Fotografía: Getty Images

A mediados de diciembre de 2010 llegaba al mercado “Michael”, el primer álbum póstumo de Michael Jackson. Contenía diez canciones inéditas. Descartes que en su día no pasaron el filtro de calidad del artista, de quien se conoce su carácter perfeccionista. El trabajo ya venía envuelto en polémica. La familia del Rey del Pop se oponía a este lanzamiento. El viernes 5 de noviembre, Brian Oxman, abogado de Joe Jackson, padre del malogrado cantante, declaraba en un comunicado:

Si Michael hubiera querido publicar esta música lo habría hecho antes de su muerte. Las canciones que serán publicadas en el nuevo álbum de Michael Jackson eran pistas incompletas que Michael dijo muchas veces que no quería lanzar. Debemos honrar los deseos de Michael Jackson.

Días antes, en declaraciones al portal TMZ, la madre de Michael y sus dos hijos mayores advertían que la voz de algunas canciones del álbum no era la de Michael Jackson. Epic Records, propiedad de Sony Music, respondía al escepticismo de la familia con un comunicado que indicaba: Tenemos plena confianza en los resultados de nuestra extensa investigación, así como los testimonios de aquellos que estaban en el estudio con Michael, de que las voces del nuevo álbum son suyas”. Los productores de “Michael”, Eddie Cascio y James Porte, defendieron que las voces habían sido grabadas en el sótano del primero en 2007.

¿Cantó en realidad Jason Malachi varias de las canciones del álbum “Michael”?

Con la salida del álbum la bola se fue haciendo cada vez más grande, y los fans se sumaron a la desconfianza de la familia. Habían puesto el foco en tres canciones en concreto: “Breaking News”, “Keep Your Head Up” y “Monster”. El espaldarazo lo dio el cantante Jason Malachi el 16 de enero de 2011 a través de su cuenta de Facebook, según lo recogía aquel día TMZ:

Chicos, supongo que es hora de confesar. He mentido a muchas personas, incluso a alguien hoy, pero… fui yo. Fui yo quien cantó “Breaking News”, “Keep Your Head Up”, “Monster” y “Stay”. Tuve un acuerdo con la compañía discográfica, pero ahora el gato está fuera de la bolsa [ha saltado la liebre]. Lo siento por todos mis fans y los compañeros de Michael Jackson.

Poco después, el mánager de Malachi afirmaba que tal publicación era consecuencia de un hackeo. Jason Malachi había lanzado en 2007 “Mamacita”, una canción que no tardó en atraer el oído de muchos por la supuesta similitud de su voz con la del autor de “Billie Jean”. Esta evidencia fue recogida en 2014 en la demanda colectiva que Vera Serova hacia efectiva contra Sony Music (discográfica), MJJ Productions (productora de Michel Jackson), los productores del álbum y John Branca (coadministrador del patrimonio del artista que, además, fue quien negoció la compra de los derechos editoriales de los Beatles para Michael Jackson). En la denuncia, la fan de Jackson plantea si aquellas personas que compraron el “Michael” o las canciones en cuestión tienen derecho a la devolución, en su totalidad o en parte, del precio de compra del álbum “Michael” y/o las canciones”, además de los honorarios de los abogados.

Un acuerdo discográfico que pretende sanear la economía de la familia Jackson

Numerosos medios se han lanzado a afirmar que Sony ha aceptado la falsedad de las canciones en el juicio celebrado el pasado martes 21 de agosto en Los Ángeles, pero todo parece haber quedado en un malentendido. Mera especulación derivada del alegato: […] incluso si las voces no eran de Jackson […]”. Así, Zia Modabber, abogada de la compañía discográfica se apresuró a negar tales afirmaciones: Nadie ha admitido que Michael Jackson no cantó en las canciones”, publicaba “Variety. La letrada explicaba: La audiencia del martes fue para determinar si la Primera Enmienda protege a Sony Music y no hubo ningún fallo sobre de quién es la voz en las grabaciones”. De manera que aún tendremos que esperar para conocer la sentencia.

Otra curiosidad que hace de este álbum un auténtico saco de despropósitos es la referida a los créditos que sitúan a Dave Grohl como batería en “(I Can’t Make It) Another Day”, la octava canción del álbum, algo que el propio Grohl salió a desmentir. Según informaba NME, el cantante y guitarrista de Foo Fighters negaba tal colaboración en la revista The Red Bulletin, y comentaba que sí había recibido la invitación para participar en el tema por parte de Lenny Kravitz, compositor y productor de la canción, pero que la colaboración no se llegó a materializar.

“Michael” (2010) es el primer álbum de una serie de diez que pretenden sacar a la luz el material que Michael Jackson dejó inédito. Decenas de canciones con las que John Branca y John McClain (también coadministrador de la herencia del cantante), en colaboración con Epic Records, pretenden sanear la economía de la familia Jackson. Cuando el músico murió el 25 de junio de 2009 dejó una deuda estimada en 500 millones de dólares. Con este acuerdo discográfico los administradores esperan reducir este déficit a la mitad. La segunda entrega, “XSCAPE”, se hizo efectiva en 2014. De manera que cabe esperar otros ocho lanzamientos en los próximos años.

La acogida de “Michael” por parte de la crítica fue bastante tibia, aunque en cuestión de ventas el disco fue muy bien recibido, llegando al millón de copias vendidas sólo en Estados Unidos. En otros países como Reino Unido, Francia y Japón se despacharon 300.000, 200.000 y 100.000, respectivamente. “XSCAPE”, por su parte, tuvo una mejor recepción por parte de los profesionales del sector, pero el tirón comercial se vio bastante mermado.