Fotografía: Joe Barker

Parece que tras “Everything Now” los miembros de Arcade Fire quieren tomarse un descanso (creativo) para seguir desarrollando sus diferentes proyectos (musicales o no) en solitario. Eso es lo que, al menos, ocurre con Richard Reed Parry, quien ha confirmado su incorporación al roster de la discográfica ANTI- después de que hace muy poquito supiéramos que ha estado trabajando con Bon Iver y Aaron Dessner de The National. Así las cosas, su nuevo proyecto tras “Music for Heart and Breath” (2014) será una doble colección de canciones en forma de dos álbumes de estudio que saldrán a la venta para celebrar el equinoccio otoñal (el próximo 23 de septiembre) y el de la primavera de 2019. Este primer “Quiet River of Dust Vol. 1” se publicará el viernes 21 de septiembre, aunque sus siete canciones llevan cocinándose –a fuego lento– desde hace más de una década. Según aclara la discográfica este proyecto ha funcionado casi como una vía de escape para Parry:

La génesis de estas canciones se produjo hace diez años, después de la primera gira de Arcade Fire por Japón en febrero de 2008. Parry se quedó allí varias semanas después del último concierto, dirigiéndose a un monasterio para desahogarse y relajarse en lo que describió como “el silencio más grande que hayas escuchado jamás”. “Quiet River of Dust Vol. 1” se ha estado gestando lentamente desde entonces, en muchos sentidos como un respiro necesario de otras actividades musicales de Parry, ya que la creación de esta música se convirtió en una práctica meditativa.

Un viaje onírico de suaves canciones inmersivas y psicodélicas inspiradas por los poemas de despedida japoneses y la música folclórica de las islas británicas

No obstante, aunque el propio Richard Reed Parry habla de la influencia de esos poemas de despedida japoneses (antes de la muerte de su autor) y del folclore inglés, la nota de prensa detalla que el músico canadiense no ha querido escribir en un estilo tradicional británico y tampoco quería crear el tipo de canciones pop coreables à la Arcade Fire. Él mismo ha afirmado que la idea del disco es “la experiencia de trascender el lugar en el que te encuentras, perderte en la sensación de dónde tu cuerpo acaba y dónde comienza el mundo, un mundo onírico de música y pensamiento”:

Mientras el debut de su banda en 2004, “Funeral”, hizo una declaración grandiosa a través de canciones grandes y audaces, “Quiet River of Dust” hace lo mismo, con capas verticales de arquitectura sónica, pero a través de un enfoque opuesto: pequeño, suave y gentil, aunque igual de grandioso. Parry ha querido crear un jardín auditivo tangible, de colores extáticos, que invite a la exploración y cree una experiencia inmersiva.

Junto con el anuncio del disco se ha compartido su carátula y tracklist (siete canciones) que adjuntamos más abajo. También tenemos un doble primer adelanto constituido por las canciones “Sai No Kawara (River of Death)” y “On the Ground”, cuyo videoclip animado llega dirigido por Caleb Wood. Parry ha explicado:

La canción “On the Ground” se inspira en un encuentro con voces fantasmagóricas en un bosque japonés cerca de un templo en la montaña Kōyasan. Le conté al director Caleb Wood la historia: estaba solo en este ambiente mágico de cedros gigantes y escuché un estribillo poderosamente armónico que sonaba inexplicablemente idéntico al grupo folk de mi difunto padre Friends of Fiddler’s Green, que fueron la banda sonora de toda mi infancia y adolescencia.

Tracklist “Quiet River of Dust Vol. 1”:

  1. “Gentle Pulsing Dust”
  2. “Sai No Kawara (River of Death)”
  3. “On the Ground”
  4. “Song of Wood”
  5. “Finally Home”
  6. “I Was In the World (Was the World In Me?)”
  7. “Farewell Ceremony”