Fotografía: Andrew Whitton

El próximo viernes 31 de agosto se edita finalmente “Let’s Go Sunshine”, el nuevo álbum de estudio de The Kooks que buscará ser, según Luke Pritchard, su propio “Rubber Soul”, “Lola” y “Definitely Maybe”, en referencia a las que él considera que son las obras capitales de The Beatles, The Kinks y Oasis (respectivamente). De las quince nuevas canciones que incluye el sucesor de “Listen” (2014) escuchamos en primer lugar la dupla conformada por “All the Time” y “No Pressure” (hace poco estrenaban su videoclip oficial), después “Fractured and Dazed”, a finales del pasado mes de julio “Four Leaf Clover” y ahora destripamos “Chicken Bone”. Sobre esta composición, que sigue tendiendo puentes entre lo que podríamos definir como ‘sonido Kooks’ y el pop clásico británico del siglo XX, la nota de prensa explica que:

“Chicken Bone”, un estridente número a lo Rolling Stones en “Exile on Main St.” encontrándose con la primera parte del indie-pop de Oasis, toca muchos de los temas centrales de “Let’s Go Sunshine”. Las letras pintan una imagen de la desilusión urbana y resaltan las presiones mentales de la vida en la ciudad, mientras que ese coro, el cual asiente con la cabeza según reza “I just can’t get enough”, muestra el otro lado seductor de la moneda. Con un riff y un coro que te llevan de vuelta a The Kinks a través de Blur y Oasis pero conservando ese inimitable sonido Kooks, “Chicken Bone” ve a The Kooks en su mejor momento y proporciona más evidencia de que “Let’s Go Sunshine” podría ser su mejor trabajo hasta la fecha.

Puedes escuchar “Chicken Bone” a través de las principales plataformas de streaming a continuación.