7 / 10

“Move” es una pieza punk de estribillos abrasivos y coros con gancho. Agresiva, juvenil y despreocupada. Una invitación a pasarlo bien o, tal vez, una reivindicación personal y profesional tras los contratiempos que han tenido que enfrentar. Pretty Vicious llevan tres años dando excelentes muestras de calidad musical, por lo que cabe esperar un gran álbum debut.

Parece que Pretty Vicious verán finalmente editado su primer larga duración (“LP1”) a finales de 2018 o principios de 2019 de la mano de Big Machine Records / John Varvatos Records. Todo se les puso de cara en 2015, cuando subieron a SoundCloud “Cave Song. Un tema guitarrero, potentísimo, de gran riff y pegadizo que rápidamente atrajo la mirada de medios de comunicación y discográficas en su intenso deseo de tener bajo su custodia a los próximos Arctic Monkeys. Tenían actitud y energía, traían descargas electrizantes de guitarra, buenas melodías y un extra de potencia. Un matiz punk que los definía y que disparó el apetito de la industria y las expectativas del público.  

En aquella época los miembros de la banda tenían entre 16 y 18 años. Venían de Merthyr Tydfil, Gales, y Virgin EMI Records fue la compañía que consiguió llevarse el gato al agua. Los grandes singles se sucedían: “It’s Always There”, “Just Another Story” (donde miraban al grunge), el vendaval de “National Plastics” (con una guitarra solista sublime) y “Are You Ready For Me”, que se percibe bastante apegada a estilo de los Sex Pistols. La burbuja no paraba de crecer, y apenas un año después de su formación ya estaban teloneando a Noel Gallagher, Johnny Marr y Manic Street Preachers. Además, participaron en los festivales de la Isla de Wight, Reading y Glastonbury.

Cave Song”, el EP que lanzaban en 2016 con ánimo de rentabilizar el superéxito que les había dado la canción homónima, allanaba el camino hacia un elepé cada vez más esperado. “Blister” fue el primer adelanto de un debut que no se llegó a plastificar. A mediados del año pasado la banda y Virgin rompían su contrato por motivos que no han llegado a trascender. Un acuerdo amistoso, según parece, a unas diferencias que frenó de golpe el meteórico ascenso del cuarteto.

Repuestos del mal bache, con nuevas composiciones y ganas de retomar de nuevo su carrera musical, Brad Griffiths (voz y guitarra), Tom McCarthy (guitarra), Jarvis Morgan (bajo) y Elliot Jones (batería) vuelven a la carga con el primer single de su álbum debut. Y regresan con más fuerza que nunca. “Move” es una pieza punk de estribillos abrasivos y coros con gancho que vociferan un Move baby, move baby, la da da da” bastante contagioso. Agresiva, juvenil y despreocupada. Una invitación a pasarlo bien o, tal vez, una reivindicación personal y profesional tras los contratiempos que han tenido que enfrentar.

Pretty Vicious llevan tres años dando excelentes muestras de calidad musical, por lo que cabe esperar un gran debut. Una nueva vertiente del rock de guitarras, accesible y de exquisita producción que sumar a la quinta que conforman grupos como The Sherlocks, The Big Moon y Neon Waltz. Superadas las dificultades, ahora sólo queda dar lo mejor de sí.