7 / 10

“1UP” es una pieza optimista y demuestra que Oscar sigue siendo un orfebre de la canción, pero su composición sigue estancada en lo que podríamos denominar como meramente correcto, aunque ahora gana en interés gracias a la aportación de Sarah Bonito, cuyo rap en inglés y japonés aporta algo de novedad y dudoso riesgo en el todavía escueto repertorio del artista.

Oscar llegó a nuestros oídos en 2016 con “Cut and Paste”, un álbum ecléctico, repleto de buenas melodías y estribillos que descubrían un gran compositor de éxitos pop. Así, canciones como “Good Things”, “Only Friend”, la eléctrica “Breaking My Phone” o “Beautiful Words” daban buena cuenta de ello. El álbum era bastante agradable y notable, pero se ahogaba en la convencionalidad. Nada llamaba especialmente la atención. Por la capacidad y el ahínco con que los medios británicos ensalzan cualquier propuesta musical que provenga de las islas con la esperanza constante por encontrar a los nuevos Beatles, The Smiths, Oasis o Arctic Monkeys con los que seguir manteniendo la hegemonía pop, la propuesta de Oscar hizo algo de ruido al apelar a la siempre efectiva denominación de ‘britpop’, pero la repercusión de este trabajo no fue todo lo buena que el músico esperaba. El impulso inicial lo llevó a girar por Europa y Estados Unidos, desvaneciéndose por completo a finales de aquel año.

El británico vuelve ahora con energías renovadas y un nuevo álbum que tal vez no tarde mucho en ver la luz. La unión hace la fuerza, y por eso Oscar se ha rodeado de amigas para dar forma a este segundo trabajo. Tyson McVey, Alice D, Mae Muller, GIRLI, Ashnikko y Shura son algunos de los nombres que apoyan al cantante, compositor y productor en este nuevo envite del que ya tenemos adelanto: el significativo “1UP”. Con la colaboración de Sarah Bonito, cantante de Kero Kero Bonito, Oscar nos entrega una canción influida por la música de videojuegos en 8 bits, recurso definitorio de la personalidad de Kero Kero Bonito. Esta característica encaja perfectamente con la idea global de un single que plantea un retorno al juego de la industria musical por parte de Oscar. Una nueva vida, una segunda oportunidad con la que probar suerte otra vez en este mundo tan complicado. Más aún en los tiempos del streaming, del consumo rápido y la oferta infinita.

“1UP” es una pieza optimista y demuestra que Oscar sigue siendo un orfebre de la canción, pero su composición sigue estancada en lo que podríamos denominar como meramente correcto, aunque ahora gana en interés gracias a la aportación de Sarah Bonito, cuyo rap en inglés y japonés aporta algo de novedad y dudoso riesgo en el todavía escueto repertorio del artista. La propuesta de Oscar se funde perfectamente con la idiosincrasia de Kero Kero Bonito, que contribuyen a que el artista siga experimentando y ampliando su abanico de influencias musicales. Este era uno de los puntos fuertes de su variado y dinámico debut, y a la vista de las diferentes colaboraciones con las que contará el nuevo trabajo es probable que la heterogeneidad se mantenga. Valorando el presente resultado, parece que también persistirá su marcada personalidad. La duda asalta en lo relativo a lo tremendamente convencional del sonido, nuevo en la obra de Oscar pero ya familiar para la mayoría de fans y melómanos. Si incide de nuevo en el copy and paste, el fallo seguirá siendo el mismo que lastraba su debut.