Fotografía: Johan Renck

Sin llamar todo lo que debía la atención, a mediados del pasado mes de junio el BIME Live desplegó sus primeras confirmaciones para erigirse desde un primer momento como un festival imprescindible dentro de la temporada otoñal. Aphex Twin, MGMT, Jon Hopkins, Rolling Blackouts Coastal Fever, Slowdive, Stephen Malkmus & the Jicks, Kurt Vile, Unknown Mortal Orchestra, Vulk y Belako son algunos de los nombres que el festival vasco conseguirá congregar los próximos días 26 y 27 de octubre en Bilbao. Pero hay más, porque su segunda tanda tampoco se queda muy atrás con Fever Ray, José González o Sun Kil Moon.

El proyecto en solitario de Karen Dreije, Fever Ray, se reactivó durante el pasado 2017 editando su segundo larga duración “Plunge” nada menos que ocho años después de su álbum debut homónimo. La organización promete que su directo, además de una fiesta de electrónica y pop, traerá “una puesta en escena en la que no faltan máscaras, disfraces y muchas luces, todo sin olvidar el mensaje político y feminista que rebosan sus letras”. El sueco –de ascendencia argentina– José González, consolidado como uno de los nombres contemporáneos a tener más en cuenta dentro del panorama alternativo y en concreto indie-folk, podría presentar nuevas canciones tres años después de, casualmente, publicar su tercer disco “Vestiges & Claws” (2015).

En esa misma línea –o más o menos cerca– podemos situar a Sun Kil Moon, proyecto del inagotable Mark Kozelek. Y es que durante los dos últimos años ha publicado como Sun Kil Moon o con su propio nombre unos cinco discos (nada mal), y el próximo 1 de noviembre dará a luz uno más: “This Is My Dinner”. Mientras el norteamericano John Maus presentará su última aventura “Addendum”, un disco donde “no faltan sintetizadores oscuros y voces bucólicas dentro de su habitual post-punk y lo-fi”Kornél Kovács se encuadra en la faceta más electrónica del BIME Live, cerrando el cartel en lo que respecta al Gaua. Para quiénes no lo conozcan:

La historia musical de Kornél Kovács comienza cuando solamente tenía 14 años. A esa edad ya era reconocido como un prometedor DJ en Suecia. El también productor se enorgullece de tener un amplio registro musical ya que él mismo considera enriquecedor tocar para gente de todo el mundo y con gustos diferentes; y eso le hace evolucionar como artista. Dentro de su discografía se pueden encontrar el álbum “The Bells” y varios EPs como “Metrópolis” o “Radio Koko”.