto (Dominante). Y “Something Human” no es una excepción en absoluto. Tampoco “The Dark Side”, ni “Dig Down”… por lo que veo completamente irrelevante entrar a ese tipo de análisis. Aparte de que al aficionado a la música estas cuestiones les son completamente irrelevantes. Lo mismo da que las canciones sigan una estructura convencional o no. Al final lo importante es que gusten, que emocionen, que sorprendan. Que nos transmitan algo. Y esa es precisamente el objeto de estos análisis. Ver qué nos ofrece una canción. Y bajo nuestro punto de vista, las canciones que están lanzando Muse últimamente son bastante flojas.

      Como tú bien dices, Muse están haciendo últimamente copy/paste y, en consecuencia, nos parece un trabajo muy pobre. Tú también has reparado en ello, luego es bastante evidente. Por tanto, el rechazo a la crítica entiendo que deriva del simple hecho de hacer una reseña con una opinión negativa de la canción. Sólo porque “si un crítico dice que esto no es bueno y a mí me gusta, está poniendo en tela de juicio mi gusto, tan válido como el suyo, lo que hace que me ofenda”. Quizá tenemos que poner en perspectiva las cosas y aceptar de una vez que sobre gustos no hay nada escrito. Que la crítica trabaja con opiniones, y que estas pueden enriquecer tu percepción de la escucha y ayudarte a ver algo que quizá habías pasado por alto. Que echemos por tierra una canción no implica que tú no puedas disfrutar con ella. Al final lo importante es que te emocione. Pero tampoco veo ningún problema en ser consciente de sus limitaciones. En cualquier caso, como bien explicaba en la crítica de “Something Human”, aparte del autoplagio, el problema con los nuevos Muse es que comprometen su personalidad. Muse ya no suena a Muse, sino a otros grupos. No es que hayan adaptado una nueva estética diferente a la anterior, tan exitosa, sino que ahora se limitan a imitar. A ponerse una máscara y pretender ser quien no son. David Bowie, por ejemplo, basó su carrera en un cambio estilístico constante, pero su personalidad permanecía intacta a pesar de todo. Eso es lo que criticamos mucho. Y eso se especificaba muy claramente en la crítica a la que me refiero, aunque ningún fanático (y digo fanático, no fan) parece reparar en ese aspecto. Como el compañero que también ha expresado su parecer en el comentario superior al tuyo.

      Saludos.

      • Que comentario tan interesante, aunque esté totalmente en desacuerdo con la mayoría de puntos ¿Cómo va a ser poco importante la progresión de acordes en una canción para determinar la calidad o no de la misma? No estoy criticando el uso de comparaciones o adjetivos, sino el abuso de estos como único elemento crítico. Tampoco parece que el autor se haya tomado el tiempo en prestar atención a la letra de la canción, asumiendo que está centrado en la distopia porque Muse lleva haciendo eso mucho tiempo. Lo cual me lleva a pensar que escuchó la canción una vez y se puso a escribir lo que ya tenía en su cabeza desde antes de haber pulsado “play”.

        Por otro lado, me parece que asumes que mi comentario se debe a que me guste la canción, lo cual a parte de ser desacertado, también es irrelevante. El comentario fue hecho debido a la bajísima calidad de los dos artículos que había leído. Sin embargo, no puedo dejar de darte mi más grande enhorabuena por la manera en que te has currado tu comentario, si tan sólo así te hubieras currado la “crítica” a “Something Human”, a lo mejor hubiera salido algo bueno de ahí.

        Saludos.

        • Vuelves a insistir sobre aspectos que ya he explicado en el comentario anterior, de manera que no puedo hacer más que remitirte al mismo. No voy a volver a perder el tiempo en entrar aquí para leer comentarios tan pretenciosos y reiterativos; por si tú también quieres invertir el tuyo en alguna ocupación más útil.

          Saludos.

          • Para responder así a un usuario de tu página, vale más que no le respondas y punto, porque además de fuera de tono, pareces un poquito creido y subnormal, como si tu palabra valiese más que cualquier otra (en serio, interioriza esto, que es muy importante)

            Cuando te preguntes porque esta página tiene tan poco éxito, revisa tus comentarios -de tus artículos ya… no digo nada…-

  2. La otra vez que opiné algo en vuestra página de Facebook me borraste el comentario, George Martin (aún sigo sin entender por qué) así que lo escribo por aquí a ver si dura. A mí me ha parecido un temazo y que además recuerda bastante a sus adorados Origin Of Symmetry y Absolution, con toques más actuales de su música. Pero creo que con Muse vais ya con la pluma envenenada a por todo lo que saquen, si suena como antes porque es un autoplagio y si suena diferente porque han perdido el rumbo. Lo cierto es que esta ha sido la canción de Muse más celebrada y mejor recibida por los fans en los últimos tiempos, quizá desde aquel The Handler del Drones (otro estilo radicalmente distinto que también pusísteis a parir). Creo que en realidad lo que pasa es que dar caña a un grupo grande siempre genera debate y visitas, que al final es de lo que se alimentan páginas como esta. Pues nada, id afilando los cuchillos para noviembre que sale el disco, que sé que os quedaréis a gusto. Un saludo.

    • Hola Venkman. Permíteme que haga un copy/paste de la respuesta que le he dado al lector anterior, porque aunque parezca que escribimos a lo loco y con afán destructor con el único objetivo de generar polémica, cada palabra y cada frase de cada crítica están escogidas con tiento para expresar justamente aquello que el redactor quiere decir, tal vez no siempre con gran atino, pero es así. El problema es que en muchas ocasiones el fanático parece obviar ciertas observaciones que se hacen a las canciones y que responden a muchas de las quejas que luego leemos tanto en la web como en redes sociales. No sé si, quizá, debido a una lectura apresurada. De manera que ahí va:

      “Como bien explicaba en la crítica de “Something Human”, aparte del autoplagio, el problema con los nuevos Muse es que comprometen su personalidad. Muse ya no suena a Muse, sino a otros grupos. No es que hayan adaptado una nueva estética diferente a la anterior, tan exitosa, sino que ahora se limitan a imitar. A ponerse una máscara y pretender ser quien no son. David Bowie, por ejemplo, basó su carrera en un cambio estilístico constante, pero su personalidad permanecía intacta a pesar de todo. Eso es lo que criticamos mucho. Y eso se especificaba muy claramente en la crítica a la que me refiero, aunque ningún fanático (y digo fanático, no fan) parece reparar en ese aspecto. Como el compañero que también ha expresado su parecer en el comentario superior al tuyo”.

      Saludos.

  3. Panda de snobs, si tanto necesitáis de innovación, poneros a escuchar a Skriabin. En la música popular ya está todo inventado.

Comments are closed.